Reflexiones 


¿Es importante desarrollar la concentración?

La concentración aporta numerosos beneficios para la vida cotidiana

La concentración aporta numerosos beneficios para la vida cotidiana

En la actualidad, y sobre todo en occidente, la vida cotidiana lleva un ritmo continuo y frenético de acciones. Y esto se traduce en una actividad mental muy agitada. Todo ello puede derivar fácilmente en agotamiento y estrés, así como en todas las consecuencias negativas que se derivan de ello. Como ya sugería Dale Carnegie hace décadas, las tumbas y los hospitales están llenos de personas que sufrieron las consecuencias del estrés. Pero, ¿podemos hacer algo para lograr superar el día a día con éxito y sin perder la serenidad? Hay varias cosas que se pueden hacer, y una de las más poderosas es desarrollar la concentración.

La concentración consiste en enfocar nuestra atención mental sobre un determinado objeto de meditación, y ser capaces de mantener la atención allí durante largos periodos de tiempo, sin distraerse. El objeto de meditación puede tomar muy diversas formas: sonidos, mantras, afirmaciones, imágenes mentales, la llama de una vela, etc. Uno de los más utilizados es la propia respiración, lo cual tiene la ventaja de que siempre está accesible allí donde nos encontramos. En concreto, se trata de observar el efecto de la respiración en algún lugar del cuerpo, por ejemplo, observando los movimientos de expansión y contracción del abdomen al respirar, o el contacto del aire antes de entrar en nuestro cuerpo (en algún punto entre el labio superior y las fosas nasales). La práctica consiste en:

  1. Relajar el cuerpo
  2. Concentrar nuestra atención en la respiración sobre la zona elegida (por ejemplo el abdomen).
  3. Cuando nos damos cuenta de que nos hemos distraído, simplemente volvemos al paso 2 (distraerse es completamente normal, sobre todo al principio).

Con la práctica, el tiempo que resistimos en el paso 2 va aumentando. Si nos resulta extremadamente difícil mantener la atención en el paso 2, una herramienta muy útil consiste en contar respiraciones, desde “1” hasta “10”, y volver a “1” acto seguido. Si perdemos la cuenta significa que nos hemos distraído, y sencillamente volvemos a contar desde “1”.

La concentración tiene grandes beneficios para la vida cotidiana, entre ellos:

  • Pensamos con mayor claridad.
  • Afrontamos las adversidades de la vida con mayor serenidad.
  • Somos menos propensos a reaccionar de forma tóxica, lo cual tiene beneficios para nuestra ecología mental.
  • Perdemos menos tiempo en distracciones. Estamos concentrados en cada cosa que hacemos. De esta forma, se pierde menos tiempo, y se gana más.
  • En consecuencia, gestionamos mucho mejor nuestra energía y nos agotamos menos.

Para desarrollar la concentración hay que seguir una aproximación similar a la de mejorar la forma física en un gimnasio. Si un día entrenamos cuatro horas y no volvemos hasta el mes siguiente, es difícil que veamos resultados. Resulta más eficaz entrenar menos tiempo, pero hacerlo regularmente, siguiendo un correcto plan de entrenamiento. Lo mismo ocurre con la concentración: es preferible practicar menos tiempo, pero hacerlo cada día.

Con diez o quince minutos de práctica, una o dos veces al día, es suficiente. A ello hay que añadir un elemento esencial: la paciencia. Curiosamente, practicar la concentración nos hace más pacientes, pero hay que empezar por hacer un esfuerzo e invertir bastante paciencia por nuestra parte.

¿Aceptas el reto de practicar la concentración cada día? Este artículo te ayudará.

 

Vía | Ecología Mental Para Dummies (Grupo Planeta), El tiempo en tus manos (Grupo Planeta)

Más información | Psicología Práctica, Radio La Granja

Imagen | La concentración

En QAH | ¿Qué es la ecología mental?

 

RELACIONADOS