Derecho Internacional, Jurídico 


¿Es lo mismo ser juez español que juez británico?

¿Qué es más importante a la hora de impartir Justicia, un profundo conocimiento teórico del Derecho a aplicar o una dilatada experiencia en la puesta en práctica de dicho Derecho? ¿Se han de valorar otras cualidades además de las jurídicas en los candidatos? ¿Es nuestro sistema de selección de jueces el más conveniente y adaptado al mundo real? ¿Qué alternativas existen en nuestro entorno más cercano? Este artículo explica de forma sumaria el sistema de nombramiento de jueces de Gran Bretaña.

A diferencia del sistema de acceso a la carrera judicial a través de una oposición con pruebas teóricas (el turno de acceso mayoritario en España), los aspirantes a jueces son elegidos de entre los profesionales del Derecho, generalmente abogados (barristers o solicitors), pero también profesores de Universidad e investigadores de nacionalidad británica, irlandesa o de un país miembro de la Commonwealth, que tengan una acreditada experiencia, que suele oscilar según los cargos, entre unos 5 a 7 años de actividad.  En la práctica, los candidatos suelen haber ejercido unos 20 años como abogados, labrándose un reconocido prestigio en su profesión, antes de aplicar a un puesto en la judicatura.

El Lord Chancellor (Ministro de Justicia) es quien se encarga en teoría de designar a todos los miembros de la carrera judicial en Inglaterra, Gales, Irlanda del Norte y a algunos titulares de tribunales en Escocia. Si bien, desde el año 2006 se crea una Comisión de Nombramientos Judiciales, que es en la práctica es la que dirige el proceso de selección que se explica a continuación, dejando la nueva legislación poco margen al Lord Chancellor para vetar los candidatos propuestos por dicha Comisión.

Para poder optar a una plaza el candidato ha de presentarse al proceso. Las candidaturas se estudian a la luz de unos criterios de evaluación que son públicos y accesibles y en los que no solo se valoran unos amplios y reconocidos conocimientos jurídicos y experiencia en su campo de especialización, sino que también se dan gran importancia a los atributos sociales y personales como la capacidad de trabajo en grupo, de escuchar, la paciencia, etc.

Antes de ser designados como jueces a tiempo completo, los abogados suelen pasar un periodo como jueces a tiempo parcial, ejerciendo durante alrededor de 20 días al año como jueces sin remuneración alguna, a la par que siguen ejerciendo como barristers o solicitors. Después de dos o tres años de ejercicio como juez a tiempo parcial, se suele solicitar por parte del juez el nombramiento a tiempo completo.

A pesar de la impresión que puede dar el hecho de ser designados por el Poder Ejecutivo, aunque sea a través de una comisión independiente, los jueces británicos han gozado históricamente y siguen gozando hoy en día de un gran reconocimiento social por su independencia a la hora de juzgar.

Vía| Judicial Appointments Commission, Judiciary of England and Wales

Más información| The Law Society

Imagen| Juez inglés

En QAH| El acceso a la judicatura por el cuarto turno

RELACIONADOS