Salud y Deporte 


Entrevista al entrenador del Real Betis, Julio Velázquez, en QuéAprendemosHoy

Pese a su juventud, Velázquez cuenta con una dilatada carrera, ya que se inició en los banquillos con tan sólo 15 años en las categorías del fútbol base vallisoletano. El 13 de junio de 2012, se anuncia su fichaje para el primer equipo del Villarreal Club de Fútbol para la temporada 2012-13, con el objetivo de volver a Primera División. El 10 de julio de 2013, fue anunciado como nuevo técnico del Real Murcia Club de Fútbol. El 16 de junio de 2014, es contratado por el Real Betis Balompié para la temporada 2014-15.

Con todas las tareas que este cargo conlleva, Julio Velázquez recibe a QuéAprendemosHoy con una sonrisa de oreja a oreja y, pidiendo perdón por el breve retraso, se pone a nuestra entera disposición para que de lugar una fructífera conversación.

QAH: En QueAprendemosHoy se plasma una filosofía de trabajo basada en acciones emprendedoras, actitudes proactivas e ideas originales. Observando su trayectoria profesional y su precocidad en los banquillos, resulta difícil no encontrar ciertas similitudes entre ambas ideologías de trabajo, tanto es así que es usted el segundo entrenador más joven de la historia del Real Betis Balompié. ¿Cuáles son los pros y los contras de emprender y proponer ideas nuevas siendo tan joven?

J. V. : Bueno, yo siempre he pensado que la edad no es un factor diferenciador para poder desarrollar tu trabajo de manera óptima. Por encima de todo está la inquietud, la capacidad y sobre todo las ganas de crecer día a día y mejorar de manera permanente. Creo que estas son las claves para que el trabajo se desarrolle de una manera coherente y óptima, lo de la edad es muy subjetivo, depende de las experiencias que hayas tenido en las diferentes fases de tu vida, la manera de aportar nuevas ideas teniendo una u otra edad es siendo tú mismo y estando por encima de esos tópicos que vienen derivados por la edad.

QAH: QueAprendemosHoy es una web de inteligencia colectiva que permite a sus lectores aprender continuamente acerca de diferentes temas. ¿Qué importancia le da usted a la formación continua en su profesión?

Julio Velázquez

Julio Velázquez

J. V. : Es algo fundamental, creo que es clave en mi profesión y en todas. En la vida el aprendizaje debe ser permanente, uno debe estar abierto a aprender de forma continua y de todos, eso es lo más importante. Dentro de ese “todos” hay que ser capaz de filtrar quien te puede aportar más o menos en función de cada momento.

QAH: ¿Qué le aporta más a su profesión, la formación o la experiencia?

J. V. : Pienso que van de la mano. En este caso no se podrían sesgar ambas cosas. Es importante la formación de forma permanente, y la experiencia hace que vayamos modificando nuestra construcción propia de forma continua en base a esas experiencias. No somos lo que hace cinco minutos, ni lo que seremos dentro de otros cinco. Esas experiencias y la manera de canalizarlas nos van construyendo de una u otra manera en lo personal y eso se transfiere a lo profesional.

QAH: En relación a esto de las experiencias, ¿Cree que es importante llegar a ser jugador profesional para acceder a los banquillos profesionales?

J. V. : Considero que no tienes por qué haber sido futbolista profesional para entrenar en un ámbito de máximo rendimiento. Es un rol totalmente diferente, aunque dependiendo del caso y de la persona,  esas experiencias pueden servirles como herramientas de ayuda para su proceso como entrenador.  Lo que  se debe tener es esa capacidad y destreza para adaptarse a diferentes vestuarios, contextos, etc.

QAH: Actualmente, los cuerpos técnicos cuentan con diferentes figuras como nutricionístas, psicólogos, preparadores físicos, el propio entrenador, ¿Considera importante este trabajo multidisciplinar para el desarrollo íntegro del equipo?

