Cultura y Sociedad 


En un lugar de un teatro de cuyo nombre no quiero acordarme, las novelas de caballería se hacían inolvidables

“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, vivía no hace mucho tiempo un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.”

Don Quijote de la Mancha – Miguel de Cervantes.

Por todos es conocida la importancia que ha tenido en el mundo Don Quijote de la Mancha, pero ¿cuántos saben que esa repercusión ha llegado también al ballet?

Don Quijote un ballet clásico basado en el capítulo XIX de la continuación de la saga de las hazañas de nuestro gran caballero Don Quijote de la Mancha, publicada en 1615.

Es considerado uno de los ballets más importantes del siglo XIX, fue presentado por primera vez el 26 de diciembre de 1869 en el Teatro Bolshoi de Moscú de la mano de Marius Petipa y de Ludwing Minkus y, al igual que ocurrió con El Lago de los Cisnes, también tuvo su segunda versión, en este caso fue coreografiado por Rostislav Zakharov con estreno en San Petersburgo en 1871.

Tras esta nueva versión de El Quijote, Petipa decidió revisar una y otra vez la coreografía hasta alcanzar el éxito rotundo en 1900.

Don Quijote y su capítulo XIX escenifican el amor entre Kitri y el barbero Basilio, mientras que nuestros protagonistas pasan a un segundo plano viviendo aventuras en torno a la pareja.

Se presenta en cuatro actos. La excelencia de este ballet está marcada por la gran exigencia técnica de sus coreografías.

Ambientado en una España colorida y pintoresca en la que los colores rojos y amarillos están más que presentes durante la mayor parte de la escenografía, tanto en las luces como en los vestuarios, y donde los toreros no pueden faltar.

PRÓLOGO

La obra comienza por el nombramiento de Sancho Panza como el escudero fiel de Don Quijote, es decir; nos pone en antecedentes de la primera obra de Miguel de Cervantes de 1605.

I ACTO

Estamos en una fiesta en la plaza del pueblo, cuando nuestra pareja protagonista aparece y es que Kitri, hija del tabernero, tiene ciertas intenciones con nuestro barbero Basilio, por supuesto, el padre de ella desaprueba rotundamente esta relación y la idea de que él pueda ser el marido de su hija.

A esta fiesta se une Don Quijote, que al ver al tabernero se lo imagina como el dueño de un castillo por lo que le saluda muy respetuosamente y, al ver a Kitri, la confunde con su amada y dueña de su corazón, Dulcinea del Toboso, junto con  su inseparable amigo Sancho Panza.

Aprovechando esta situación Kitri se escapa con Basilio mientras que el tabernero y un noble llamado Gamash les persiguen.

Finaliza así el primer acto dando paso al II ACTO que es presentado en tres cuadros.

Primer Cuadro:

Kitri y Basilio se encuentran escondidos en la taberna y entran en escena Lorenzo, Gamash y Don Quijote.

El tabernero, padre de Kitri, desea anunciar la boda entre su hija y el noble Gamash, escena que se ve ensombrecida por la actuación del barbero, pues escenifica un suicidio que provoca las consecuencias deseadas y es que nuestro noble caballero interviene para propiciar el matrimonio entre Kitri y el barbero.

Segundo Cuadro:

Haciendo eco de la situación de España en aquel momento y en consonancia con la comunidad gitana española, nos trasladamos a las proximidades de los molinos de viento donde encontramos un poblado gitano en el que se escenifica una actuación de marionetas.

Don Quijote es invitado por el patriarca del poblado, quien emocionado sigue el desarrollo de las marionetas hasta que interviene y acaba destrozando el teatro en el que se estaba llevando a cabo el espectáculo.

En este segundo cuadro del segundo acto se produce la famosa escena de Don Quijote con los molinos de viento que confunde con gigantes y se pelea con ellos. Por desgracia nuestro caballero se engancha con una de las aspas del molino y acaba tirado por tierra.

Tercer Cuadro:

Volvemos a cambiar de escena, en este caso, nos vamos al bosque. Mientras que Sancho duerme, Don Quijote cree que está rodeado de seres fantásticos. En mitad de la noche aparecen unos nobles cazadores que al verles deciden invitarles a su castillo.

Fin del segundo acto.

III ACTO

Ya en el castillo el maestro de ceremonias permite entrar a Kitri y a Basilio. En este acto Kitri tendrá que hacer el papel de Dulcinea mientras que Basilio será el caballero desconocido que deberá ser derrotado por Don Quijote para liberar a la bella dama de un embrujo. Pero la batalla no se libra de manera exitosa; debido a un tropiezo con sus espuelas, resulta vencido y el caballero desconocido se lleva a su amada.

Los nobles y los invitados ante semejante situación se ríen de Don Quijote quien abandona la sala solo y triste con su fiel y noble escudero, Sancho Panza.

 

 

Vía| Elite arte y danzaTerpsicoreballet; repository; Gibralfaro

Vídeo|Don Quixote – Act I finale (Marianela Nuñez and Carlos Acosta, The Royal Ballet)  ; Olesy Novikova- Variación Kitri- Don Quixote

Más información| Consternación en el mundo del ballet, Hablemos de clásicos: El Lago de Los Cisnes¡Tutú y a escena!

 

RELACIONADOS