Economía y Empresa, Finanzas 


¿Cómo ahorrar para el futuro?

Tras la profunda crisis que hemos vivido, y para evitar problemas en el futuro, todos deberíamos de alguna forma ahorrar.

Para ello tenemos dos formas: Trabajando para ahorrar o hacer que el dinero trabaje para nosotros a través del ahorro y la inversión.
Pero la pregunta más difícil es, ¿cómo hacer esto?

Lo primero que tenemos que hacer es añadir el ahorro a nuestro presupuesto, convirtiéndolo en parte de nuestra vida.

Primero ahorraremos a través de una cuenta remunerada, en cuanto tengamos un pequeño capital empezaremos a estudiar otras opciones de inversión para sacar todavía más rendimiento.

El objetivo debe ser ahorrar como mínimo el 10% de los ingresos, pero cualquier porcentaje es mejor que nada. Como ejemplo diré que con menos de 1 euro al día se puede acumular en 20 años un fondo nada despreciable de 12.331€.

Invertir no es lo mismo que ahorrar. Ahorrar es no gastar el dinero, invertir significa arriesgar parte de ese dinero con la esperanza de ganar más a cambio. Podremos tener la posibilidad de ganar mucho pero también la posibilidad de no ganar nada e incluso de perder el dinero invertido. La diferencia entre ahorrar e invertir es esa incertidumbre.

2012051199dinero crecientePero, ¿por qué vamos a correr un riesgo con el dinero? Pues para  buscar mayor rentabilidad. Debemos de tener objetivos financieros y determinar cuánto tiempo y cuánto dinero necesitaremos para cumplirlos.

Para el corto plazo, es mejor guardar el dinero en cuentas o depósitos bancarios. Pero para aquellos objetivos con plazos de cinco o diez años o más, puede ser interesante arriesgar parte de su dinero en uno o varios productos.

Ahorrar para la jubilación debe figurar entre los objetivos financieros de todo el mundo, sea cual sea su edad. Cuanto más joven más capital se podrá acumular, esto es debido al factor tiempo, que veremos a continuación.
En general, cuanto más tiempo tiene, más riesgo puede correr. Las inversiones a largo plazo tienden a diluir el riesgo de las subidas y bajadas diarias de los mercados financieros. Y cuando uno es joven, cuenta además con más oportunidades para recuperar posibles pérdidas.

¿Por qué es el tiempo el mejor aliado del inversor? La razón se esconde en el interés compuesto. ¿Pero qué es?

El interés compuesto es el proceso de ir acumulando los intereses obtenidos al final del período al capital inicial. De esta forma, al incrementarse el capital, se incrementan también los intereses del próximo período.

Albert Einstein dijo que el interés compuesto es “la fuerza más poderosa de la galaxia”.

Lo veremos mejor con un ejemplo:

Si invertimos 10.000€ en un producto financiero que una vez al año paga un interés del 5 % obtendríamos en el primer pago de intereses 500€. Si estos 500€ en vez de sacarlos de la cuenta y gastarlos los invertimos, el capital sube de 10.000€ a 10.500€ y los interés del próximo periodo también aumentan. En vez de recibir 500€ en intereses, recibiríamos 525€. Si también sumamos estos intereses al capital, este pasa a ser de 1.025€ y los intereses del próximo periodo serian de 551,25€.

Como podemos observar en el cuadro adjunto, pasamos de tener 10.000€  a 70.400€ en 40 años.

 

image

Si ahora lo calculamos a un 10% pasaríamos de 10.000€ a 452.593€ En 40 años, tal y como lo vemos en el siguiente cuadro.

image
Como he explicado, el tiempo es el factor que más influye en las inversiones a largo plazo, y es algo que está a disposición de todas las personas independientemente de su nivel económico.

Como resumen diré que debemos hacernos un favor a nosotros mismos y no esperar más para empezar a ahorrar e invertir.

Mas información| Expansión

En QAH| ¿Cómo crean dinero los bancos?

RELACIONADOS