Cultura y Sociedad, Historia 


Erzsébet Báthory, “La condesa sangrienta”

 

A lo largo de la Historia hemos conocido asesinos que han tenido una enorme fama debido a sus múltiples asesinatos o a su manera de acometerlos, entre ellos destacan sobre todo: “el payaso asesino”, “el doctor muerte” y el “asesino del zodiaco” (aún no se sabe quien fue el asesino) o casos tan famosos en la literatura o el cine  como “Jack el destripador” o “Drácula”. Sin embargo en la lista de los mayores asesinos se encuentra un caso único, el de E. Báthory, una duquesa que después de la muerte de su marido, empezó a acometer verdaderos asesinatos.

bathory

Retrato de la “Duquesa asesina”

En el caso de nuestra protagonista, casi nadie de esa época, en el siglo XVI, supondría que una duquesa, sobrina de Istvan Báthory, príncipe de Transilvania y rey de Polonia, sería la asesina de aproximadamente 600 personas, siendo en su mayoría jóvenes.

Si empezamos desde el principio, la condesa nació en el año 1560. Pertenecía a una de las más familias más importantes de Transilvania (Rumania). El carácter de esta joven estuvo bastante condicionado por la historia y linaje de su familia, ya que en ella habían convivido desde hechiceros hasta reyes. Tras su matrimonio con Ferenc Nadasdy (apodado el “héroe negro”, debido a sus victorias militares) comenzó su interés por la magia y el ocultismo, ya que su marido casi siempre estaba batallando contra los otomanos. Debido al poco tiempo que pasaban juntos, la duquesa mantenía relaciones sexuales con hombres y mujeres, en estos actos sexuales le gustaban las prácticas sádicas, en los que hubiera ante todo golpes y sangre. Aunque realizara ritos satánicos, hay que recordar que era una mujer bastante culta, sabía hablar varias lenguas: latín, alemán, húngaro, etc.

LA DAMA DE HIEERO

Este fue uno de los instrumentos mas torturadores que tuvo E. Bathory en su castillo.

A la muerte de su marido es cuando realmente empieza lo peor, la infamia se apodera de la mente de esta bella duquesa. Las conversaciones con numerosas hechiceras y brujas del territorio de Transilvania, entre ellas destaca Darvulia, le incitó a que creara un laboratorio de torturas y maquinas en los sótanos de su castillo. Su principal preocupación era no perder su belleza, a sus casi 44 años. Por lo que empezó a secuestrar campesinos/as jóvenes y quitarle su sangre para bebérsela, de esta manera pensaba que podría mantener su juventud.

A esta escalofriante crueldad se sumaban las torturas a sus criados, en las cuales se divertía enormemente. Uno de sus profesores fue su marido, que le enseño métodos y técnicas de tortura que él hacia a sus prisioneros de guerra. Entre estas brutales técnicas destacaban clavar alfileres por debajo de las uñas a las sirvientes, que se desnudaran ante ella y las mordiera o llenarlas de miel y exponerlas una noche en el patio, así los insectos las picarían atraídas por la miel. Pero el más famoso era el uso de la aberrante “dama de hierro”, un instrumento de tortura con forma de mujer de metal, hueca por dentro pero con pinchos en el interior. La búsqueda de jóvenes ya no solo se extendió por el campo feudal de Transilvania, sino que esta duquesa, bella por fuera pero monstruosa por dentro, empezó a raptar y secuestrar a jóvenes de familias nobles.

Los rumores y comentarios llegaron rápidamente a la Corte, donde el rey Matyas empezó a sacar conclusiones respecto a los Bathory, así pues, le encargó al conde Thurzo que investigara semejante horror. Este noble era miembro de la familia de la endemoniada duquesa, pero a su vez eran enemigos. Los soldados y el conde entraron en el castillo y vieron los cuerpos de los asesinados en el castillo. E. Báthory fue encarcelada y condena a cadena perpetua en una habitación tapiada del castillo, donde pasó frio y hambre, finalmente murió en 1614. Se dice que no se arrepintió de ninguno de sus diabólicos planes y asesinatos.

 

Vía| Portal solidario; Muy interesante

Más información| PASCAL CROCI; FRANÇOISE-SYLVIE PAULY, Elisabeth Bathory, “La condesa sangrienta”, NORMA EDITORIAL, S.A., 2010

Imagen| Retrato de E. Bathory, La dama de hierro

En QAH| ¿Estaba “Jack el Destripador” relacionado con la Reina Victoria?

RELACIONADOS