Economía y Empresa 


España despega en 2015: crecerá por encima del 2%

España despega. Y todo ello a pesar de una más que discutible gestión de la crisis económica por parte de los dos últimos gobiernos. Funcas (Fundación de las Cajas de Ahorro) acaba de revisar el crecimiento previsto para 2015 al 2,4% y Arcano (firma española de asesoramiento financiero y gestión de activos) también prevé un crecimiento superior en su último informe “The Case for Spain III”. Sin ir más lejos, España es uno de los países de la zona euro que más crecerá en 2014 y dónde más empleo se creará en términos absolutos y relativos. ¿Es excesivamente optimista asumir que España crecerá por encima del 2% en 2015? ¿En qué se basa semejante optimismo? Vayamos por partes.

  1. Incremento de la financiación, especialmente a PYMES y particulares.

Tras el saneamiento del sistema financiero español y la mejora de la situación económica, los bancos vuelven a estar en disposición de otorgar créditos. Han sido varios años de restricción crediticia severa, especialmente en lo que se refiere a PYMES, que han visto como se les negaba el acceso al crédito mientras había un Estado despilfarrador que se financiaba a los tipos más bajos de su historia (consecuencia de la burbuja de liquidez actual). El flujo de nuevo crédito está acelerándose (en junio y julio de este año se vieron incrementos superiores al 10% en algunos segmentos) y se prevé que continúe así, especialmente para las PYMES. No hay que olvidar que en España casi el 80% del empleo es generado por las PYMES, de ahí su papel clave en la recuperación. Asimismo, la financiación no bancaria (por ejemplo, la emisión de bonos corporativos por parte de empresas) se ha duplicado en 2 años.

  1. ¡Vuelve el sector inmobiliario!

Tras un ajuste, en opinión de los expertos, mucho más severo del esperado, llega la recuperación al sector inmobiliario. El “stock” de vivienda en algunas provincias (véase Vizcaya, Madrid, Barcelona o Málaga) está muy por debajo de su media histórica y por ello los precios están volviendo a crecer y la construcción está comenzando a recuperarse. En 2014, por ejemplo, se construirán en el conjunto de España alrededor de 35.000 viviendas, ¡un 14% de las viviendas construidas históricamente! No niego que todavía haya provincias con “stock” excesivo, pero sí es cierto que en muchas provincias la vivienda vuelve a estar en niveles de precio asequibles (tras una corrección aproximada del 40%) y con niveles de oferta muy reducidos en relación a la demanda. Todo ello, junto a la creciente demanda de extranjeros y la reactivación del crédito, provocará una recuperación ciertamente vigorosa que tendrá efectos muy positivos en industrias auxiliares (cemento) y en el empleo.

  1. No sólo crece la demanda externa, también la interna.

Nadie puede poner en duda el cambio de modelo económico de España. Nos hemos convertido en una potencia exportadora gracias, en parte, al aumento de competitividad generado por la devaluación salarial sufrida en los últimos años. Las exportaciones de bienes y servicios (en % sobre el PIB) representan prácticamente el 35% del PIB. Para más inri, este incremento exportador se ha conseguido “disfrutando” de un euro excesivamente caro en comparación con otras divisas. La reciente depreciación sufrida (se sitúa actualmente en torno a 1,25$/€ frente al 1,36$/€ de agosto) impulsará y consolidará el incremento exportador, parcialmente en riesgo por la desaceleración de nuestros socios europeos. Sin embargo, no sólo la demanda externa contribuirá positivamente al crecimiento. La demanda interna, tras 5 años en la UCI, se está reactivando. En el segundo trimestre de 2014, la contribución del consumo y de la inversión sobre el PIB ascendió a 1,9 puntos, la más alta desde 2008. Y no hay que olvidar que el consumo de los hogares lleva 6 trimestres consecutivos creciendo. A medida que siga bajando el paro y el crédito se reactive, este crecimiento se acelerará.

  1. Un precio del petróleo por los suelos y una reforma del IRPF demasiado esperada.

España, junto con Italia, es uno de los países europeos que más depende de las importaciones de crudo. El reciente desplome del crudo (cercano al 40%) tendrá efectos muy positivos en familias y empresas. Para las primeras, supondrá un incremento de la renta disponible al disminuir el coste de los carburantes, así como los costes energéticos de carácter doméstico asociados al crudo (calefacción). Para las segundas, supondrá también un abaratamiento de los costes energéticos y, por consecuencia, un incremento de los márgenes. Y bienvenido sea, dado que las empresas españolas soportan unos costes energéticos muy superiores a la media europea. Según De Guindos, la caída del precio del crudo podría elevar el PIB español entre un 0,5% y un 1% en el plazo de entre 1 año y 1 año y medio. Y, por último, ¿qué decir de la reforma del IRPF? Si bien es cierto que no supone una revolución impositiva y que para algunas rentas supone únicamente volver a los tipos impositivos vigentes en 2011 (año previo a la salvaje subida de impuestos), sí que representará un importante balón de oxígeno para las rentas más bajas, aquellas que más han sufrido durante la crisis. El incremento de renta disponible tardará unos meses en trasladarse al consumo, pero es un motivo más para confiar en la recuperación del consumo y del empleo.

Parece que no hay duda: la recuperación ha llegado para quedarse. A pesar de la controvertida gestión realizada por el actual gobierno, que prefirió atacar el bolsillo del contribuyente antes de reducir el elefantiásico Estado público que soportamos, los ciudadanos y las empresas han sabido sobreponerse a la situación y gracias a su admirable esfuerzo España volverá a sorprender y crecerá el año próximo muy por encima de sus socios europeos. Además, a diferencia de la recuperación de los años 90, ésta no tiene visos de sustentarse en una burbuja de activos, sino en un cambio de modelo productivo. Todavía queda mucho por hacer pero esta vez sí tengamos esperanza. Feliz 2015.

 

Vía| Fuente propia

Más información| SpainGlobal.com

Imagen| De Guindos

RELACIONADOS