Actualidad Jurídica, Derecho Penal, Jurídico 


Esperanza Aguirre y sus “problemas” con la autoridad

#actualidadQAH

#actualidadQAH

Reza el Capítulo II del TITULO XXII de nuestro Código Penal, “De los atentados contra la autoridad, sus agentes y los funcionarios públicos y de la resistencia y desobediencia”, y de desobediencia tenemos que hablar cuando se trata de Esperanza Aguirre y su actitud el pasado abril con varios agentes de la policía municipal. Y es que el magistrado de la Audiencia Provincial ha decidido que los hechos revisten provisionalmente caracteres de delito de desobediencia ex artículo 556 del Código Penal al considerar que la expresidenta de la Comunidad de Madrid se resistió a la autoridad de los agentes, o los desobedeció gravemente.

Hay que acudir directamente a lo establecido en el Código Penal precisamente porque la principal controversia en este mediático caso ha sido si la actuación de Esperanza Aguirre, es decir los hechos, eran constitutivos de un delito o de una falta. Ha sido el pasado cinco de septiembre cuando esta cuestión se ha dilucidado. El auto de la Audiencia Provincial es claro “los hechos imputados podrían suponer una desobediencia contumaz, tenaz, rebelde, decidida y determinante representada por múltiples actos concretos de desobediencia”.

¿Y qué es lo que implica exactamente que un hecho sea constitutivo de delito o de falta? Pues bien, la instrucción del caso como un delito y no como una falta provoca la apertura de las diligencias previas en el procedimiento abreviado seguido contra la presidenta de los populares madrileños. La primera de las diligencias es la declaración como imputada, la cual tuvo lugar el pasado veintidós de septiembre.

No obstante, hay que recordar -para alegría de muchos y pena de otros cuantos- que el hecho de que se abran diligencias previas ni implica que la causa vaya a ser instruida como delito y no como falta, ya que el fin último de estas diligencias es, obviamente, esclarecer si los hechos ante los que nos encontramos constituyen una mera falta o un delito. En el primero de los casos el juez de instrucción se encargaría de la tramitación, en el segundo se iniciaría un procedimiento ante el juzgado de lo penal.

Sea delito o sea falta, ¿qué esperas como ciudadano?, ¿sigues confiando en la Justicia en casos como éste?

Imagen| Aguirre

 

RELACIONADOS