Blog, Entrevistas 


Entrevista a Diego Sánchez de la Cruz: “Hay que profundizar en la flexibilización del mercado laboral y abaratar los costes fiscales del empleo”

diego-sanchez-de-la-cruzDiego Sánchez de la Cruz es analista económico, emprendedor y profesor de IE University. Publica semanalmente en Libre Mercado y dirige y presenta el programa de debate “El color del dinero”, en Radio 4G. En 2014 publicó su primer libro, “Sin Meditas Tintas”, que llegó a los primeros puestos de las listas de ventas de Amazon.

 

Qué Aprendemos Hoy: ¿Cuáles cree que son las 3 grandes reformas económicas que debería emprender España en un plazo de 5-10 años?

Diego Sánchez de la Cruz: Lo más importante que debe hacer España es reconfigurar por completo el alcance del llamado Estado del Bienestar. Esto se haría por tres vías. La primera, reconfigurando las estructuras de gasto corriente, que son muy ineficientes. La segunda, reestructurando el llamado gasto social: siguiendo el ejemplo sueco, se haría permitiendo que sean actores privados los que gestionen y articulen la prestación de servicios esenciales, como la sanidad y la educación. La tercera sería la rebaja impositiva que, en paralelo, debería aprobar España aprovechando los ahorros fiscales derivados de la primera y de la segunda vía que hemos mencionado.

 

QAH: ¿Cree, como Thomas Piketty, que el capitalismo actual conduce a la concentración de la riqueza y a un incremento de la desigualdad?

DSC: Los estudios del propio Thomas Piketty muestran que la desigualdad ha caído sustancialmente desde el arranque de la Revolución Industrial y a lo largo de las diferentes eras del capitalismo hasta nuestros días. Lo que dice Piketty es que teme que a largo plazo las rentas de capital vayan acumulando un porcentaje de la riqueza mayor. Sin embargo, los estudios del economista galo ya han sido matizados por él mismo, por lo cual tampoco creo que haya que darle excesiva atención a esa tesis pesimista… Son precisamente sus datos los que reflejan que, hasta ahora, ha venido reduciéndose la desigualdad.

Por otro lado, también creo que es importante señalar que la desigualdad generada en un contexto de libertad económica no me preocupa en exceso. No puedo decir lo mismo de la desigualdad que pueda aparecer como consecuencia de acciones arbitrarias del Estado, es decir, por decisiones políticas caprichosas que, por ejemplo, pueden otorgarle a un empresario determinado el monopolio sobre un mercado o unas subvenciones que le permitan tener una ventaja frente a los competidores.

También es importante señalar que si tomamos a la desigualdad como un objetivo supremo medido con el coeficiente Gini, conviene saber que son tan igualitarios países como Australia o Noruega como países como Afganistán. Por tanto, no estamos ante el mejor indicador de bienestar.

 

QAH: ¿Considera que el crecimiento económico que prevé alcanzar la economía española en 2015 (cercano al 3%) es sostenible en el medio-largo plazo?

DSC: Considero que en gran medida la recuperación de la economía española es sostenible porque se da en un contexto en el que el Estado ha dejado de aumentar el gasto a ritmos exorbitantes y ahora es el sector privado el que aporta riqueza para el crecimiento del PIB. A esto habría que añadirle que el crecimiento anterior estaba basado en un aumento de la deuda: solamente éramos capaces de aumentar el PIB si tomábamos prestado en volúmenes mayores a la riqueza generada. En la actualidad hemos combinado un proceso de desapalancamiento generalizado con crecimiento económico. Por tanto se trata de un desarrollo menos dependiente de la deuda y, además, más distribuido por sectores (es decir, no bebe únicamente de la construcción como antes). No obstante, el cambio de modelo productivo sería aún más rápido si nuestro marco regulatorio permitiera mejor el ajuste entre unos sectores y otros.

 

QAH: ¿Cómo valora la aparición de nuevas fuerzas políticas? ¿Considera que está en serio riesgo la estabilidad política otorgada por el bipartidismo?

DSC: Depende. En el mismo marco en el que se produce el auge de un partido cuyas ideas generan mucho nerviosismo, también se da el ascenso de otro partido que sí ha suscitado cierto entusiasmo entre las clases medias de ideas más moderados. Por lo tanto, hay un descontento que se ha canalizado por dos vías distintas: Podemos y Ciudadanos.

En cualquier caso, lo importante es que todos los políticos –pertenezcan a partidos antiguos o nuevos- respeten más la libertad de las empresas, los derechos de propiedad, a los trabajadores a la hora de no cobrarles unos impuestos excesivos y dejen de aprobar todo tipo de regulaciones que, por mucho que se hagan con buenas intenciones, a menudo solo contribuyen a entorpecer el crecimiento.

 

QAH: El desempleo sigue siendo la principal preocupación de los españoles, con especial atención al paro juvenil. ¿Cuál sería a su juicio la solución óptima al desempleo juvenil?

DSC: El grueso de los problemas de empleo que tenía España se resumían en una ausencia de flexibilidad laboral. En la medida en que la reforma laboral ha aumentado el margen de actuación de las empresas a la hora de contratar sin tantas trabas y sin tantos impedimentos, hemos visto que entre 2014 y 2015 la proyección es de un millón de empleos creados. Por lo tanto, si algo funciona después de años de fracasos, lo que hay que hacer es apostar más por esta vía.

En este sentido, hay que profundizar en la flexibilización del mercado laboral que faciliten la contratación y, por otro lado, abaratar los costes fiscales que acarrea el empleo porque un sueldo medio soporta una fiscalidad directa del 42 por ciento, lo cual es inaceptable.

 

QAH: ¿Cuáles cree que son los motivos que explican la pobre clasificación de las universidades españolas en los rankings internacionales?

DSC: La alergia que le tenemos a palabras como mérito, excelencia, competencia, exigencia nos ha costado muy caro en materia de educación. Por otro lado, la falta de ambición de nuestros reguladores, que parece que se siguen empeñando en levantar una única bandera que es la de la educación pública. Como ya dije antes, la mejor forma de potenciar la educación sería apostando por un sistema como el vigente en Suecia, que permite la libre elección de centros por parte de los padres mediante la concesión de un cheque escolar que le brinda a cada familia la oportunidad de llevar a sus hijos que deseen introduciendo así una mayor competencia y un mayor dinamismo entre los centros educativos.

 

QAH: ¿Qué papel cree que puede jugar la red en la labor divulgativa? ¿Cree que se están aprovechando bien las posibilidades de la Red para compartir y transmitir conocimiento a través de plataformas como Qué Aprendemos Hoy?

DSC: Internet es una fuente de conocimiento de un valor incalculable; genera una riqueza para nuestro capital humano –tanto los estudiantes y trabajadores de hoy como los del mañana- sin comparación. El hombre más rico de mediados del siglo pasado jamás pudo tener semejante acceso a tantos conocimientos como el ciudadano medio hoy.

Al mismo tiempo también depende del uso que le dé cada uno. Es cierto que internet, al ser una fuente de información tan diversa, otorga especial importancia a saber encontrar las fuentes de contenido adecuadas. Vuestra página es un ejemplo de cómo ayudar a que las personas sean más conscientes de la realidad en la que viven. Es, por tanto, importante que haya competencia en excelencia, independencia y rigor en este campo también para que los usuarios hagan uso de las mejores fuentes disponibles y para formar a generaciones más preparadas.

Imagen | Diego Sánchez de la Cruz

En QAH | Entrevista a Carlos Rodríguez Braun | Entrevista a Benito Arruñada

RELACIONADOS