Historia 


¿Es el rey de España rey de Jerusalén?

Aunque la pregunta del encabezamiento pueda parecer absurda, el actual Rey de España, Felipe VI, entre otras dignidades, también ostenta el título de Rey de Jerusalén. ¿Pero qué relación pudo mantener el rey de España con el antiguo reino latino de Jerusalén para que este título, que no su jurisdicción, este dentro de la serie de dignidades tradicionales del rey de España?

Escudo de armas del reino de Jerusalén

Escudo de armas del reino de Jerusalén

Para comprender bien todo el proceso hay que remontarse a la época de las Cruzadas en Tierra Santa (1099-1291), con la conquista de Oriente Próximo y más concretamente de Jerusalén el 15 de julio de 1099, tras un corto asedio. Con el triunfo de la Primera Cruzada, proclamada por el papa Urbano II, se fundaron una serie de reinos de origen europeo que buscaban consolidar las nuevas conquistas cristianas frente al poder musulmán, que aunque derrotado, todavía mantenía una presencia destacada en la región. Por esta razón, se crearon una serie de entidades políticas que gestionaron el territorio recién conquistado como el reino de Jerusalén o el principado de Antioquía, entre otros. El primer gobernante de Jerusalén fue su propio conquistador, Godofredo de Bouillón, aunque nunca aceptó el título de rey, sería su hermano Balduino I quien se proclamaría rey de Jerusalén.

Inmediatamente después comienza una época de continuas batallas y cruzadas (se llegaron a convocar hasta ocho cruzadas) destinadas a mantener la difícil situación de los europeos en Oriente Próximo. Los cristianos mantendrán su posición a duras penas hasta la aparición del famoso caudillo sarraceno Saladino, que derrotó en varias batallas a los cristianos, como la de los Cuernos de Hattin, que finalmente provocó la caída de Jerusalén en manos musulmanas en 1187. Aunque durante un breve periodo de tiempo la Ciudad Santa volvió a manos cristianas (1229-1244), tras el éxito de la Sexta Cruzada encabezada por el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Federico II Hohenstaufen.

Armas Grandes de S.M. el Rey D. Juan Carlos I

Armas Grandes de S.M. el Rey D. Juan Carlos I, arriba a la izquierda se puede apreciar la cruz patada de oro, emblema de Jerusalén

Tras dos siglos de resistencia en Tierra Santa, con multitud de batallas, en 1291 cayó la fortaleza de San Juan de Acre, último baluarte cruzado en la región, produciéndose una retirada general de los cruzados a la cercana isla de Chipre. Con este hecho se da carpetazo definitivo a la presencia cristiana en Oriente Próximo, pero de una forma nominal el título de Jerusalén continuo existiendo en la Europa cristiana.

Los descendientes de Balduino I continuaron manteniendo el título de reyes de Jerusalén a pesar de la desaparición física del reino, hasta que en 1277 María de Antioquia, descendiente de los últimos reyes de Jerusalén, vendió sus derechos al trono de la Ciudad Santa a Carlos de Anjou, rey de Nápoles,  con la pertinente bendición papal. De este modo el título de rey de Jerusalén quedo ligado al territorio de Nápoles, ostentando sus gobernantes dicha dignidad.

Cuando en 1504 Fernando el Católico fue proclamado rey de Nápoles, tras la conquista de la región por parte de Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, este título quedó ligado a la Corona de Aragón y por ende al resto de territorios y dignidades que conformaban la Monarquía Hispánica, estando todavía hoy en día entre los títulos que tradicionalmente mantiene la Corona española.

 

Vía| Doce Linajes

Imagen| Escudo de Jerusalén; Armas Grandes de Juan Carlos I

RELACIONADOS