Coaching y Desarrollo Personal 


Adéntrate en tus miedos

cocodrilos-nilo-caiman22

Realmente iba a escribir sobre otro tema, pero a medida que iba desarrollándolo me iba centrando en el tema del miedo, no sé si tuvo algo que ver que fuera Halloween hace poco, pero al final me decidí por el “miedo”.  El miedo solo es una respuesta que trae de serie nuestro cerebro, es como una alarma que nos avisa de un posible peligro, el problema de esta alarma es que se quede conectada durante más tiempo del deseado.

Hace un par de meses fuimos al Loro Parque, al volver a casa, ya en la cama, a mi hijo se le debió de pasar por la cabeza que el cocodrilo que habíamos visto tranquilamente en su piscina podría hacernos una visita, no sé si lo vio con cara de hambre, pero su miedo era que el animal llegase a casa,  yo le trataba de convencer que no iba a pasar,  pero cuanto más trataba de convencerle de que eso era imposible, más se convencía él de que podría entrar un cocodrilo en su habitación en cualquier momento. Visto el fracaso de mis palabras decidí cambiar de “chip” y entonces me imaginé al cocodrilo llegando a nuestra casa y entrando por el portal, iba lento , pero seguro, dispuesto a darse un festín a cargo de mi familia y de pronto el cocodrilo llegaba al ascensor… ¡Ahí estaba la solución! ¡Los cocodrilos son bajitos! Nunca alcanzaría a dar el botón. Se lo conté a mi hijo , él se quedó tranquilo  y el cocodrilo se tuvo que dar media vuelta y regresar por donde vino al Puerto de la Cruz.

Para superar el  miedo tenemos varias opciones:

Enfrentarse: Es curioso que para acabar con el miedo haya que enfrentarse a él, huir no sirve de nada, porque el miedo está ahí, y de una forma u otra nos engaña y se puede quedar de forma permanente. “No es valiente el que no tiene miedo, sino el que sabe conquistarlo” Nelson Mandela. Todos tenemos miedo, es nuestro mecanismo de defensa, el que nos ha permitido evolucionar y llegar hasta aquí “sanos y salvos”,  hagámosle caso y conseguiremos que se vaya.

Vivir la plena conscienciaMark Twain decía:  “Soy un hombre viejo que ha sufrido muchos infortunios, muchos de los cuales no han ocurrido nunca”. En la medida en que somos conscientes de nuestro presente, el miedo se evapora, porque el miedo solo nos avisa de un posible futuro que todavía no ha tenido lugar.

Gestionar  los cambios: Hay miedos físicos (que nos den un golpe, hacernos daño…) o miedos psíquicos (que nos echen del trabajo, que un amigo nos de la espalda, que nos menosprecien, quedar en ridículo…), sin embargo, el miedo suele estar relacionado con  el cambio. El cambio  está asociado a la incertidumbre, a lo desconocido y eso hace saltar nuestra alarma del miedo. Porque somos personas de “hábitos” y que nos los rompan, no nos gusta nada.

¿Tienes miedo? Bien, eso es que se abre una oportunidad nueva.

 

Imágenes| Granja de cocodrilos

Más información| Generando Talento

En QAH| Disfrutando del presente

RELACIONADOS