Historia 


Esgrima en clave femenina: Duelo de Damas.

The_Assaut_or_Fencing_Match_which_took_place_at_Carton_House_on_the_9th_of_April_1787 (2)El duelo nació en Europa como una forma de dirimir un juicio, una suerte de sentencia. Tras ser eliminado del sistema judicial no desapareció, sino que la costumbre prosiguió entre la nobleza de toda Europa, como el método más apropiado para resolver en privado litigios de honor.

Y aunque tradicionalmente siempre hemos creído que el duelo era una cosa acotada al género masculino, nada más lejos de la realidad, sin ser una costumbre habitual, existe constancia de duelos esporádicos entre damas desde el siglo XVI. Alcanzando estos su momento álgido a mediados del siglo XVII. En Francia, Italia, Inglaterra y Alemania las damas cruzaban espadas por los motivos más nimios, como una mala mirada o coincidir con el mismo vestido en una fiesta. Esta costumbre poco a poco se pierde en el siglo XVIII.

En 1552 en Nápoles, Isabella de Carazzi y Diambra de Pettinella se batieron en duelo por el amor del caballero Fabio de Zeresola. Toda la ciudad se escandalizó al conocer la noticia. Asistió al duelo como testigo el virrey español, el marqués del Vasto, así como un gran número de espectadores. El duelo fue tan sonado que José de Ribera lo representó en un cuadro llamado Duelo de mujeres, que hoy se encuentra en el Museo del Prado.

217px-José_de_Ribera_026A mediados del siglo XVII la condesa de Saint-Belmont, ya viuda, envió una tarjeta de desafío a un funcionario que había sido descortés con ella. Firmó la tarjeta como «Caballero de Saint-Belmont» y el individuo aceptó, sin sospechar que se enfrentaba a una mujer. La condesa le desarmó fácilmente, y venció el duelo.

Hacia el 1675, Hortensia de Mancini, duquesa de Mazarino, era célebre en la sociedad de la época como esgrimista, jugadora y pistolera. Mantenía una relación lésbica con Anne, condesa de Sussex, hija ilegítima del rey y de la duquesa de Cleveland. El affaire acabó en un duelo de esgrima amistoso entre las amantes en el parque de St James, después del cual el marido de Anne ordenó a su esposa que abandonase la ciudad.

En 1721, la condesa de Polignac y la marquesa de Nesle se batieron a causa de su común amante, el duque de Richelieu. El primer disparo de Madame de Nesle rompió la rama de un árbol. Madame de Polignac tuvo mejor puntería: su bala se incrustó en el corsé de Madame de Nesle, provocando un poco de sangre sobre el pecho izquierdo. Aunque ninguna salió ilesa, las heridas no fueron graves, y pudieron despedirse con honor.

El duelo más célebre entre dos damas tuvo lugar en agosto de 1892 en Vaduz, capital de Liechtenstein, entre la princesa Pauline Metternich y la condesa Kielmannsegg. la princesa recibió un corte en la nariz y la condesa resultó levemente herida en un brazo. Entonces los testigos se apresuraron a detener el duelo, declarando vencedora a la princesa Metternich. el motivo del enfrentamiento fue un desacuerdo entre las dos damas sobre los arreglos florales de un festival musical.

El duelo fue organizado y presidido por la baronesa Lubinska, que estaba licenciada en Medicina  y dispuesta a tratar las posible herida que se produjeran en el duelo. La baronesa observó que muchas de las lesiones leves que se producían en duelo solían agravarse a causa de la infección, ya que las espadas introducían el tejido de las ropas en las heridas. Para contrarrestar este peligro, sugirió que las contendientes luchasen desnudas de cintura para arriba. Así, durante la época victoriana, el batirse a espada con el pecho desnudo se convirtió en una práctica habitual en los duelos femeninos. Esta costumbre no tenía ninguna connotación sexual, sencillamente era una forma de evitar que un duelo a primera sangre acabase en muerte.

 

Vía| elartedelduelo

Imagenes| Mujer en dueloDuelo Ribera

RELACIONADOS