Cine y Series, Cultura y Sociedad 


Ennio Morricone, la banda sonora de una vida

El pasado 14 de febrero, en apenas 24 horas se agotaron las entradas para el concierto de Ennio Morricone anunciado para el 8 de mayo en Madrid. Hasta tal punto ha sido exitosa esta convocatoria que la organización ha anunciado un segundo concierto para el día 7 de mayo. Los conciertos pertenecen a la gira de despedida del maestro italiano al cumplir los 90 años. The Final Concert World Tour, recorrerá 35 ciudades europeas  con más de 50 representaciones.

Ennio Morricone es uno de los compositores de bandas sonoras de películas más prestigioso de la industria cinematográfica. Después de 60 años de actividad su obra es colosal. Ha sido uno de los artistas más prolifero en la producción de música para películas. Su carrera musical se extiende más allá del cine como director de orquesta, como arreglista, como compositor de música de vanguardia, de cámara y con una estimable obra clásica.

Gran parte del éxito del compositor se lo debe a su colaboración con su amigo Sergio Leone. Este director rescató el cine del oeste del olvido creando un subgénero el espagueti western, subvirtiendo los códigos del cine clásico. El estreno de la trilogía formada por Por un puñado de dólares (1964) La muerte tenía un precio (1965) y El bueno, el feo y el bueno (1966) revolucionó el género y lanzó a la fama a su director y al compositor de las bandas sonoras. Ennio Morricone introdujo en sus composiciones para estas películas, coros y voces, instrumentos poco frecuentes como la armónica, la trompeta y sonidos de ruidos  y por supuesto el silbido como un elemento característico que permitió hacer muy reconocible su música.  Para El bueno, el feo y el bueno es de destacar la participación de la vocalista soprano Edda Dell´Orso acompañando a la orquesta sinfónica utilizando su voz como instrumento. Su asociación con el compositor que se mantiene en la actualidad ha sido muy significativa en numerosos films.

En la década de los 60 Morricone compone más de 100 títulos centrándose básicamente en el cine italiano donde destacan su primera colaboración con Bernardo Bertolucci, Antes de la revolución (1964), sus incursiones en el cine político de Gillo Pontecorvo La batalla de Argel (1966) y Queimada (1968) y una obra maestra para Sergio Leone Hasta que llegó su hora (1968).

En la década de los 70 el compositor sigue con una producción frenética superando también los 100 títulos con una especial presencia en las comedias eróticas italianas tan de moda en la época. Durante este periodo empezó a ganar notoriedad internacional gracias a su implicación en películas de Paolo Pasolini, El Decamerón (1971) Los cuentos de Canterbury (1972), Las 1001 noches (1974) y su participación en la explosión del fenómeno del giallo impulsado por Darío Argento con películas ya míticas como El pájaro de las plumas de cristal (1970) o El gato de las nueve colas (1971).

Pero si hay una película que encumbró a Morricone  por esa etapa fue la banda sonora de Sacco y Vanzetti (1971). Su colaboración con Joan Baez en la canción Her´s to you se transformó en todo un himno en la década de los 70.

Dos soberbias composiciones cierran esta década prodigiosa: Novecento (1976) de Bertolucci y Días de cielo (1978) la película maldita de Terrence Malick.

La década de los 80 confirma la madurez del maestro con algunas de sus mejores obras: Erase una vez en América (1984), La misión (1986), Los intocables de Eliot Ness (1987) y Cine Paradiso (1988). El disco de La misión se convirtió en una de las bandas sonoras más vendidas de la historia del cine y algunos de sus temas se han transformado en sintonías para homenajes y actos conmemorativos.

En la década de los 90 disminuye el ritmo de producción alternando sus composiciones para el cine americano con contribuciones al cine italiano para autores como Giuseppe Tornatore con Están todos bien (1990) y Malena (2000).

 Con el nuevo milenio Morricone consigue por fin el Oscar tan ansiado por partida doble Consiguió un Oscar honorifico en 2006 y otro por la mejor banda sonora para la película Los odiosos ocho (2015). Este western de Quentin Tarantino era el broche de oro a una colaboración que se había iniciado con Kill Bill 1 (2003) y Kill Bill 2 (2004) y que había continuado con Django desencadenado (2012).

La consolidación de su obra a nivel internacional viene avalada por una multitud de premios: Medalla de Las Artes y de las Letras en Francia (1992), Título Comendador de la Orden de la República Italiana, León de oro del Festival de Venecia a toda una carrera, 7 nominaciones al Oscar, 3 Globos de Oro, 6 premios Bafta y 2 Grammy.

Vía| Diccionario de compositores cinematográficos – Luis Miguel Carmona (T&B Editores)

Imagen| The Final Concert World Tour

Vídeo| El bueno, el feo y el buenoHasta que llegó su horaEl pájaro de las plumas de cristalSacco y VanzettiNovecento, La misiónMalenaLos odiosos ocho  

QAH| Breve historia de la banda sonora II

 

 

 

RELACIONADOS