Economía y Empresa 


España: signos de recuperación

¿Está España mejor que hace un año? Sin lugar a dudas. ¿Hay signos que aventuran una posible recuperación? Los hay y no son pocos. Sí, parece que al fin se empieza a ver la luz al final de túnel. En los últimos meses, hemos observado como diversos indicadores muestran que España podría estar cerca de tocar fondo. Este artículo tiene por objetivo analizar cuáles son estos indicadores así como mencionar algunos riesgos que aún existen en la economía española.

–          Las exportaciones, motor de nuestro PIB.

El PIB se compone de 4 variables (Consumo, Gasto Público, Inversión y Exportaciones Netas). En un periodo en el que los 3 primeros indicadores no están contribuyendo al crecimiento (especialmente sangrante es el caso del consumo, completamente hundido), están siendo las exportaciones las que están proporcionando algo de aire al PIB. Todo ello debido al aumento de la competitividad de nuestras empresas derivada de la reducción de los costes salariales (consecuencia de la reforma laboral). Entre enero y julio de este año, las ventas al exterior alcanzaron 138.583 millones de euros, un 7% más en tasas interanuales. Sin embargo, existen riesgos a corto plazo que podrían reducir este incremento del ritmo exportador. Tras la decisión de la FED de mantener el volumen de compra de activos, el euro difícilmente podrá ganar competitividad frente al dólar. Un euro/dólar por encima de los niveles actuales puede comprometer seriamente la recuperación de la zona euro. No hay que olvidar que el 48,3% de las exportaciones de España se dirigen a la zona euro y, por lo tanto, el riesgo que supone para el sector exterior que la zona euro no levante cabeza.

Antes de proseguir con otros indicadores, cabe mencionar que las exportaciones no van a devolver a España a los volúmenes de PIB de los años de la burbuja. Es primordial que el consumo repunte. Sin embargo, la reducción de los costes laborales vía salarios está debilitando y debilitará al consumo. ¿Cómo arreglarlo? Devolver al ciudadano a través de la reducción de los impuestos el poder adquisitivo perdido. Y ello se conseguiría si en este país se gastará de manera eficiente en los niveles de la administración pública.

–          El paro parece que ha detenido su escalada.

Antes de todo, me gustaría hacer una pequeña reflexión. ¿Alguien cree de verdad que en España hay 6 millones de personas que no disponen de empleo? Varios expertos apuntan a que existirían entre 1 y 2 millones de empleos en la sombra. Si en España hubiera 6 millones de parados reales, habría una revolución social en la calle. Este argumento se sostiene también al observar la tasa de paro durante los años del “boom”. La tasa de paro no bajó del 8%. Ello implica la existencia de una economía paralela.

En relación a los datos de paro registrado, éstos muestran una evolución muy positiva desde Abril, incluso en términos des-estacionalizados. Desde marzo, el paro registrado ha caído en 341.000 personas. Una cifra muy positiva teniendo en cuenta el escenario macroeconómico. Sin ir más lejos, el mes de Agosto fue el mejor desde el año 2000. Sin embargo, existe un dato que no es tan positivo: la afiliación a la seguridad social. Tras encadenar una fuerte subida desde Marzo, en Agosto cayó en 100.000 personas. La diferencia entre caída del paro y afiliación de la SS se debe a diferentes causas: hay personas que se van del país para buscar trabajo en otros lugares o que simplemente se dan de baja por motivos de desánimo, o la destrucción de empleo a raíz de las jubilaciones. En cualquier caso, la cifra relevante no deja de ser la afiliación a la SS, sobre todo teniendo en cuenta la proporción cotizante/pensionista de nuestro país. Veremos qué ocurre en Septiembre. La cifra de este mes determinará si la tendencia de los últimos meses del paro es creíble o no.

–          El PMI manufacturero creció hasta 51,1 en Agosto, por encima del 49,8 en Junio. Este aumento se debe al impulso de las exportaciones. El índice había permanecido por debajo de 50 (cifra a partir de la cual se supone expansión manufacturera) desde Abril de 2011 (con excepción de Junio de este año). A pesar de ello, el empleo no creció así que habrá que esperar a los próximos datos para confirmar la tendencia.

–          Las empresas del IBEX 35 han incrementado sus beneficios un 18,8% en el primer semestre del 2013 respecto al mismo periodo de 2012.

–          La inversión extranjera neta en el primer semestre de 2012 ascendió a 6.629 millones de euros mientras que, en el mismo periodo de 2012, ésta tuvo un saldo negativo de 11.350 millones de euros. Si se observa la inversión extranjera bruta, ésta sólo ha crecido un 11,3%, lo que evidencia que los inversores extranjeros están dejando de desinvertir en España.

Como se puede observar, existen algunos datos que evidencian que España podría estar cerca de iniciar la senda del crecimiento (aunque modesto). Sin embargo, todavía existen ciertos riesgos que voy a enumerar a continuación:

–          Déficit público descontrolado que evita una posible reducción de impuestos. El exceso de déficit público presenta tres problemas: en primer lugar, evita la reducción de impuestos que tanto necesita España. En segundo lugar, evita que el Estado pueda invertir en infraestructuras. Y, en tercer lugar, y no menos importante, implica la generación de una deuda “impagable” que tendrán que asumir nuestros hijos o nietos.

–          Falta de crédito. Que una empresa solvente y con liquidez suficiente deba pagar cerca del 8% de interés para obtener un crédito mientras que un Estado completamente quebrado está pagando el 4,2% es un auténtico disparate. En España no hay crédito, especialmente para las PYMES, quienes crean más del 80% del empleo en España y representan más del 95% del tejido empresarial. Sin crédito no habrá crecimiento. ¿Y por qué no hay crédito? Porque el Estado ha expulsado al sector privado, acaparando gran parte del crédito de este país (cerca de 250.000 millones). Y por ello, en gran medida, la prima de riesgo se ha reducido sustancialmente. Los bancos prefieren prestar al 4,5% (mientras obtienen el dinero al 0,5%) antes que intentar ayudar a la dinamización de la economía real.

–          Esfuerzo fiscal abusivo. Las cargas fiscales sobre la renta o sobre las PYMES son muy superiores a las que soportan los países vecinos. Exceder del 50% en el IRPF es confiscatorio, no equitativo. Las cargas sociales y fiscales sobre los autónomos y las PYMES están fuera de cualquier límite objetivo. Una medida interesante sería reducir las cargas de la SS (incluso bonificarla durante el primer año) que, sin lugar a dudas, ayudarían a generar empleo. El Gobierno parece no querer darse cuenta de que sale más caro pagar una prestación por desempleo que bonificar la SS.

A modo de conclusión, quisiera destacar la fortaleza de las exportaciones (consecuencia del aumento de competitividad) y los recientes datos positivos del paro y del PMI Manufacturero. Es probable que España entre en tasas positivas de crecimiento en los próximos trimestres. Tendremos que ver si este crecimiento es robusto o estable o si por lo contrario, se trata de un crecimiento tímido, incapaz de generar empleo. Reducir los impuestos y hacer fluir el crédito ayudaría considerablemente a fortalecer el leve crecimiento esperado. Está en manos del gobierno el tomar las medidas adecuadas.

 

Imagen de Portada | http://www.valenciaplaza.com/ver/101566/la-euforia-del-gobierno-continua-luis-de-guindos-apunta-a-una-mejora-de-las-perspectivas-de-paro-y-crecimiento.html

Datos | Recopilados en diferentes fuentes periodísticas a lo largo de los últimos días.

RELACIONADOS