Jurídico 


¿Está el legislador luchando contra los delitos de fraude fiscal en España? (I)

Nuestros políticos presumían que la reforma realizada en 2012 del Código Penal tenía la finalidad de luchar mucho más contra los delitos a la Hacienda Pública española, y con ellos aumentar los ingresos públicos que se iban por su corta persecución. Pero, ¿es esto verdaderamente cierto, o hay manipulación política aquí? Analicemos la cuestión.

El articulo 305 C.P fue objeto de una leve, pero profunda revisión por la LO 7/2012 de 27 de Diciembre, la última reforma del Código Penal hasta el momento, ya que estamos a la espera de la aprobación de un nueva reforma del Código. 

Este artículo se redacta literalmente hoy en día de la siguiente manera: Artículo 305.” El que, por acción u omisión, defraude a la Hacienda Pública estatal, autonómica, foral o local, eludiendo el pago de tributos, cantidades retenidas o que se hubieran debido retener o ingresos a cuenta, obteniendo indebidamente devoluciones o disfrutando beneficios fiscales de la misma forma, siempre que la cuantía de la cuota defraudada, el importe no ingresado de las retenciones o ingresos a cuenta o de las devoluciones o beneficios fiscales indebidamente obtenidos o disfrutados exceda de ciento veinte mil euros será castigado con la pena de prisión de uno a cinco años y multa del tanto al séxtuplo de la citada cuantía, salvo que hubiere regularizado su situación tributaria en los términos del apartado 4 del presente artículo.”

Esta última frase subrayada ha sido la nueva aportación del legislador en 2012 a este artículo, una simple y sencilla frase, pero con muchas interpretaciones tras ella.

Primero, comencemos hablando del artículo completo. Leyendo el artículo, una de las cosas que más puede llamar la atención son esos 120.000 euros, es decir, debemos defraudar 120.000 euros o más. España es un país lleno de PYMES, las cuales no facturan esas cantidades mensuales, por tanto, a mi humilde parecer, el primer requisito que exige el legislador para defraudar a la hacienda española es ser rico.

El segundo, es no tener demasiadas luces, y digo esto porque, sería tan fácil como defraudar 119.000 euros y ya no cometemos el delito, solo seremos castigados con una sanción administrativa, la cual es elevada, pero quedaremos completamente exentos del derecho penal, que aparte de sanciones pecuniarias, contempla pena de cárcel.

Ahora ya si, llegamos al nuevo añadido del legislador en este primer apartado, que en palabras algo más claras viene diciendo que la persona que haya cometido el delito de fraude fiscal procede a su inmediata regularización, es decir paga aquellos tributos que anteriormente no haya hecho en un momento posterior, no será penado por este delito. Se trata de una excusa absolutoria ya que la regularización no solo beneficia a deudor tributario, sino que también a los terceros partícipes en la comisión del hecho. Un claro ejemplo de esto es el caso de Lionnel Messi, donde la prensa decía que el jugador había pagado voluntariamente la cantidad que debía. Leyendo la redacción de este articulo 305, no sería muy inteligente no pagar la cantidad, ya que solo con hacerlo se libra de la pena de uno a cinco años de cárcel y multa del tanto al séxtuplo de la citada cuantía.

Por ello, aquél que hurta más de 400€, por la causa que sea, pero finalmente se arrepiente, no se libra del derecho penal, lo cual es algo brusco pero justo jurídicamente hablado, pero aquél que defrauda a la hacienda grandes cantidades y más tarde decide pagarlas sí que queda exento de él, y nuestros políticos continúan con la lucha de los delitos contra hacienda, pero yo, personalmente, no sé cómo.

Vía| Código Penal, Agencia Tributario

Imagen| Rankia

RELACIONADOS