Economía y Empresa 


Enoturismo: Mucho más que producción de vino

vino

Rutas de Vino

El turismo se trasforma frente a los cambios sociales. Movimientos migratorios, constituciones de grandes ciudades, cambios en las estructuras sociales, las crisis económicas y otros factores  conyunturales obligan  a que el desarrollo turístico se esté reinventando con rapidez. El turismo, por definición es la posibilidad de  descansar disfrutando de tiempo distinto de la vida habitual, con paisajes y actividades que nos alejan de nuestra vida cotidiana a un buen precio.

En los últimos años, se puede observar el nacimiento de una nueva modalidad de hacer turismo, el enoturismo. Estamos, por muchas razones, ante una novedad en el horizonte de las ofertas turísticas  que crece sobre todo por la gran demanda. Con la palabra enoturismo se entiende al mismo tiempo un comportamiento del consumidor, una estrategia para desarrollar un área geográfica concreta y una oportunidad de promover la bodegas y el mercado del vino local.

España, siendo uno de los grandes productores de vino, y habiendo centrado su producción sobre pequeñas y medianas empresas lo tiene todo para explotar este modelo de turismo. Ya lo está haciendo. Sin ir más lejos, según el Sexto informe del Club “Rutas de vino de España”  el número de turistas que se decantaron por el de Enoturismo alcanzó en el año 2013 los 1.689.209, una cifra que  supone un aumento del 18,08% respecto al año anterior. Los datos confirman el gran potencial de esta modalidad de turismo.

Razones de su éxito

En primer lugar, el enoturismo encuentra su principal eje en la valorización de una completa experiencia sensorial, que constituye una ventaja comparativa en frente a otros tipos de turismo. Cuando nos decidimos a visitar una bodega situada a lo largo de una ruta de vinos, podemos disfrutar de los paisajes de su entorno, de las elaboradas comidas locales y de la cultura del lugar que se manifiesta a través de su arquitectura y museos. Ni que decir tiene que el olor típico del vino y de sus bodegas crea una sensación única en el turista, un vínculo especial, como confirman poetas y literatos latinos. Otro aspecto del que puede disfrutar el enoturista, es la transmisión del  conocimiento y de la sabiduría necesarias para hacer el vino. De esta manera, se puede  viajar en el tiempo llegando a estar en contacto con el sabor y el valor del trabajo manual que no conoce la velocidad de la tecnología de hoy en día y que otorga la belleza de lo tradicional.

Los enoturistas, generalmente,  viajan en grupos organizados, en familia o con amigos. Los consumidores son distintos entre ellos porque se puede disfrutar de este turismo de manera segmentada.  En otras palabras, hay multitudes de ofertas según precios y servicios otorgados. Esta faceta, además que constituir un antídoto a las pérdidas en temporadas bajas, constituye otra ventaja permitiendo multitud de interesados y curiosos aproximarse a una primera experiencia con el enoturismo.

Las rutas mas visitadas son  las Rutas del Vino y el Cava del Penedès y las Rutas del Vino y Brandy del Marco de Jerez, ambos cercanas a una área turística como las de Barcellona y Sevilla.

Muy cerca del enoturismo se sitúa  el turismo de las casas rurales. Este sector, que se ha desarrollado mucho en los últimos años, constituye un gran atractivo para los consumidores provenientes del norte de Europa que valoran la variedad gastronómica de los países mediterráneos, incluida España. De esta manera se crea un turismo de red donde el flujo de interesados en las escapadas rurales puedan sumarse a lo religioso y el enoturismo.

Entre la ventajas que estos sectores traen consigo se encuentran aquellas intangibles a corto plazo. El enoturismo, por ejemplo, se está configurando poco a poco como una vía complementaria de creación de empleo y de generación de riqueza en las áreas rurales y en consecuencia, una forma de repoblar las mismas.

Parece así un sector emergente que puede ofrecer muchas ventajas y valor, siendo un sector clave para las políticas económicas y sociales de España y de otros países mediterráneos que tienen el mismo patrimonio cultural y sobretodo de producción de vino.

Vía| ACEVIN

Mas información| Enoturismo

Imagen| Rutas de vino 

En QAH| La rentabilidad del turismo cultural,

RELACIONADOS