Actualidad Económica, Economía y Empresa, Panorama Internacional 


¿Es la temida deflación tan mala?

En general, a las personas nos encanta etiquetar las cosas como buenas o malas. Es algo muy común que solemos ver en los medios de comunicación.

En lo relativo al crecimiento de los precios, la opinión general es que una inflación moderada (1-3% en economías desarrolladas) es buena, una inflación alta (+5% en economías desarrolladas) es mala y que la deflación (inflación negativa) es malísima. Una maldición.

Y se lanza la pregunta: ¿Seguro? Todo es relativo. Somos muy irracionales (más sobre esto en el genial libro Predictably Irrational de Dan Ariely). ¿Por qué importa la barrera del 0%? Es un ancla psicológica absurda…

deflacion-compressor

¿Es la deflacción mala?

Inflación del +0,1% (por encima de cero, positiva), todos contentos.
Inflación del -0,1% (por debajo de cero, negativa). Ohh, peligro… A ver si va a pasar como a Japón…

Además, la inflación o deflación en sí no quieren decir nada. Todo depende de la otra gran variable económica: el PIB.

¿Qué prefieres? ¿Un crecimiento del PIB del 5% y una inflación del 5%? ¿O un crecimiento del PIB del 0% y una deflación del 2%?

Pues la segunda opción: eso quiere decir que los precios reales están cayendo y por tanto la capacidad adquisitiva subiendo. Sí sí, la economía estancada ¿Quién dijo que más es siempre mejor? Y ¡Ohhh, la temida deflación!, pero todos contentos.

Alguno dirá que si no se crece no se puede crear empleo y se generará desempleo. Bueno, veamos los datos de Japón…

Para poner en contexto, conviene repasar la evolución de la economía japonesa desde los años 90 y la opinión generalizada acerca de la experiencia japonesa:
Japón sigue sumido en una larguísima crisis (que quizá ya no se pueda llamar crisis) desde los años 90. La economía está estancada (el PIB apenas crece) y los precios se mantienen constantes o incluso caen. Al mismo tiempo, el gobierno ha intentado por todos los medios incentivar la economía y conseguir inflación, sin mucho éxito. Por tanto, la deuda pública japonesa es la más alta del mundo en % del PIB: por encima del 250%. La opinión generalizada es que la deflación es lo peor que puede ocurrir a una economía ya que provoca una espiral de estancamiento del que Japón no ha podido salir.

Sin embargo, el dato verdaderamente importante es el desempleo y los salarios reales (salarios nominales – inflación). A un trabajador no le importa demasiado que el PIB no crezca o los precios de los productos caigan, siempre que pueda mantener el empleo.

jp-inflation

Ratio de inflación en Japón

Desde el año 1999 hasta el 2006 aproximadamente, la economía japonesa tuvo deflación. Sin embargo, la tasa de desempleo comenzó a caer desde su máximo (un 5,5%, cuántos lo quisiéramos) a principios de 2003. Todo esto a pesar de la temida deflación.

desempleo-jp-1997-2015

Tasa de desempleo Japón

No se va a decir que la deflación sea buena ni sacar conclusiones precipitadas. Pero sí que hay que coger con pinzas las creencias populares.

Vía| Elaboración propia, Carlos Galán Rubio

Más información| Expansión, Mercado financiero

Imágenes| Deflación, About Inflation, Business Insider

En QAH|

RELACIONADOS