Coaching Profesional 


¿Es el llamado “austericidio” producto del “neoliberalismo salvaje”? (II)

Una vez estudiados los orígenes del liberalismo y las ideas fundamentales de esta doctrina, analizaremos en qué consisten las medidas de austeridad (también denominadas “austericidio”) puestas en marcha en España a partir de mayo de 2010, y si cabe atribuirles el calificativo de “neoliberales”.

La finalidad principal de este tipo de política económica, someramente, es reducir el déficit público (diferencia entre ingresos y gasto público en un determinado año), para sanear las cuentas del Estado y amortizar la deuda pública contraída (que en España ronda el 90% del PIB). Tal objetivo puede alcanzarse de dos formas: aumentando los ingresos (principalmente, incrementando los impuestos) o reduciendo el gasto público. Sin duda, la medida acorde con el liberalismo es la contracción del gasto público, abordando una profunda reforma institucional que reduzca el peso del Estado en favor de familias y empresas. De este modo, la renta disponible de los empresarios sería más elevada, pudiendo invertir y crear empleo. Por su parte, los consumidores verían incrementada su renta por dos vías: reducción de los impuestos que han de pagar al Estado y percepción de salarios que antes no recibían. Además, al reducir el gasto público, el déficit se contraería y el Estado podría hacer frente a las obligaciones contraídas.

Una observación mínimamente objetiva de los datos nos demostrará que el llamado “austericidio”, promovido desde las instituciones europeas y los Gobiernos nacionales, ha consistido fundamentalmente en reducir el déficit elevando los impuestos, sin reformar con la profundidad requerida la estructura del Estado. En consecuencia, este tipo de medidas son cualquier cosa menos neoliberales.

sectorpublico1Otra de las críticas más comunes a las medidas implementadas por los Gobiernos europeos han sido los rescates al sector bancario. Usualmente, son calificados de neoliberales, al favorecer a la “élites dirigentes”. El liberalismo promueve que cada individuo asuma la responsabilidad de sus acciones, posibilitando lo que J.A. Schumpeter denominaba destrucción creativa del capitalismo. La quiebra de las empresas que han fracasado libera recursos económicos que son reasignados por el mercado a actividades más productivas. Así, este proceso de selección natural propio del libre mercado premia a los empresarios eficientes y castiga a los no aptos, sin necesidad de intervención estatal alguna. De hecho, el rescate bancario supone una forma de colectivizar los resultados negativos de la mala gestión empresarial, premiando a los ineficientes con dinero del “contribuyente”. Esto incentiva la puesta en marcha de iniciativas empresariales arriesgadas, que se convierten en una apuesta segura, ya que el Estado paternalista asumirá las pérdidas en caso de fracaso, pudiendo obtener una mayor rentabilidad a costa del bolsillo del prójimo. Por tanto, los rescates bancarios también son profundamente contrarios a las tesis defendidas por el liberalismo.

Neoliberal

En conclusión, la idea de que las políticas de austeridad aplicadas en España desde mayo de 2010 son producto del “neoliberalismo salvaje” es rotundamente falsa. Además, el lector deberá plantearse críticamente si las doctrinas liberales merecen el calificativo de “salvajes” o si, por el contrario, tal afirmación es fruto del sesgo ideológico y la pereza intelectual.

 

Vía| Neoliberalismo y austeridad, Carlos Rodríguez BraunLa crisis del Neoliberalismo, Revista de Economía Crítica¿Austeridad? España, el segundo país donde más ha crecido el Sector Público.

Más información| El puro y la chisteraOverdose.

Imagen| Stop NeoliberalismCrecimiento del Sector PúblicoNeoliberal.

En QAH| ¿Es el llamado “austericidio” producto del “neoliberalismo salvaje”? (I); ¿Por qué España tiene difícil cumplir con el objetivo de déficit en 2012?.

 

RELACIONADOS