Apple, Redes Sociales, Tecnología y Social Media 


“Es Twitter, no la Primavera Turca”

twitter-logo

Las manifestaciones de los últimos días en Estambul han provocado que el primer ministro turco ataque a la red social Twitter que, a su juicio, está también detrás del conflicto. “Hay un problema que se llama Twitter. Allí se difunden mentiras absolutas. Esa cosa que llaman redes sociales no es más que una fuente de problemas para la sociedad actual“. Declaraciones de gran calado que vuelven a situar a las redes sociales como instrumento fundamental en la política internacional.

Hace varios meses, los conflictos en diversos países árabes, caso de Egipto, se vivieron con gran interés en todo el planeta. Se los llegó a denominar Primavera Árabe, estableciendo lazos con la Primavera de Praga que a finales de los 60 se estableció como un movimiento de oposición al régimen soviético que controlaba Checoslovaquia. Pero por aquellos tiempos no existían las redes sociales…

En los conflictos árabes de los últimos tiempos, Twitter o Facebook se convirtieron en instrumentos de información y comunicación en tiempo real muy importantes, tanto para los protagonistas de aquellos conflictos como para los medios de comunicación extranjeros que también se nutrían de estas redes para informar. Las manifestaciones en Turquía han devuelto al primer plano político a las redes sociales.

¿Son realmente una fuente de problemas para la sociedad actual? Resulta curioso que Erdogan sea uno de los políticos más seguidos del mundo en Twitter. Los departamentos de comunicación de los gobiernos cuidan al máximo su proyección a través de la red. Ya sabemos la importancia que tuvieron las redes sociales en la doble elección de Obama como presidente de Estados Unidos. Un buen mensaje de campaña en Twitter puede ser mucho más valioso que diez mítines. ¿Por qué? Por la rapidez con la que llega a millones de usuarios (y votantes).

El problema de las redes sociales y su relación con la política es que no existe un filtro y cualquier persona puede distribuir una noticia, un mensaje o un video manipulado. En el caso de países con importantes conflictos sociales estos hechos pueden tener consecuencias dramáticas.

Pero por otro lado, las redes sociales son también un instrumento democratizador y que permiten a millones de personas opinar, difundir información y organizarse. A muchos gobiernos les está costando entender la proyección que tienen las redes sociales y que, por lo general, escapan a su control directo, algo difícilmente tolerable para muchos de ellos.

Paralelamente al conflicto turco, hace días aparecía una curiosa noticia. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos permitiría a Apple vender parte de sus productos en Irán levantando un veto que permanece en el país asiático desde hace años. ¿Por qué ahora? El 14 de junio se celebran elecciones presidenciales en Irán. El uso de los productos Apple podría beneficiar el flujo de información entre los iraníes y su contacto con extranjeros. Y, por supuesto, también beneficiaría a Apple.

La tecnología y la política, como vemos, mantienen una relación muy estrecha. Podríamos concluir que el problema no son las redes sociales, ni las nuevas tecnologías, sino el uso que se hace de ellas.  

Vía | The Independent    Huffington Post    cacharros.es

Más Información | cacharros.es  QAH

Imagen | Twitter

RELACIONADOS