Blog, Entrevistas 


Fernando Aguilar Vijande: embajador del mes

Fernando Aguilar es un joven abogado que saltó del sector de las inversiones inmobiliarias en el mercado de oficinas de Madrid, Fernando Aguilar Vijandedonde trabajaba como bróker en Aguirre Newman, para formarse en el ejercicio puro de la abogacía.  Actualmente trabaja para la firma de abogados Larios Tres Legal, S.L.P y está especializado en derecho procesal y litigación.

Hiperactivo e inquieto, obsesionado con saciar su sed de conocimiento sobre ámbitos tan diversos y desligados entre sí como la historia, la física, el mundo del arte,  la psicología o la economía.

Es socio fundador del Círculo Vitruvio Hominem Renatum de Madrid, y cofundador de Harper´s Shield, el sistema gratuito de cooperación entre despachos de abogados en España y Portugal. En sus ratos libres se dedica a estudiar sueco, viajar, y correr maratones. Apasionado por los trajes a medida y las ensaladas de limón. Sus deportes favoritos son el Kite-Surf, el snowboard y el boxeo; y lo que más le gusta de su profesión es llevar asuntos Pro-Bono (juicios civiles ayudando a ciudadanos sin medios económicos que están en apuros).

  • Cuéntanos, ¿cómo empezaste a colaborar con QAH?

Pues la verdad es que llevo leyendo QAH cada mañana con el desayuno desde hace tanto tiempo, que ni recuerdo cuándo y cómo lo descubrí.

Solo recuerdo que, un día, en uno de los descansos entre sesiones en la Escuela de Negocios del CEU, leí un artículo muy bueno de la sección de economía y empresa, y vi que venía firmado por Fernando Ariza, un antiguo amigo mío de la Universidad. Lo llamé para felicitarle, y no podía creérmelo cuando me comentó que el fundador de la plataforma era Chema González-Garilleti, mi íntimo amigo de la infancia y vecino de la Sierra. Me puse en contacto con él y me animó, no solo a que escribiera como redactor en la sección de jurídico, sino también a aportar mis enlaces y contactos tanto en las Redes, como dentro del ICAMadrid, asumiendo el cargo de Responsable de Comunicación. Ahí empezó todo.

  • ¿Y cómo ha sido tu trayectoria en QAH?

Pues al principio tienes un poco de miedo. Esa responsabilidad de escribir algo que va a ser difundido en Red y que probablemente leerán compañeros y profesionales del sector me asustaba bastante. Era una especie de sensación de vértigo al principio, pero te acaba enganchando. Resulta súper constructivo cuando los lectores interactúan dejando comentarios y dando su “feedback” personal y profesional. Creo que animarse a escribir en QAH, es la mejor decisión que cualquier persona con inquietudes puede tomar. Como Abogado te ayuda a “mantenerte en forma”, y te obliga a estudiar y a manejar temas de interés común en todos los sectores que en muchas ocasiones luego resultan súper útiles para aplicarlos a casos reales del despacho.

  • ¿Qué es para ti ser parte de QAH?

Para mí es todo un orgullo formar parte de una comunidad de jóvenes y de profesionales de tan alto nivel, que aportan todo su valor añadido de manera totalmente desinteresada para mejorar y mantener actualizada nuestra sociedad desde todos los rincones del del mundo (ya que he comprobado que QAH cuenta con miembros en todos los continentes en la actualidad).

  • ¿Qué fue lo primero que pensaste de la Comunidad?

Recuerdo que entre los compañeros de Madrid, la comunidad QAH era algo muy nuevo, pero que venía haciendo mucho ruido desde distintas partes del país. Era vista como un extraño movimiento revolucionario que se autodenominaba “crowdlearning”, formado por esa mezcla tan interesante entre jóvenes inquietos y frustrados por la calidad y la percepción que sobre ellos se tenía en aquel momento fuera de España y que buscaban un cambio radical sobre su propio entorno; junto a profesionales de experiencia y de altísimo nivel que los secundaban, todo ello envuelto en un aroma Sevillano que a todo el mundo enganchaba rápidamente.

  • ¿Y qué piensas ahora?

Que es muchísimo más que eso. Ahora veo que ha sido el comienzo de un auténtico cambio de paradigma, de un ciclo y de toda una generación. Creo que QAH es hoy día la máxima representación del conocimiento libre en España. Es una herramienta en constante actualización, que permite a ciudadanos de cualquier origen o clase social, armarse con habilidades y conocimientos para formarse y mejorar profesionalmente al margen del sistema educativo preestablecido por nuestros antepasados. Hoy día todo el conocimiento está en la Red. No hay excusas. Si no sabes es poque no tienes interés… y la plataforma QAH así lo demuestra.

  • ¿Cuáles crees que son las grandes virtudes de QAH?

Creo que las principales virtudes de QAH han sido saber gestionar, organizar y, sobre todo, mantener la inspiración y la motivación de todos sus miembros. Miembros que colaboran día a día y mes a mes, aportando su tiempo y esfuerzo de manera totalmente desinteresada. Miembros que han sabido entender un proyecto común y lo han asumido como propio, formando parte activa de esta gran comunidad.

  • Si tuvieras que quedarte con una experiencia relacionada con QAH, ¿con cuál te quedarías?

Me encantó el último encuentro anual de redactores y editores que celebraron hace poco en Madrid. Había faltado a los encuentros anteriores, y me hizo muchísima ilusión poder conocer y contrastar experiencias e impresiones con el resto de compañeros y ponerles cara al fin.

  • ¿Qué te ha aportado personalmente QAH?

Por un lado multitud de conocimiento. Lo bueno de QAH es que son artículos muy interesantes, rápidos y fáciles de leer. Puedes elegir sobre todo tipo de temas, Historia, cultura y sociedad, reflexiones y coaching, economía y empresa, salud y deporte, tecnología y trucos informáticos súper útiles… !incluso moda! La variedad y la calidad de los artículos de mis compañeros es impresionante. Nunca deja de sorprenderte y es altamente adictivo.

Y por otro lado, me ha dado la oportunidad de conocer a grandes profesionales y mejores personas.

  • ¿Y profesionalmente?

Profesionalmente es una herramienta diaria de trabajo. Es fuente obligada de consulta, y como redactor, te obliga a mantener la disciplina mínima necesaria para, en la medida de lo posible, cumplir con los plazos de publicaciones a los que te has comprometido, y a la vez también te obliga a elegir un tema de interés objeto de estudio y difusión que, como comentaba, terminas utilizando sobre asuntos de clientes reales.

  • ¿Cómo ves el futuro del proyecto?

QAH tiene un recorrido ilimitado, y por lo que hemos visto, el movimiento ya es imparable. Desde su creación no ha hecho más que mejorar. El simple hecho de que exista la versión en inglés “We Learn Today.com”, es solo una pequeña muestra sobre su rápida capacidad de expansión global. No me extrañaría nada que viéramos en breves la versión china o nipona adaptada a nuestros compañeros asiáticos.

  • Por último, ¿qué le dirías a alguien que se esté pensando ser parte de QAH?

Que dé el salto y tome la iniciativa de contactar con nosotros. Que no se lo piense más, nunca se arrepentirá y se sorprenderá al descubrir habilidades sobre sí mismo que nunca imaginaría que tuviese. Conocerá a gente con una energía diferente, que lo va a acompañar a lo largo de toda su trayectoria profesional y personal y a la que jamás olvidará.

RELACIONADOS