Coaching y Desarrollo Personal 


Equilibrando nuestra vida

 

En los procesos de coaching una de las muchas herramientas que se utilizan, se denomina, la rueda de la vida. Es un instrumento que nos permite valorar como están nuestras “distintas vidas”: la profesional, la personal, la familiar, la social… con el objetivo de que no sean vidas independientes sino que formen una única vida equilibrada en todos los aspectos.

Malabarista

Las distintas facetas de nuestra vida tienen que estar en equilibrio

Es muy difícil que nuestra vida personal se desarrolle si sólo estamos pendientes del trabajo. Y viceversa. Si por el trabajo anulamos nuestra clase de Pilates, si por trabajo dejamos de quedar con nuestro mejor amigo, o no acudimos a la fiesta de fin de curso de nuestro hijo o comemos cualquier cosa sin vigilar nuestra alimentación, entonces; puede que nuestra vida profesional obtenga una puntuación de 10, pero no deja de ser solo en nuestra vida profesional, y no somos solo trabajo. Y a largo plazo se notará, ¿para qué trabajamos?, ¿dónde se han quedado nuestros amigos?, ¿cómo pueden crecer tan rápido nuestros hijos?

Todos los extremos son malos, es cuestión de equilibrio. Equilibrar todos los factores de nuestra vida, ser como esos  malabaristas de circo, dónde cada pelota es una parte de nuestra vida y si una se desestabiliza, se pierde el control… y entonces, ¿qué le ocurre a nuestra vida personal?; ¿y a la social?…

¿Cómo podemos equilibrar nuestras vidas?

Por un lado podemos marcarnos objetivos en cada área de nuestra vida, repartir esa la lista de

objetivos para poder cubrir  todas la necesidades de nuestra vida familiar, social, personal, profesional…

Por otro, podemos analizar la ” vida” que más cojea y pensar cómo nos gustaría que fuese y qué necesitamos para que sea así.

También es importante un horario en el que diariamente tengamos un hueco para cada faceta de ella: un “ratito“, aunque sean sólo 5 minutos para llamar a un amigo, otro para leer una novela  o para practicar nuestro deporte favorito, otro para charlar con nuestra pareja o para contar un cuento a nuestro hijo pequeño poder hablar con nuestro hijo mayor, etc.

Flexibilidad, porque cada día es un mundo y hay días que salen totalmente descolocados, pero son imprevistos, no la norma habitual, por lo cual, si algo se descoloca no pasa nada, lo importante es saber cual es la ruta.

Es fundamental diferenciar entre lo urgente y lo importante, nos permitirá gestionar de forma eficaz todas nuestras vidas y nos ayudará a manejar los imprevistos.

Busca los trucos que te sean más útiles a ti y a tu situación, estas son unas pautas, las mejores, son la que te sirvan a ti.

 

Imágenes| Las cosas de masa , Women in management

Más| Generando Talento

RELACIONADOS