Economía y Empresa 


España y la lucha por el empleo de calidad

La alabanza a los países nórdicos por su ejemplar nivel de bienestar es una constante desde que las aguas se han enturbiado para la mayoría de los países europeos. La razón de esta abalanza –en otros tiempos inexistente- recae en que la inestabilidad económica ha despertado más que nunca el deseo de conocer cuáles son las regiones que gozan de un mayor bienestar. De hecho, desde 2007 la OCDE estudia la calidad de vida de sus países, superando así las conclusiones que podrían extraerse de la simple interpretación de indicadores económicos más cotidianos como el PIB.

ll

Better life index

El resultado es el Better life Index, compuesto por 11 topics relevantes en el bienestar social: vivienda, ingresos, empleo, comunidad, educación ,medio ambiente, compromiso cívico, seguridad, salud, satisfacción y balance vida-trabajo. Si bien todos son temas determinantes, parece que uno de ellos ha ganado protagonismo en los últimos tiempos en nuestro país. Eso es, hablamos del empleo…y de un nuevo “reto” (para los que teman la palabra “suspenso”) para España.

¿De qué depende un “buen” trabajo?

La cuantificación de un término tan amplio como el empleo ha sido y es objeto de numerosos estudiosos que se afanan en acertar con los indicadores claves. Uno de los índices más alabados es el de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, el cual parte de tres aspectos que contribuyen al bienestar de los trabajadores:

  • Calidad de los ingresos: mide el grado en que los ingresos recibidos por el trabajador contribuyen a su bienestar. Para ello, tiene en cuenta tanto el nivel de los mimos como su distribución.
  • Seguridad laboral: se basa en la probabilidad de pérdida de empleo y en los consecuentes costes económicos para los trabajadores. Dos son los factores que conforman esta dimensión: por una parte, el riesgo de convertirse en parado y la duración del desempleo, y por otra, las coberturas sociales para el desempleo.
  • Calidad del entorno laboral: la dimensión mas subjetiva de la calidad del empleo se centra en factores relacionados con la naturaleza y contenido en sí del trabajo, tales como las relaciones dentro del trabajo, horarios y turnos, o recursos del mismo, todos ellos enmarcados en la literatura de la salud ocupacional. El indicador clave en este punto es la presión del trabajo (job strain), calculada por la ponderación de las exigencias laborales y los recursos limitados con los que se cuenta.

Resultados españoles

Pese a la aparente mejora de la reducción del índice de desempleo en el último trimestre de 2016 (18,9%, lo que supone una disminución de 2 puntos porcentuales respecto al año 2015,con una tasa del 20,9% de paro), el empleo sigue siendo una asignatura pendiente para nuestro país, no solo en cantidad, sino en calidad. Así lo concluye el informe de la OCDE, donde España aparece en el lado opuesto de Dinamarca, Finlandia o Austria; por contra, sus vecinos de ranking son países como Turquía, Eslovenia, Eslovaquia o Grecia. El país ibérico suspende en dos de los tres indicadores analizados –en los que obtiene la segunda peor posición- mientras que alcanza una posición media en el único indicador que aprueba, la calidad de los ingresos.

calidad-de-ingresos

Calidad de ingresos

 

seguridad-laboral

Seguridad laboral

Calidad del entorno laboral

Especial mención merece la gráfica segunda sobre la inseguridad laboral: el riesgo de pérdida de ingresos para un trabajador español es del 26.7%, frente al promedio del 6% de la OCDE. Cifras desalentadoras para un país que presume de su sistema de seguridad social, y donde la realidad muestra una cobertura ineficiente e insuficiente para garantizar una estabilidad económica en caso de desempleo.

Otros datos siguen la línea del fatigado panorama laboral español:

  • En cuanto a la cantidad de empleo, las cifras difieren también de la media de la OCDE, donde un 66% de la población en edad laboral (entre 15 y 64 años) tiene un empleo remunerado , frente al 57% de España.
  • El desempleo a largo plazo (superior al año) español se sitúa casi en el 13%, cifra alarmante si se compara con la media de 2,6% de la OCDE.
  • Los datos más parejos entre España y la OCDE vienen de mano de los ingresos, siendo el salario medio en los 33 países analizados de unos 39.000 €, mientras que el español se mantiene en 34.000 €.

En búsqueda del culpable

Es indiscutible que la crisis ha profundizado en las desigualdades del mercado laboral y ha repercutido en los elevados porcentajes de desempleo, aupando con ello el exilio de miles de jóvenes bien formados que buscan una oportunidad fuera de sus fronteras.

empleo

Las reformas en su intento de mejorar la situación laboral

No obstante, la coyuntura económica iniciada en 2007-2008 no es la única culpable de los indignos índices de calidad laboral: el problema parte de una base estructural de la que España no es capaz de despegarse. Hablamos de la temporalidad del empleo, de la baja productividad laboral y de la escasez de empleos de ámbito tecnológico, factores todos ellos relacionados.

La temporalidad laboral actualmente llega a su punto más alto desde el inicio de la crisis (27%), factor que dificulta la ya analizada estabilidad laboral. De todos los afiliados, los contratados de forma indefinida y a tiempo completo no alcanzan el 50%, mientras que la mitad restante o poseen contratos temporales o a tiempo parcial.

Por otra parte, somos testigos de que los vacantes laborales requieren cada vez más una especialización tecnológica. El problema radica en España en el escaso porcentaje de empleos con contenido tecnológico medio-alto, que apenas alcanza un 8% del empleo generado .

Con todo, es innegable que aún queda bastante trabajo pendiente. Si, como acertadamente apuntó el filósofo Rousseau “trabajar constituye un deber indispensable para el hombre social”, luchemos por un deber social de calidad. Por un empleo de calidad.

Vía| Europapress , OCDE Statistics

Más información| Caixabank , Aquiactualidad

En QAH| Empleo y desempleo en España

Imagen| Gráficos de OCDE, Reformas laborales,Better life index

 

 

 

RELACIONADOS