Economía y Empresa 


¿Es momento de innovar en RRHH?

Los profesionales de los RRHH son los nuevos gestores de “sistemas humanos” de la empresa, aportar por parte del departamento un proyecto atractivo para las personas, en un lugar o entorno saludable y donde hablar, comunicar, compartir y ayudar no se penalice, donde se sume y no se reste, donde participar es una necesidad que nace de cada uno.

El departamento de RRHH, se acerca cada vez mas a gestionar emociones, esto significa un gran cambio en la gestión standard de los recursos humanos y pasa a ser una gestión personalizada y flexible. Esto es así debido a que las personas trabajan más y son más productivas cuando se le reconoce sus méritos, cuando se les escucha, cuando se le tiene en cuenta y no se sienten un instrumento de trabajo sustituible. La clave de esta nueva gestión es la transmisión de pasión por la empresa, de inculcar determinados valores, de trabajar por un solo objetivo donde todos los empleados son indispensables.Estancamiento o Innovación

Los trabajadores se sienten atraídos por algo más que una remuneración económica o unas vacaciones.

Se habla de que los miembros de una organización no se sienten vinculados a ella por tener un trabajo o posicionarse socialmente. Conseguir el vínculo no es fácil, menos aún partiendo de nuestros orígenes, no obstante debemos pensar en que estamos sumergidos en una nueva revolución tecnológica que nos lleva a cambios y a flexibilidad. No es la cantidad, es la calidad.

¿Cómo innovar en los RRHH?

Haciendo que todos los miembro de la organización aprendan de forma constante y gradual, sin excepción, conservando y compartiendo lo aprendido para ayudar a la empresa a ser más competitiva cada día.

1. Crear un entorno donde los empleados aprendan a aprender.

No todas las empresas tienen la capacidad de enseñar a sus empleados. La primera labor para iniciar la innovación en RRHH será concienciar a todos de las ventajas de aprender nuevas cosas útiles para la empresa o para el día a día. Dar un sentido al aprendizaje en la vida de cada empleado, no solo en el marco de la empresa sino del ámbito personal.

2. Aprender haciendo.

No vamos a caer de nuevo en la trampa de que los planes de formación, que a veces no son los adecuados ya que el cambio va mucho más rápido que la elaboración de los mismos, y solo pueden planificarse a medio o corto plazo y para posiciones muy específicas. Se debe ser capaz de generar un entorno de trabajo donde las personas participen de los procesos y de los resultados, aportando en cada momento toda su experiencia y recibiendo de los demás miembros otras experiencias que resulten  ser aprendizajes.

3. Ser capaces de pensar, construir y ofrecer formación personal y profesional de interés para las personas de nuestra organización.

Si solo se tiene el objetivo de satisfacer las necesidades básicas de la empresa y mejorar los procesos de ésta y las rentabilidades, las personas no verán en ella una ventaja también para su desarrollo y de forma casi automática será rechazada.

El conocimiento es el primer pilar de la innovación.

 

Vía|ximosalas

Imagen|Innovar

RELACIONADOS