J. V. : Sí, aunque creo que la clave es adaptarte al contexto donde estás. No existen dos contextos iguales y un mismo contexto es totalmente diferente en función del momento. Es necesario saber en cada momento qué se necesita. Hay situaciones que demandan un grupo de trabajo bastante amplio, por el contrario, hay situaciones que demandan un grupo de trabajo más reducido y de máxima confianza. Cada momento demanda una manera de proceder en la que está la clave, en acertar y tomar buenas decisiones en todos los sentidos en general y en esto en particular, en saber con quién cuentas y para qué.

QAH: Una de las frases que usted pronunció en su día fue: “El sistema es una idea inicial, después de lo que se trata es de tener un estilo y una idea de juego” ¿Puede profundizar un poco más en ella?

J. V. : Yo creo que muchas veces se habla de sistemas cuando estos son simplemente unos dibujos de partida. Cuándo pita el árbitro y en el transcurso de los noventa minutos, cada equipo emplea muchísimos sistemas diferentes. Opino que por encima de ellos está la idea base, que es lo que pretendes hacer en cada fase del juego, en las diferentes transiciones y a partir de ahí, obviamente manejar las diferentes estructuras que buscas en el equipo en las diferentes fases, teniendo siempre un equilibrio y una disposición racional.

QAH: Metiéndonos un poco en conceptos técnicos, sabemos que actualmente está muy de moda el trabajo integrado dentro del entrenamiento, ¿A qué le da usted más prioridad a la técnica, a la táctica o a la preparación física? ¿qué considera más importante?

J. V. : Yo no soy partidario ni de una cosa ni de la otra, soy participe de adaptarme de forma permanente a cada situación. Más que trabajar de manera integrada, trabajamos en base a un modelo de juego establecido desde un primer momento en pretemporada en función de lo que es la constitución de la plantilla. Un modelo de juego no tiene sentido estructurarlo sin tener en cuenta lo más importante, que son las capacidades de los jugadores que tienes, éstas son las que marcan las directrices dentro del modelo de juego a trabajar. Buscamos trabajar de manera específica, por puestos, con reglas de provocación que tengan una transferencia directa en cada posición a la competición real.

QAH: Ahondando algo más en el tema del entrenamiento, ¿Es partidario de considerar la fuerza como cualidad física principal a trabajar para un mejor rendimiento en fútbol?

J. V. : Creo que hay que trabajar el todo. Pienso que es una cualidad fundamental, pero a mí me gusta más hablar de aspectos futbolísticos buscando los trabajos específicos de manera permanente y sobre todo, trabajando el modelo de juego se puede llegar a un nivel óptimo en el plano condicional, lo que quiere decir trabajar situaciones de fuerza, resistencia, velocidad, etc. Trabajando lo futbolístico con las intensidades emocionales y físicas adecuadas se puede conseguir llegar al nivel óptimo en todos los planos.

QAH: Pasándonos al ámbito de las relaciones, ¿Cómo cree que debe ser la relación entrenador-jugador y viceversa para que haya un ambiente óptimo de trabajo?

J. V. : Normal, lo definiría como normal. A partir de esa normalidad no hay dos momentos iguales en el sentido de que a un mismo jugador la manera de llegarle no es la misma durante toda una temporada. Hay que tener en cuenta las connotaciones de cada momento, si está jugando o no, si hay problemas personales fuera del campo, etc. Creo que la clave está en la capacidad de adaptación de cada momento y en llegar al jugador. Para ello tienes que identificar qué es lo que demanda y necesita el jugador en cada situación. No hay unos parámetros fijos para cada jugador, sino ser normal y que el jugador crea en ti es lo fundamental.

QAH: En un fútbol donde se mueve mucho dinero y en el que se pagan barbaridades por fichajes, ¿Qué importancia le da a la cantera?

