Trending 


¿Eres partidario de los alimentos transgénicos?

Con la primera intención de erradicar el hambre en el mundo y crear alimentos más resistentes a factores ambientales, los científicos han conseguido alterar el ADN de algunos alimentos básicos, convirtiéndolos en transgénicos. Pero no todo el mundo está conforme. La salud se puede ver afectada con su consumo y la polémica sobre su uso está siempre candente.

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/86906/francisco-xavier-soberon-mainero-llevar-dieta-sana-evitando-transgenicos-no"]

Las mutaciones de ADN se iniciaron a finales de los años 90, momento en que sale al mercado el primer transgénico. A la intención inicial, erradicar las hambrunas y crear alimentos con más resistencia en el proceso de crecimiento y cultivo, pronto se sumó su uso para beneficio de las industrias alimentarias, que vieron en ellos un filón a explotar.

breakfast-21707_1280

Estos alimentos mutan adquiriendo características escogidas previamente. Actualmente esta manipulación se ejerce sobre los de origen vegetal, aunque ya existen alimentos animales con alteraciones en sus genes. En el mundo de la fruta hay ejemplos como los frutos con maduración tardía, frutas sin pepitas u otras con nuevos colores o sabor e incluso, híbridos frutales. Pero los auténticos reyes de los alimentos transgénicos son el maíz y la soja, sometidos a multitud de mutaciones genéticas, dado que son alimentos de primera necesidad que se hacen más resistentes.

 

El debate sobre si sus efectos sobre el medio ambiente y la salud son dañinos o no, es incesante desde que se empezó a experimentar en los laboratorios. La polémica persigue a los transgénicos y hay detractores y defensores a ultranza de su uso y consumo. En el mundo de la ciencia y la nutrición conviven ambas opiniones a favor y en contra.

 

Por un lado, sus opositores ven en ellos un peligro medio ambiental y consideran su consumo un riesgo para la seguridad alimentaria, por lo que abogan por retirarlos del mercado. Por otro, sus defensores hablan de sus beneficios, al ser productos mucho más resistentes a las plagas, a los herbicidas y a las inclemencias climáticas. Además, con los transgénicos se facilitan las labores de cultivo y recolección y, nutritivamente, se les pueden incorporar nuevos nutrientes o cambios en su morfología que los hacen más atractivos nutricionalmente.

 

Y tú, ¿qué opinas?

 

Por María Font Oliver

 

 

 

RELACIONADOS