Jurídico 


Entrevista a Manuel Ruiz de Lara, sobre las cláusulas suelo: “lo que no llega por parte del legislador, lo hace por el poder judicial”

Manuel Ruiz de Lara (Madrid, 1979) es Juez y Magistrado, de oficio y de vocación. Empezó su carrera en Marchena, donde llegó a ser Juez Decano. Fue nombrado Magistrado del Juzgado Mercantil nº 5 de Barcelona y actualmente ocupa la plaza de Magistrado del único juzgado de lo Mercantil de Cádiz, aunque confiesa que volverá pronto a la ciudad condal. Tiene Twitter y escribe en blogs, pero saltó a la escena mediática por una cuestión prejudicial planteada frente a una cláusula de intereses abusivos. Me da su teléfono y me dice es un honor hacer la entrevista para QAH. Porque además de ser un buen jurista, también es humilde.

MANUEL-RUIZ-DE-LARA1

Manuel Ruiz de Lara

Se define como idealista y como firme defensor de la independencia judicial porque sabe que sin separación de poderes, no hay democracia.

En el WhatsApp tiene una foto de los torneos de debate en los que ha participado para promocionar la oratoria entre jóvenes universitarios y, como estado, un poema de Bertolt Brecht “Hay hombres que luchan un día y son  buenos.  Otros luchan años y son mejores. Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles“.

Entrevista

Pregunta: Me gusta comenzar las entrevistas preguntando por los orígenes: ¿por qué decidió estudiar derecho?

Manuel Ruiz de Lara: En realidad empecé la universidad en empresariales el primer año y después simultaneé la carrera de derecho el segundo año. Pero vamos, yo no tenía una vocación jurídica, fue quizás en quinto de carrera cuando descubrí que con mi profesión podía cambiar las cosas, que podía influir en la vida de la gente, en una pequeña parte de la realidad. Y la verdad que judicatura me pareció la opción más idónea para eso, porque, a pesar de la carencia de medios, y de dificultades en otros sentidos, es una profesión que te da posibilidad a cambiar una parte de la realidad cuando dictas una sentencia o cuando tomas una declaración. Descubrí mi vocación en quinto de derecho, a raíz de que conocí a mi preparador, un fiscal de la Audiencia Provincial de Córdoba, que fue el que me entusiasmó a opositar a judicatura.

P: Ha sido Juez en Marchena, luego le nombraron Magistrado en Barcelona y ahora mismo es juez en Cádiz, ¿cómo condiciona la realidad jurídica de cada uno de estos juzgados y de cada uno de estos entornos jurídicos a la labor judicial?

MRL: Efectivamente, mi primer destino fue en Marchena y allí el problema fundamental es que había una carencia de medios materiales y personales tremenda: las instalaciones eran bastante desastrosas. Esta carencia determinaba mucho la rapidez en la tramitación de los casos, ya que al fin y al cabo, si no le llegan al juez los asuntos, la resolución siempre llega más tarde. En Cataluña, sin embargo, sí noté una diferencia abismal: al menos en Barcelona, que es donde yo he estado. Además, en los juzgados de lo Mercantil el volumen de trabajo es alto… se necesitarían quizás más jugados de lo Mercantil.

En Cádiz, pues igual que en Marchena, la verdad. Es un Juzgado para toda la provincia que está colapsado y bueno, no se ha creado todavía un segundo juzgado, que sería necesario. En cualquier caso mi estancia en Cádiz es transitoria porque seguramente volveré a Barcelona en breve, al Mercantil nº 10. Donde mejor funcionan, en cuanto a la relación de medios materiales y personales y volumen de trabajo seguramente sea en el País Vasco.

P: ¿Diría que la carencia de medios es uno de los principales problemas de sistema judicial?

MRL: Hombre es uno de los principales problemas, desde luego. Yo siempre digo que la justicia tardía, al final no es justicia. Pero bueno, hay otros problemas más graves.

