Coaching Profesional 


Enfocar la mirada

De toda tu vida, de aquellos años, de ese mes, de la semana pasada, de hoy… Lo que recuerdas tan sólo son momentos. Tan sólo instantes que aparecen y se pierden fugaces en el tiempo, pero que logran encerrarse en tu corazón.

Instantes que se convierten en leyendas para siempre ser recordadas. Segundos que marcaron la diferencia dando un nuevo sentido a lo vivido, que vuelven a abrir puertas a la esperanza y a un nuevo destino.

La vida nos brinda momentos en los que encontramos la oportunidad para hacer aquello que soñábamos, para ser lo que siempre hemos deseado y lo que nunca nos hemos atrevido.Momentos

Cierto es que otros momentos se pierden y dejan de ser vividos. En ti está la manera de celebrarlos, de inventar otra forma de compartirlos con quienes deseas vivirlos, de hacerlos tuyos, de hacerte vivo en ellos.

Llega la hora en la que tomamos las riendas de nuestra vida con las dos manos dispuestos a no soltarlas, para pasar del atolondrado paso al impulso del galope; o tal vez, para frenar el acelerado galope y retomar el sabor del paso.

Encuentra tu ritmo en el tiempo. Llena tu vida de momentos que te hagan recordarla, poder volver a vivirla. Mantén vivos los instantes que cambiaron tu día gris para colorearlo de sonrisas. Aquellos que hoy no duran más que un abrazo pero que tu ser todo lo envuelven. Aquellos que ante todos pasan inadvertidos y que sólo tú los sacas del invisible para saborearlos como nadie.

Reencuéntrate con tu manera única de exprimir los momentos.

Empieza a descubrir las pequeñas fracciones de tiempo que encierran justo aquello que tu corazón necesita. Atrévete a alimentar tu alma de luces, salpícala de alegrías y encuentra los pequeños tesoros del día, aquellos pequeños milagros que ocurren tanto fuera como dentro de ti mismo. Basta con enfocar la mirada.

Imagen| Momentos

RELACIONADOS