Blog, Entrevistas 


Entrevista a Fernando Gomá, notario y presidente de honor de QAH: “Estar dispuesto siempre a aprender es signo de inteligencia”

Fernando GomáHoy tenemos el honor de entrevistar a Don Fernando Gomá, nuestro presidente de honor y al que os presnetamos a continuación aunque gran parte de nuestros lectores ya conocéis por sus artículos en QAH. Fernando, es notario desde el año 1991, actualmente con plaza en Cebreros (Avila). Ha trabajado en el Consejo General del Notariado como su Delegado de Informática y miembro de la Comisión de Control de Sistemas de Información (2000-2006).

Ha pertenecido al patronato de la fundación FESTE para la seguridad en las telecomunicaciones y ha sido secretario del Observatorio del Notariado para la Sociedad de la Información desde su fundación hasta el año 2006.

Ha publicado artículos y trabajos relativos al documento electrónico y nuevas tecnologías en general, y a otras materias civiles y notariales en todas las revistas del notariado (Revista Jurídica del Notariado, El Notario del siglo XXI, Boletín de Granada, El Notario revista de Cataluña, y en Escritura Pública) así como en la web www.notariosyregistradores.com y en otras publicaciones como ABC o Expansión.

Ha impartido conferencias (la última ya os la recomdamos) y mesas redondas en diversas instituciones como la Universidad Menéndez Pelayo o la Complutense y en los cursos de formación del CGPJ, uno de los cuales lo codirigió; ha sido profesor en un Máster para abogados en el Consejo General del Notariado y en el Instituto de Empresa, entre otros.

Además, es uno de los 5 editores del magnífico blog sobre la actualidad jurídica y política española ¿Hay Derecho?, del que tanto aprendemos desde QAH, .

Una salida posible tras terminar la carrera de Derecho es lo que se conoce como “hacer oposiciones”. Tú las hiciste ¿qué puedes decirnos sobre ellas?

El acceso a determinadas profesiones relacionadas con el servicio público de alto nivel, como jueces, fiscales, notarios, registradores o abogados del Estado, está efectivamente condicionado a aprobar unos exámenes muy exigentes y que requieren emplear todas tus energías durante varios años, las oposiciones.

Para empezar a estudiarlas hay que tomar antes dos decisiones importantes: la primera el estar dispuesto a implicarte a fondo en ellas, tan a fondo que casi todo lo demás queda en un segundo plano. Y la segunda y aún más importante, la elección de la profesión que quieres desempeñar, porque en absoluto son iguales unas y otras. Recomiendo hablar con profesionales antes de optar, para conocer de primera mano en qué consiste de verdad, en la vida real, el ejercicio de una profesión que nos va a exigir tanto esfuerzo el entrar en ella.

El Derecho forma parte de la vida diaria de todos los ciudadanos, pero, salvo los juristas, los demás tienen un desconocimiento hasta de los conceptos más básicos ¿Por qué y cómo solucionarlo?

Es completamente cierto ese desconocimiento, y creo que la razón es muy sencilla: porque no se estudia en el periodo escolar, algo que siempre me ha parecido extremadamente sorprendente. En los colegios e institutos se estudia quién fue Felipe II,  cuál es el área de un círculo, qué escribió Galdós o el funcionamiento de la fotosíntesis, por ejemplo, conocimientos interesantes pero mucho menos prácticos que otros: qué es una hipoteca, cuáles son los impuestos básicos en una compraventa, cómo funciona una comunidad de propietarios, cómo crear una SL, qué recursos puedo interponer ante un acto administrativo perjudicial, cómo arrendar un inmueble, etc.

He defendido la necesidad de que en los cursos de bachillerato se implante una asignatura que se llamara algo así como “derecho práctico para la vida diaria” en la que se estudien éstas y otras cuestiones. No saber derecho básico es tan absurdo y tan limitador como no saberse bien la tabla de multiplicar.

Eres uno de los cinco editores del blog jurídico ¿Hay Derecho?, cuya notoriedad e influencia nos consta que es muy grande en España. ¿Cuáles son sus objetivos?