La reforma que se ha hecho en la presente legislatura, sobre todo en lo referente al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha procurado una injerencia política en nuestro órgano de gobierno, que al fin y al cabo es el que tiene las competencias disciplinarias sobre nosotros. Y decide los nombramientos y, por tanto, condiciona la independencia judicial. Se hizo una reforma para que los vocales del Consejo fuesen elegidos por los partidos políticos, se convirtió aquello en un intercambio de cromos, en función de la afinidad política. La elección del presidente ya estaba predeterminada, puesto que correspondía a un alto cargo del gobierno anterior del Partido Popular. Contra esto yo he sido muy beligerante: la reforma del Consejo fue una farsa. Se buscaba nombrar a vocales afines a los partidos políticos de turno. La mayoría de los miembros de la carrera judicial lo consideramos como una injerencia política.

P: A propósito de la independencia del poder judicial, da la sensación de que ahora mismo es un tema en boga entre la clase política. Todos los partidos parecen llevarlo en su programa, ¿cree que hay un cambio en la percepción ciudadana a raíz de los casos de corrupción y ahora se ve como uno de los valores más importantes?

MRL: Pues yo creo que siempre lo ha sido. La independencia judicial es la pieza clave de una democracia y de un Estado de derecho, porque claro, si el Juez que lleva un caso de corrupción va a estar pensando que quiere ser vocal del CGPJ y que al fin y al cabo para ser vocal tiene que ser nombrado por un partido político y le toca un caso de corrupción que puede afectar a un partido político, se puede ver en la tentación de interpretar, o de investigar por un sitio, o de dictar una resolución favorable o desfavorable. Tampoco creo que esta sea una situación que se produzca habitualmente, pero somos 5.000 en la carrera judicial y si el sistema abre esa puerta le da la posibilidad que con que haya un juez que quiera hacer carrera política, ya estamos corrompiendo el sistema.

En cuanto al cambio, yo me lo quiero creer, lo que pasa es que el Partido Popular, en las últimas elecciones, que ganó con mayoría absoluta, ya llevaba en el programa una propuesta para que los vocales del CGPJ fueran elegidos por y entre los jueces, que era lo que recomendaba el Tribunal Constitucional. Después traicionaron su palabra, en concreto el Ministro Gallardón se desdijo, y al final la elección fue realizada por los partidos políticos con una farsa consensuada y no un consenso político como se dice. Y bueno, ahora sé que hay propuestas de regeneración, Ciudadanos sé que lleva en su programa, como una de las medidas, la elección por los jueces, pero bueno… me lo quiero creer. Espero que en la próxima legislatura cambie la situación, aunque sea a fuerza de cambiar el arco parlamentario.

P: A veces los jueces que utilizan redes sociales como Twitter o que escriben en blogs en internet, comentan que reciben reproches por parte de sus compañeros, puesto que al Juez se le debe presuponer una independencia y una apariencia de la misma por lo que su opinión solo puede verse reflejada en las sentencias. ¿Qué opinión tiene de esto? ¿Cree que el hecho de utilizar redes sociales puede afectar a la independencia judicial y a la imagen de los jueces negativamente o cree que acerca la justicia al ciudadano?

MRL: Hombre, depende sobre todo de cómo se utilice y sobre qué se hable. Yo, por ejemplo, no hago comentarios sobre asuntos que esté llevando o sobre resoluciones jurisprudenciales que yo vaya a dictar, porque entiendo que tenemos que mantener la imparcialidad, pero también la apariencia de imparcialidad: no sería lógico que yo me posicionase sobre un determinado caso o manifieste una opinión favorable a una parte antes de que llegue al juicio. Tampoco soy partidario de publicar resoluciones que haya dictado a través de Twitter. No creo que tenga mayor influencia.

Sin embargo sí que mantengo una postura activa en redes sociales en materia de política judicial y creo que eso no condiciona mi independencia porque las resoluciones que dicto se refieren a la materia mercantil. Porque además creo que el juez no hace solo una labor jurisdiccional, sino también de política judicial. Sobre todo en lo que se refiere a independencia del poder judicial. En este sentido creo que el uso de las redes sociales es conveniente para acercar a la ciudadanía la labor judicial y que esta no tenga la sensación de que el juez está en una Atalaya, ajeno a al realidad ciudadana.

