Cultura y Sociedad 


¿Está inspirado el Llanero Solitario en un afroamericano?

bass reeves

Bass Reeves.

En 1933, un programa de radio de Detroit comenzó a emitir un serial en el que el protagonista era un sheriff con un antifaz que capturaba forajidos montado en un caballo blanco. Este héroe de la iconografía del Lejano Oeste es conocido mundialmente como The Lone Ranger (El Llanero Solitario). Pues bien, según el escritor T. Burton, el personaje que inspiró al legendario servidor de la ley pudo haber sido un marshal afroamericano llamado Bass Reeves.

En su libro Black Gun, Silver Star: The Life and Legend of Frontier Marshal Bass Reeves, Burton señala que Reeves y el Llanero Solitario, cuyo nombre en el programa de radio original era John Reid, montaban caballos blancos, los dos se acompañaban de nativos americanos y, mientras el Llanero Solitario usaba balas de plata, Reeves solía usar dólares de plata. Además, los forajidos condenados que eran detenidos por Reeves terminaban cumpliendo condena en Detroit, ciudad en la que se emitió por primera vez el serial. Burton cita a un contemporáneo de Reeves, D.C. Guideon, quien en 1901 escribió: “Bass es un negro fornido que pesa 180 libras y mide seis pies y dos pulgadas y no teme a nada que se mueva o respire”. Burton compara estas palabras con las escritas en 1939 por Fran Striker, escritor principal de la saga del Llanero Solitario, en el Saturday Evening Post: “He comenzado por visualizar un ranger de poco más de seis pies de alto y 190 libras de peso”.

Parecidos aparte, ¿quién fue en realidad Bass Reeves?

Bass Reeves nació esclavo en el condado de Crawfrd, Alabama, se cree que en 1838. El propietario de Reeves se negó a enseñarle a leer, pero sí le instruyó en el manejo de las armas, aspecto en el que Reeves terminó siendo un maestro. Bass fue obligado a acompañar al hijo de su amo, coronel del ejército confederado, al frente de batalla en la Guerra de Secesión, pero logró escapar y se refugió en territorio indio, donde aprendió la lengua de alguno de esos pueblos.

En 1870 se mudó a Arkansas y allí realizó diversos trabajos hasta que en 1875 fue contratado por un legendario juez, Isaac C. Parker, como ayudante de marshal para que patrullara por territorio indio, en lo que hoy es el estado de Oklahoma. Gracias a su envergadura, su facilidad para el disfraz, que le ayudó a capturar a muchos delincuentes, y a que era ambidiestro, lo que le convertía en un temible tirador, Reeves se ganó el respeto de sus compañeros y de no pocos foragidos a pesar del racismo imperante.

Se calcula que Reeves llegó a realizar más de 3.000 detenciones y no era raro que tuviera que transportar a 17 prisioneros a la vez hasta la corte del juez Parker. Además, cuentan las crónicas de la época que tenía 14 muescas en su revolver como señal de los hombres a los que había matado.

Sin embargo, a medida que fueron llegando hombres blancos al territorio, gracias en buena medida a la seguridad que les aportaban personas como Reeves, las tensiones raciales fueron creciendo y el trabajo del ayudante de marshal se fue haciendo más difícil. Cuando en 1907 Oklahoma se convirtió en un estado, ya no era necesaria una fuerza de policía federal numerosa, y muchos afroamericanos que patrullaban el territorio fueron despedidos y terminaron sus días como policías en pueblos o barrios de ciudades con  mayoría de población afroamericana.

Bass Reeves se retiró del servicio de marshal en noviembre de 1907 y se unió a un departamento de policía de un pueblo de Oklahoma. En enero de 1910 murió de una afección renal. No se sabe dónde fue enterrado. Se ha levantado una estatua en su honor en Fort Smith, Arkansas. Según Burton, “considerando su largo servicio y notable dedicación al deber, si Reeves hubiera sido un servidor de la ley blanco es muy posible que hubiera sido tan popular como cualquiera sobre los que se ha escrito en el siglo XIX”.

Vía| Encyclopedia of Arkansas

Más información| This land press.com

Imagen| Bass Reeves

Vídeo| Professor Black’s History-Bass Reeves

RELACIONADOS