En pocas palabras: defender y reforzar el Estado de Derecho en España. La existencia de un Estado de Derecho es requisito imprescindible para que haya una verdadera democracia, puesto que supone que todos estemos sujetos al imperio de la ley, a unas normas que limitan nuestra libertad en beneficio de la de los demás, pero que al mismo tiempo aseguran el ejercicio de nuestra propia libertad. Es una institución extraordinaria, uno de las realizaciones humanas más notables de todos los tiempos, pero es muy frágil y está sujeta siempre a presiones para desgastarla o disminuirla. No es un regalo definitivo y la sociedad ha de estar vigilante y activa para apoyarla.

“¿Hay Derecho?” es exactamente eso: un blog en el que cada día examinamos un aspecto de la realidad jurídica y política de España, de manera crítica con el poder, que necesita esa crítica razonada, matizada y sólida para evitar excesos. Y lo hacemos por un sentido cívico, porque estamos en la obligación de mejorar la sociedad en la que vivimos, y no solamente porque es el futuro de nuestros hijos, como se suele decir, sino también porque es, aquí y ahora, nuestro presente.

Eres también el presidente de honor de esta plataforma, Qué Aprendemos Hoy. No puedes dejar de decir algo de ella.

Por supuesto, y con mucho gusto.  Dice Toni Nadal, entrenador de Rafa Nadal -y al que tengo una gran admiración por la forma en la que le ha educado en el tenis y en la vida- que estar dispuesto siempre a aprender es signo de inteligencia, porque significa saber reconocer una realidad como es que hay personas mejores y más sabias que tú. El nombre mismo de este proyecto es, por tanto, de una inteligencia cotidiana, porque te pone en predisposición de recibir una enseñanza hoy, mañana y todos los días. Al mismo tiempo supone el esfuerzo de muchas personas, esencialmente jóvenes, por crear una plataforma educativa, que no busca ni remuneración económica ni de otro tipo, sino que es un esfuerzo generoso y para los demás. En definitiva, es un ejemplo para cualquiera que la visite.

¿Recomendarías por tanto que los jóvenes colaboraran en ella, escribiendo y compartiendo lo que saben?

Obviamente sí. Es algo beneficioso en un doble sentido: en primer lugar, lógicamente, porque compartes lo que has aprendido y haces algo para los demás, con lo que de trabajo solidario tiene esa actividad. Pero también porque esto ha de llevar al que escribe a elevar su nivel de autoexigencia, a esforzarse por profundizar, por estudiar, por hacer comprensible lo que sabe a los efectos de que sea de utilidad a los lectores. Este segundo efecto no se da tan nítidamente si por ejemplo escribes en tu blog personal.

Muchos jóvenes tienen proyectos, ideas, quieren emprender, pero no saben a quién acudir o cómo empezar ¿Alguna idea?

Hay personas mucho más expertas en estas cuestiones, pero sí puedo aportar una idea que creo que puede resultar enormemente útil para cualquier joven con inquietudes, sean cuales sean: hay muchísimas más personas de las que se puedan imaginar dispuestas a echar una mano, a decir sí, a implicarse de alguna manera, a colaborar. Me refiero a personas ya instaladas, con puestos importantes o profesionalmente muy asentadas.

Hay que llamar a muchas puertas, incluidas las de personas que podamos creer que no nos van a hacer ningún caso; el que tenga ideas probablemente se va a sorprender de hasta qué punto las puertas se abren con mucha más facilidad de la que pudiera pensar.  Animo a que no se deje de probar ninguna posibilidad.

Eso ha sido así probablemente siempre, pero ahora, con la crisis brutal que estamos padeciendo, todos sentimos una cierta impotencia, una sensación de que no podemos hacer nada, de modo que es natural que estemos aún más dispuestos a ayudar a los demás, a sentirnos útiles, a dar lo que podamos para intentar, entre todos, volver a  levantarnos cuanto antes.

RELACIONADOS