P: Cambiando de tema, usted saltó a la fama a raíz de la elevación de una cuestión prejudicial al TJUE en relación con los intereses de demora y las cláusulas suelo. ¿Qué impacto cree que ha tenido la sentencia? ¿Cree que ha tenido el mismo impacto jurídico-social que mediático?

MRL: Creo que sí, la verdad que sí, aunque el impacto social no se deriva sólo de la cuestión prejudicial que yo planteo, sino que muchos compañeros míos, también han presentado cuestiones prejudiciales que han permitido avanzar en este sentido.

manuel-ruiz-delara--644x362

Manuel Ruiz de Lara en su despacho en el Juzgado de Cádiz

La cuestión prejudicial que yo planteo al TJUE es en relación a intereses de demora. En concreto, preguntaba  si había que cobrar parte de esos intereses o si el juez podría declarar la cláusula nula en caso de que la considerase abusiva. El TJUE permitió que el Juez pudiera declararla abusiva. Si esto se multiplica por el número de ejecuciones hipotecarias que hay en toda España se llega a la conclusión de que la resolución tiene un impacto bastante grande en la economía, porque a partir de esa resolución del TJUE, ningún consumidor que tenga una cláusula de interés de demora abusivo tendrá que pagar ninguna cantidad.

Anteriormente los jueces tenían la capacidad de moderar y los intereses abusivos se rebajaban de manera que el banco cobraba parte de esos intereses de demora abusivos aunque a un tipo menor. Y bueno, yo planteé la cuestión prejudicial precisamente por estas cosas del legislador, que promulga una ley de protección (concretamente el ex Ministro Gallardón dijo que, promulgaba una ley de protección del deudor hipotecario) y en realidad como la ley trataba de minorar los efectos de la sentencia del TJUE, se convirtió en la Ley de desprotección del deudor hipotecario.

Creo que es bueno que la ciudadanía perciba que lo que no llega por parte del legislador, a veces por presiones de lobbies financieros, sí tiene la garantía de que llega por otro lado, ya que en el poder judicial se vela y se salvaguardan sus derechos incluso acudiendo a instancias europeas. Para eso también es fundamental, evidentemente, la independencia del poder judicial.

P: Da la sensación a veces de que el TJUE está siendo más vanguardista o más innovador que los tribunales nacionales, incluso, en ocasiones parece que está supliendo al gobierno y al poder legislativo en la adaptación de las Directivas de protección de los consumidores. Por otra parte, es un hecho que la edad media de los jueces del TJUE es sustancialmente inferior a la de los jueces de los tribunales nacionales, ¿cree que hay un sesgo generacional?

MRL: Pues sí, en parte sí que es así. Efectivamente, como el legislador nacional se ha dedicado a no proteger al consumidor, hay una directiva desde el año 1993 que nunca se adaptó a la legislación española hasta la sentencia que resuelve la cuestión prejudicial que plantea mi compañero Fernández Seijo.

El TJUE se ha convertido en la práctica en el legislador en materia de protección del consumidor en España, a golpe de cuestión prejudicial. El legislador se ha visto obligado a ir modificando la Ley. En cuanto a los tribunales, es cierto que por parte de órganos unipersonales, incluso de alguna Audiencia Provincial, se han planteado cuestiones prejudiciales ante el TJUE. Quizás los magistrados más antiguos han tenido la comodidad o la tendencia a aplicar la literalidad de la Ley, y no a plantearse si esta ley nacional iba en contra de la jurisprudencia comunitaria y las directivas comunitarias europea, que es igualmente imperativa. Y yo creo que el Juez debe tener una visión global del ordenamiento jurídico. No solo es la ley que sale del Congreso, sino también las directivas que se dictan en el ámbito de la Unión Europea, que para eso estamos en la Unión Europea. Pero bueno, va cambiando, en el TS se dictó esta sentencia famosa de las cláusulas suelo, que obligaba a devolver parte de cantidades que se habían cobrado, otra parte no; y ahora precisamente parece que la resolución del TJUE viene a dar otro golpe al TS diciendo que cuando la cláusula es nula tiene que devolver la entidad bancaria todas las cantidades que haya cobrado, no solo una parte. Yo creo que además es una cuestión de que estamos dentro de la UE y debemos entrar en un círculo constante de modificaciones legislativas impuestas por el TJUE.

