Historia 


Entre fenicios y púnicos (II): los cambios en el Mediterráneo

La situación en la península Ibérica fue cambiando tras la crisis tartésica, aunque no por ello hemos de obviar el hecho de que Tiro incrementara su interés por sus redes comerciales en Oriente durante el siglo VII a. C., a partir del colapso del imperio asirio, que facilitó la movilidad en aquellas zonas, lo cual hizo que a finales de dicho siglo la expansión comercial de la fenicia ciudad de Tiro se dirigiera hacia Arabia y Anatolia mientras que el comercio occidental perdía relevancia, algo que nos parece lógico: es comprensible que visto el nuevo panorama que se estrenaba en el Mediterráneo no mereciese tanto la pena arriesgarse en navegaciones al otro lado del mundo conocido cuando los mismos productos podían encontrarse mucho más cerca, corriendo así menos riesgos. Ya en el Antiguo Testamento, en el pasaje donde el profeta Ezequiel relata la caída de Tiro, menciona también todos los lugares con los que dicha ciudad habría llevado a cabo sus transacciones comerciales; las áreas que aparecen como las de mayor relación comercial son, lógicamente, las más próximas geográficamente hablando, y serían las encargadas de aportarle alimentos, ganado y productos manufacturados, mientras que el extremo Occidente aparece tan sólo como fuente de metales y mercancías de lujo.

Moneda con la representación de un barco fenicio

Moneda con la representación de un barco fenicio

‘Tiro, tú has dicho: “Soy de perfecta hermosura.”
‘En el corazón de los mares están tus fronteras;
tus edificadores perfeccionaron tu hermosura.
‘De los cipreses de Senir te han hecho todas tus tablas;
del Líbano han tomado un cedro para hacerte un mástil.
‘De encinas de Basán han hecho tus remos;
tu cubierta de boj de las costas de Chipre han incrustado con marfil.
‘De lino fino bordado de Egipto era tu vela
para que te sirviera de distintivo;
de azul y púrpura de las costas de Elisa era tu pabellón.
‘Los habitantes de Sidón y de Arvad eran tus remeros;
tus sabios, Tiro, estaban a bordo; eran tus pilotos.
‘Los ancianos de Gebal y sus mejores obreros[i] estaban contigo
reparando tus junturas;
todas las naves del mar y sus marineros estaban contigo
para negociar con tus productos.

De este modo vemos cómo antes de la caída de Tiro en manos del imperio neobabilonio (en el 573 a. C.) el panorama en el Mediterráneo ya estaba cambiando, por lo que podemos llegar a la conclusión de que lo que hemos venido denominando crisis tartésica puede ser el desenlace final de una serie de factores que provocaron una reestructuración en el suroeste peninsular de cara a una nueva realidad política y económica en una nueva concepción del mundo donde se configuró una “esfera política y económica en occidente plenamente independiente en oriente, en la que Cartago fue asumiendo un papel decisivo y en la que las colonias fenicias, planeadas como centros económicamente autosuficientes, se desvincularon política y económicamente de Tiro”, en palabras de J. L. López Castro.

Diosa Tanit de Eubusus

Diosa Tanit de Ebusus

En las islas del Mediterráneo central y en Ibiza el período púnico coincide con la aparición, por primera vez, de vestigios de culto y de santuarios consagrados a Tanit, la divinidad principal del panteón cartaginés, pero también con la presencia de una cerámica sobria y funcional, que sustituye a la clásica vajilla fenicia de engobe rojo, y con la generalización de los enterramientos en hipogeos excavados en la roca, de clara filiación norteafricana. En la segunda mitad del siglo VI a. C. Ebusus se transforma en una próspera ciudad que adopta las formas religiosas, arquitectónicas y artesanales cartaginesas, en el marco de un proceso de cambios generalizados que afectaron de igual forma a las islas de Sicilia y Cerdeña, donde también parece imponerse la hegemonía política y la religión oficial de Cartago desde el 550 a. C.

Vía| M. A. AUBET (1997) Tiro y las colonias fenicias de occidente. Edición ampliada y puesta al día, Barcelona J. L. LÓPEZ CASTRO (1995) op. cit. pág. 58.

J. L. LÓPEZ CASTRO (1995) Hispania Poena. Los fenicios en la Hispania Romana. Crítica, Barcelona

Imagen| Moneda fenicia / Diosa Tanit

En QAH| Entre fenicios y púnicos (I): Evolución de los asentamientos tras la crisis tartésica

RELACIONADOS