J. V. : Le doy una importancia vital. Pienso que en las categorías inferiores toma importancia el proceso, trabajo, etc. para que esos jugadores que salen al fútbol profesional tengan unos conceptos adecuados, ya que al final son los jugadores que luego habitan en el fútbol de élite. La clave es que el proceso tenga coherencia, que las capacidades sean las adecuadas y lo más importante es elegir los momentos para poner al jugador. Muchas veces es importante ese último paso de no poner por poner, sino poner cuando el jugador está en condiciones de aportar rendimiento al futbol profesional. Muchas veces el jugador no está formado emocionalmente al 100% y en ese pasito hay que tener mucho cuidado.

QAH: Cambiando un poco de tercio, y hablando sobre grandes citas de personajes históricos del fútbol, una que nos gusta mucho es una de Jorge Valdano y es la siguiente: “Soy de la idea de que un equipo es un estado de ánimo”. ¿Qué opinión tiene acerca de ella?

El entrenador del Real Betis, Julio Velázquez, apoyando el proyecto QAH

El entrenador del Real Betis, Julio Velázquez, apoyando el proyecto QAH

 

J. V. : Estoy totalmente de acuerdo. Al final hay muchos más factores, pero por encima de eso que hablábamos antes sobre lo físico, lo técnico, lo táctico, etc. para mí es fundamental el estado emocional y no sólo en el fútbol, sino en todo en la vida. El aspecto emocional tiene una importancia brutal y lo intento transferir a lo que es mi dinámica de entrenamiento diaria. Somos humanos y si la cabeza está bien hay una transferencia directa a lo que desarrolles, bien sea fútbol, poner ladrillos o hacer pan. En nuestro equipo le damos mucha importancia para trabajar en un buen estado emocional al feedback directo con el jugador, con el personal del cuerpo técnico, etc. Es muy importante el diálogo y el convencer a través de la palabra, aunque también hay técnicas desarrolladas para intentar llegar a diferentes estados emocionales.

QAH: En todos los ámbitos los sistemas tecnológicos están cada vez más presentes, caso de GPS, acelerómetros, sistemas de grabación y montaje de vídeos, etc. ¿Es partidario del uso de todos estos medios? Sí es así, ¿Puede explicarnos brevemente como lo utiliza en el Betis?

J. V. : Soy partidario como herramienta de ayuda, no como elemento más importante. Para mí lo fundamental es lo futbolístico y busco que las herramientas que ayuden realmente lo hagan y no distorsionen la realidad del juego. A nivel audiovisual y videográfico, sí que me gusta analizar el rendimiento propio tanto en competición como en entrenamiento y obviamente analizar al equipo rival porque es muy importante. En cualquier categoría te enfrentas a un rival con una manera de proceder u otra, y creo que priorizando en lo que eres tú, hay que tener en cuenta virtudes y defectos del rival. Situaciones que se alejan más de lo futbolístico no me gusta utilizarlas en exceso, como el caso de GPS y todas esas cosas, aunque hay momentos, situaciones y jugadores en las que creemos que es necesario y la aplicamos.

QAH: El trabajo de un entrenador no consiste únicamente en ir a entrenar y a los partidos. Hay mucho más por detrás de esa labor, ¿Podría explicarnos un poco en qué consiste todo eso que no se ve?

J. V. : Lo fundamental es estar centrado en tu equipo, ya que si es así el rendimiento será mejor. Obviamente un entrenador de un equipo profesional también tiene que estar pendiente de todo lo que lo rodea. Hay situaciones de patrocinadores, diferentes actos y eventos en los que tienes que tener presencia, temas de medios de comunicación, agentes de jugadores, etc. Son situaciones que rodean al fútbol profesional que al final no se pueden obviar. Es importante tanto lo meramente futbolístico como ese “otro fútbol”, que al final va implícito con lo que es la esencia del juego. Hay que intentar como máximo responsable del grupo ser capaz un poco de gestionarlo todo.

 

Imagen| JulioVelázquezBetis

En QAH| Entrevista a Eduard Punset en Qué Aprendemos Hoy¿Cómo toman decisiones los entrenadores deportivos?¿Cómo utilizan la tecnología los equipos profesionales de fútbol?

 

RELACIONADOS