P: Nuestro blog lo leen muchos estudiantes y jóvenes abogados. Me gustaría que nos contara qué es el Consejo de Debate del Poder Judicial y lo que puede suponer la formación en oratoria para un joven universitario.

MRL: El Consejo de Debate del Poder Judicial es un órgano que hemos creado recientemente y que está formado por Magistrados y por universitarios.

En primer lugar reproduce lo que sería un CGPJ absolutamente independiente, elegido por jueces y magistrados, tiene ese sentido simbólico. En segundo lugar, se dedica a organizar la liga de debates judiciales que finaliza en una copa máster que se celebra en la UE, donde se eligen a los 16 mejores de esa liga universitaria y de ahí al mejor jurista universitario del año. El año pasado resultó ganadora una alumna de la Complutense, Dª Ana María Fúnez, que es la actual presidenta.

Y en cuanto a la incidencia que tiene la formación en debate, yo creo que debería haber una asignatura obligatoria de debate en todas las facultades de derecho. Porque no solo es el conocimiento jurídico que uno tenga, sino el saber exponerlo, explicarlo y convencer al tribunal. Animo a todos los universitarios que puedan a participar en esta liga de debate judicial; que además tienen el premio de ir a gastos pagados a la Unión Europea y que además tiene un jurado prestigioso, este año estuvo gente como Adolfo Suarez, Pedro J. Ramírez o Manuela Carmena. Además les animo porque el debate les va a servir para todas las facetas, tanto si quieres opositar como si quieres enfrentarte a una entrevista de trabajo. Me parece una cuestión esencial.

P: Por último, queríamos preguntarle qué consejo, a parte de formarse en oratoria, le daría a un joven universitario o un abogado que esté intentando entrar en el mercado laboral.

MRL: Mi consejo principal es que procuren conseguir la máxima formación, que no lo reduzcan a presentarse a los exámenes sino que aprovechen otras actividades, como las sociedades de debate u otras actividades que puedan realizar y puedan enriquecerlos.

Y, sobre todo, a la hora de entrar en el mundo laboral, el consejo que les daría es que sean idealistas, que no busquen solo un trabajo que económicamente les aporte dinero, sino que traten de buscar algún medio con el que ilusionarse, con el que cambiar la realidad, con el que realizar esos pequeños sueños que uno pueda tener, que no se ponga como criterio fundamental el mayor o menor nivel de ingresos económicos.

Es la filosofía que yo mantengo en la vida y por eso decidí opositar a judicatura. Sé que en determinados despachos de abogados se gana bastante más, pero yo creo que hay que tener esa visión, enriquecerse sobre todo de conocimientos y habilidades como la oratoria y tener una visión de cambiar y contribuir a la sociedad desde el trabajo que uno tenga. Y, bueno, lo demás llegará seguro: la estabilidad laboral, los mayores ingresos económicos, etc. Pero al fin y al cabo se trata de poner pasión en el trabajo que haces.

El derecho es una de las profesiones mas bonitas que hay, ya sea como Juez, Abogado o Fiscal. Sobre todo porque es un instrumento que te va a permitir cambiar las cosas con las que no estás de acuerdo. No se debe concebir la sujeción al impero de la ley automática, de manera que yo sea un mero transcriptor o una máquina que reproduce lo que dice la ley, sino que el hecho de aumentar el conocimiento jurídico te puede llevar a tomar acciones como solicitar el planteamiento de cuestiones prejudiciales. Desde un pequeño despacho de abogados o un pequeño juzgado se puede cambiar una legislación que viene impuesta, incluso por mayoría absoluta del Congreso y del Senado para proteger situaciones que, a veces, están desprotegidas.

Imagen| perfil, despacho

Más información| Sentencia TJUE 21 de enero de 2015

Entrevista realizada por Jesús Tallos del Río, QAH

RELACIONADOS