Economía y Empresa 


Envases activos e inteligentes: mucho más que un envase para alimentos

Desde siempre, se ha considerado que unas de las principales funciones de un envase para alimentos es proteger al alimento de una serie de agentes externos, que pueden acelerar el deteriorar el producto y por tanto su vida útil, como el oxígeno, la luz, microorganismos, etc. Para ello, los envases para alimentos se diseñan utilizando materiales con una serie de propiedades barrera, dependiendo del tipo de producto que se trate, que mantienen las propiedades del producto durante su transporte, distribución y consumo posterior.

Para mejorar las prestaciones de los envases para alimentos, principalmente alimentos frescos como frutas y verduras, carne, charcutería, etc. la investigación en el área de ciencia y tecnología de materiales, se ha seguido trabajando en el desarrollo de materiales con propiedades barrera mejoradas y dando un paso más con el desarrollo de los llamados envases activos e inteligentes. Los envases activos, son unos envases que se caracterizan por participar activamente en la conservación del producto, bien absorbiendo sustancias que deterioran el producto o liberando sustancias que contribuyen a su conservación. De esta forma, los envases activos pueden actuar de dos formas en la preservación del producto: Reteniendo sustancias indeseables para el producto o su entorno, como oxígeno, dióxido de carbono, etc. o liberando al producto sustancias beneficiosas para el producto como antioxidantes, antimicrobianos, etc.

Febrero 2014 Envases activos e inteligentes

Por otro lado los envases inteligentes, se caracterizan principalmente por integrar dispositivos que son sensibles a los cambios de temperatura, composición gaseosa o incluso a las modificaciones biológicas. Estos dispositivos suelen presentarse como etiquetas adheridas en los envases que cambian de color en función de la temperatura de conservación informando de esta forma al consumidor que el producto puede haber sufrido algún deterioro. Gracias al desarrollo de la tecnología RFID (identificación por radiofrecuencia) puede funcionar como una base de datos que proporciona información sobre el historial del producto, localización, modo de empleo, etc. facilitando su transporte y distribución y evitando pérdidas de producto al poder detectar alguna ineficiencia en la cadena de frío.

Pero la innovación en el área de envase y embalaje para alimentos no acaba aquí. En la actualidad se está trabajando en otros desarrollos: materiales de envase más sostenibles, los llamados bioplásticos, fabricados a partir de fuentes renovables, bien extraídos de la biomasa, como la celulosa o el almidón, o bien producidos por microrganismos como los polihidroxialcanoatos (PHA), o envases que permiten calentar o enfriar el alimento que contienen. El calentamiento del producto se consigue gracias a una reacción exotérmica que se produce cuando el consumidor despega una lámina y presiona el fondo del recipiente y el enfriamiento, se está consiguiendo con el desarrollo de varias tecnologías, como el método “Instant Cool” o “CoolBev” con los que se consigue un enfriamiento de unos 17ºC en pocos minutos.

La innovación que se está produciendo en los últimos años en el área de envase y embalaje permitirá que en un futuro próximo, los consumidores nos acostumbremos cada vez más a ver este tipo de envases en nuestra nevera, unos envases que sin duda, nos ayudarán en nuestra vida cotidiana y a las necesidades del consumidor actual: envases que nos “hablan” y nos avisan del estado de conservación del producto, o envases que nos permiten refrigerar o calentar el alimento que contiene en cualquier sitio. Sin duda, los envases, ya no son un mero contenedor y protector del producto, los envases son mucho más que eso.

Vía / ITENE

Más información / Aitiip Centro TecnológicoInfopack, Énfasis Packaging, Hispack, Agencia Sinc, Club Darwin, Tecnología del plástico

Imagen / Infopack

En QAH / La calidad en el sector alimentario (I): alimentos de calidad vs alimentos segurosLa calidad en el sector alimentario (II): alimentos de calidad vs alimentos seguros

 

 

 

 

 

RELACIONADOS