ENTRAR
Qué Aprendemos Hoy

Erotismo y restricción: historia del Gabinete Secreto de Nápoles

Relieve erótico en mármol hallado en Pompei

Relieve erótico marmóreo proveniente de una caupona o posada pompeyana.

Además de aproximarse a la arquitectura y urbanismo de las ciudades romanas, el turista que hoy visita Pompeya y el área vesubiana queda asombrado ante los vestigios materiales de temática erótica dispersos por la ciudad. Al margen de la comprensión del concepto eros en la Antigua Roma en todas sus vertientes, nos centraremos en el impacto  que en la sociedad del siglo XVIII provocó el hallazgo de estos  restos arqueológicos con alusiones sexuales en el área vesubiana.

El nacimiento del “Gabinete Secreto” está ligado a la creación de la colección del Museo de Nápoles. Desde el descubrimiento de Ercolano, Pompei y Stabia (1738,1748 y 1749 respectivamente) se formó una colección con los hallazgos arqueológicos, accesible al público desde 1819, que permitía no sólo admirar el legado del pasado, sino, a veces, malinterpretarlo. Ese mismo año surgió el denominado Gabinete de los objetos obscenos, ante la propuesta del rey Francisco I de agrupar los ejemplares de temática erótica en una única sala, accesible a pesonas con cierta madurez y conocimiento moral. Michele Arditi escogió 102 piezas que pudieran ofender la moral tradicional, creando así un área secreta a la mayor parte del público para no generar escándalo.

Cabra y pan. Grupo marmóreo hallado en la Villa de los Papiros de Herculano.

Cabra y pan. Grupo marmóreo hallado en la Villa de los Papiros de Herculano.

En 1823 la colección pasó a denominarse Gabinete de los objetos reservados y sólo se podía acceder con un permiso especial. La situación no mejoró hasta 1860, con Giuseppe Garibaldi, quien declaró el Museo como propiedad de la nación y delegó su dirección en Alessandro Dumas. La colección de temática erótica, hasta entonces condenada al olvido, fue catalogada y estudiada. Además, recibió un nuevo nombre que perduraría más de un siglo (Colección pornográfica) y se permitió un mayor acceso, no sin recibir críticas. Muchas piezas del museo fueron recolocadas dentro de esta sección y se añadieron otras recientemente halladas; se contaron 206 objetos en 1866. A pesar de la inicial resistencia, esta zona se hizo más accesible al ser los dirigentes del Museo quienes permitían la entrada.

Aún habría que esperar mucho tiempo para poder acceder libremente, pues en el siglo XX la oposición del fascismo se hizo patente. En abril de 1931 el Ministerio restringió el acceso a esa zona sólo a artistas y estudiosos, que certificaran su profesión. Tras la Segunda Guerra Mundial la censura perdió fuerza progresivamente, aunque aún en 1971 se debían pedir permisos especiales.

No fue hasta el año 2000 cuando, tras organizar algunas salas, el Gabinete Secreto fue reabierto al público con acceso libre, debiendo entrar acompañados sólo los menores de catorce años. El aspecto actual que presenta recuerda las vicisitudes que esta colección ha experimentado, organizándose el espacio evocando el contexto cotidiano al que estaban ligadas las piezas: la casa pompeyana, el jardín pompeyano, el lupanar y la calle.

Abrazo entre Ménade y sátiro. Escena proveniente de la Casa de Cecilio Giocondo, Pompeya.

Abrazo entre Ménade y sátiro. Escena proveniente de la Casa de Cecilio Giocondo, Pompeya.

¿A qué objetivos responde el aspecto actual de la colección?  El visitante observa a pequeña escala la temática erótica,  presente objetos y espacios de todo tipo, pudiendo percibir como normalidad y no como escándalo la vertiente social del eros en la Antigua Roma. Como hemos indicado al principio, comprender este concepto no es nuestro objeto, sino, a través de este ejemplo, invitar al lector a observar la cultura y mentalidad del pasado concibiéndola en su propio contexto y no juzgándola desde nuestra época, pues solo así podemos avanzar en la investigación. Aunque la Arqueología ya venció estos “prejuicios morales”, éste constituye un claro ejemplo, entre otros, de las dificultades culturales con las que esta ciencia tuvo que luchar en sus inicios y configuración.

Vía| GRANT, Michael. Eros a Pompei. Il Gabinetto Segreto del Museo di Napoli. Milano, Arnoldo Mondadori Editore, 1974.

Más información| Para una aproximación al concepto eros: ROBERT, Jean-Nöel. Eros romano. Sexo y moral en la Roma Antigua. Madrid, Editorial Complutense, 1999.

Imagen| Rubén Montoya, Gabinetto Segreto

Rubén Montoya Escrito por el nov 24 2013. Archivado bajo Cultura y Sociedad, Patrimonio.





CONOCE AL REDACTOR

Rubén Montoya

Rubén Montoya

 

Graduado en Historia (Historia Antigua) por la Universidad Complutense de Madrid (2009-2013).

Año académico Erasmus (2011-2012) en la Università degli Studi La Sapienza di Roma (participación en seminarios y cursos de Archeologia Classica y Archeologia Tardoantica).

Máster en Arqueología del Mediterráneo en la Antigüedad Clásica en la Universidad Complutense de Madrid (actualidad).

Redactor en la sección de Patrimonio de Qué Aprendemos Hoy. Ver perfil completo
Acceder |