Jurídico 


¿Es legal el trato desigual para los usuarios de las piscinas municipales no empadronados?

Llega el verano y, otro año más, las piscinas municipales de los diferentes municipios de España abren sus puertas para todas aquellas personas que quieran darse un baño y olvidarse de las altas temperaturas. No obstante, en muchos de los municipios de España que cuentan con estas instalaciones, bañarse es más barato para empadronados que para no empadronados. Los precios de entrada  y abono varían según esta circunstancia. Esto en ocasiones genera cierta polémica.

Muchos de los usuarios de estas instalaciones no tienen claro la legalidad de esta medida. Les surge la siguiente pregunta: ¿es legal atribuir ventajas económicas a los empadronas en el municipio donde se encuentra la piscina municipal respecto a los no empadronados?

Para responder a esta cuestión es necesario bucear en la legislación vigente y en la jurisprudencia que ya se ha pronunciado sobre el asunto.

Pues bien, partiendo de que el tributo municipal controvertido suele ser una tasa (art. 20.4. letra o) de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales), la única posibilidad que tienen las Entidades Locales para introducir algún beneficio fiscal respecto al importe de las tasas,  es la autorización genérica contenida en el art. 24.4 de la mencionada Ley Reguladora de las Haciendas Locales. Este precepto determina que las Entidades Locales sólo tienen la posibilidad de introducir algún beneficio fiscal teniendo “en cuenta criterios genéricos de capacidad económica de los sujetos obligados a satisfacerlas.”

En idéntico sentido, el artículo 150 del Reglamento de Servicios de las Corporaciones Locales dispone lo siguiente:

1. La tarifa de cada servicio público de la Corporación será igual para todos los que recibieren las mismas prestaciones y en iguales circunstancias.Piscina

2. No obstante, podrán establecerse tarifas reducidas en beneficio de sectores personales económicamente débiles.

Como fácilmente puede deducirse de estos preceptos legales, el trato desigual para los usuarios de las instalaciones de la piscina municipal dependiendo de su condición de empadronado o no empadronados, con independencia de su posible admisión social, no respeta el ordenamiento jurídico y por tanto es contrario a derecho.

Es más, la jurisprudencia se ha pronunciado siguiendo la misma línea argumental, por ejemplo, determina la Sentencia del Tribunal Supremo de Castilla la Mancha de 18 de marzo de 2002, que “el empadronamiento no revela una significación especial en cuanto a una mayor o menor capacidad económica – que si podría ser un criterio valido para un trato diferenciado –”.

Por otro lado, otras resoluciones judiciales como la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria de 7 de abril de 2010 y la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de 21 de mayo de 2012, también han reiterado que el trato diferenciado para empadronados en el municipio en relación con la cuantía de las tasas no es ajustado a derecho en la medida que contraviene el principio de igualdad (art. 14 y 31 CE).

En conclusión, no existe apoyo legal alguno que justifique una diferenciación de las tarifas exigidas por el uso de instalaciones públicas, como son las piscinas municipales, en atención a las circunstancia del empadronamiento.


* Vía| ElAbogadoDeHoy.com
* Más información| (Resolución-Procurador del Común de Castilla y León)
* Imagen| (Pixabay.com)

RELACIONADOS