Coaching Profesional 


Entrevista a Fernando Paz: “En la educación habría que rescatar el sentido del esfuerzo y del respeto a la autoridad”

Fernando Paz Cristóbal es historiador y escritor. Se asoma de cuando en cuando a las tertulias televisivas. Es profesor de historia y filosofía en Bachillerato. Ha escrito tres libros, colaborado en otros dos y en este momento está a punto de publicar otro y ya en la elaboración del siguiente.

Nos atiende a Qué Aprendemos Hoy para dejarnos su visión de la situación española en estos momentos.

QAH: Como profesor ¿Qué opinas del actual sistema educativo español?  ¿Qué reformas cree que necesita el mismo? 

FPaz: El sistema educativo español ha venido sufriendo un evidente deterioro en las últimas décadas, como muestran los indicadores más fiables. Sus problemas son, solo en parte, de naturaleza propiamente educativa. Los factores ajenos a la educación, como el entorno social o familiar son, en general, más decisivos a la hora de explicar el deterioro que ha sufrido la educación que los factores técnicos.

En cuanto a la segunda pregunta, habría que rescatar un sentido del esfuerzo, del respeto a la autoridad y de amor a la obra bien hecha.

Además, la educación debe ser obligatoria hasta unos determinados niveles, pasado los cuales habría que seleccionar mucho más. Un título, hoy, en España, no sirve para mucho, porque el exceso de titulaciones ha degradado su valor. El nivel de exigencia académica debe aumentar y con urgencia.

Y, por supuesto, hay que eliminar las barreras lingüísticas que impiden a muchos españoles estudiar unos programas educativos en comunidades autónomas en las que no se imparten en español y que además han modificado el currículo discrecionalmente. De modo que urge también crear un ministerio de educación que lo sea y que recupere las competencias de su ámbito. Aunque soy consciente de las enormes dificultades de todo tipo que hay que superar para que esto se produzca.

QAH: ¿Crees que ha evolucionado la educación española desde que estudiaste? fernandopaz_270x250

FPaz: La educación ha cambiado, sin duda. Se asienta en unos principios diferentes, que no han favorecido una evolución positiva. Pues aunque los medios técnicos son indudablemente mejores, lo cierto es que esto no ha procurado una mejora en el aprendizaje: las cifras del fracaso escolar muestran que hay poca o ninguna relación entre el nivel tecnológico y el éxito educativo. En cambio, sí existe una fuerte correlación entre capacidad de comprensión lectora y éxito educativo.

Ahora se insiste mucho en la creatividad en la escuela, pero a pocos se les ha ocurrido considerar que para ser creativo hay que tener una amplia base de conocimiento; de otro modo, las creaciones no pasan de ser una letanía de ocurrencias sin mayor valor. Todos los grandes creadores son grandes trabajadores.

Hoy los contenidos tienden a ser más prácticos, y en ese sentido tendrían una mayor conexión con la realidad del llamado mercado laboral; pero, por otro lado, existe una sobre protección ante el fracaso que, además de generar más fracaso, contrasta con la realidad inmisericorde de ese mismo mercado laboral.

QAH: Si tuvieras que elegir ¿Teoría o práctica? ¿Dónde se halla el término medio? 

FPaz: Uno de los mantras de la educación actual insiste en que la práctica es superior a la teoría, como sucede en los países anglosajones. Yo discrepo abiertamente de ese punto de vista. Creo que debe haber un equilibrio entre ambas facetas de la formación. La preparación teórica debe rebasar el marco del desempeño práctico; de lo contrario, aumentará la alienación de la persona. Que es, exactamente, lo que está sucediendo. La formación debe incluir de forma prioritaria la explicación del porqué de las cosas. Dicho lo cual, es una evidencia que la práctica resulta también esencial.

QAH: ¿Consideras que hay que premiar la excelencia en las aulas? ¿Hay escasez de meritocracia? 

FPaz: La educación hace muchos años que ni premia la excelencia ni se basa en la meritocracia. La escasa distancia que media entre el esfuerzo y su ausencia no favorece al primero. Esta es una de las principales causas del fracaso educativo en España y del descenso en este terreno que hemos experimentado en los últimos años

Tenemos que premiar la excelencia sin que eso suponga abandonar a nadie en el camino. Porque no perdamos de vista una cosa: la exigencia a quien más favorece es precisamente a quienes tienen más dificultades.
A los jóvenes, si se les pide mucho, lo dan todo; si se les pide poco, no dan nada.

QAH: España, ¿Hacia dónde va nuestro rumbo político/económico? 

FPaz: Nuestro rumbo político y económico es esencialmente caótico. Hay una destrucción de los lazos colectivos y del sentido comunitarista y orgánico. La característica de la sociedad posmoderna es la fragmentación y la ausencia de proyectos colectivos. La creciente pérdida de la identidad que sufrimos puede terminar de muchos modos, pero no se me ocurre ninguno que quepa calificar de positivo.

Lo económico acompaña, como es lógico. Si España no recupera una economía real, será (seguirá siendo) particularmente sensible a las crisis que se sufran. Para ello, deberíamos considerar el recobro de nuestra soberanía económica y política como una medida esencial, y replantear la economía sobre bases diferentes a las de los últimos treinta años. Descansar casi exclusivamente sobre la construcción y el turismo no es una opción a medio y largo plazo, salvo que lo que se busque sea precarizar el empleo; pero si se quiere una sociedad sólida, esta no se puede erigir sobre la precariedad. Hay que recuperar una política de industrialización, que es fuente de sueldos dignos, y lo mismo sucede con las políticas de reactivación de la agricultura, la ganadería y la pesca, que nos proporcionan esa economía real de la que hablaba antes.

Medidas de devolución de la soberanía energética serían también muy necesarias. Entre ellas el desarrollo de las nucleares pero, sobre todo, de recuperación de los sectores estratégicos.

Por lo demás, no debemos perder nunca de vista que la economía debe ser puesta al servicio de la persona y no al contrario.

QAH: ¿Qué opinas de los medios españoles? ¿Crees que son capaces de influir en unas elecciones generales? 

FPaz: Los medios de comunicación son esenciales en cualquier sociedad. Ellos crean y dirigen la opinión pública, representando más intereses que convicciones. Por supuesto que su influencia en las elecciones es enorme. Financiación y medios son los condicionantes esenciales de cualquier fuerza política.
Pero su influencia es mucho mayor en otro sentido: los medios promueven cambios en las mentalidades, en los usos y las costumbres. Algunos, muy notables, de esos cambios que se han producido en España en los últimos lustros no hubieran sido posibles si las series de televisión, las películas y la publicidad no los hubiesen promovido.

En el plano más estrictamente político, es una evidencia que unas u otras fuerzas políticas son medidas con raseros diferentes de acuerdo al medio de comunicación de que se trate.

QAH: ¿Cuál ha sido la mayor lección aprendida durante tu vida?

FPaz: “A cada época la salva un pequeño puñado de hombres que tiene el coraje de ser inactuales”.

QAH: Un consejo como profesional para la juventud española 

FPaz: Que se formen como personas. Lo esencial es que sean capaces de explicarse el mundo y a sí mismos. Que se superen y que no se conformen. Que sean curiosos, que se pregunten por todo. Nada puede reemplazar eso. Y no rendirse jamás.

Imagen| Libertad Digital

Vía| Entrevista

RELACIONADOS