Jurídico, Uncategorized 


¿En qué se diferencian las denuncias de las querellas?

Diferencias entre denuncia y querella

¿Por qué distinguimos entre denuncia y querella? Dos conceptos tan básicos y tan sencillos del Derecho Penal que sin embargo, no siempre son fáciles de delimitar.

Tanto la denuncia como la querella sirven para poner en conocimiento de la autoridad competente la comisión de unos hechos aparentemente delictivos. La diferencia básica existente entre ambos conceptos, es que en el caso de la querella, además de informar de la comisión de tales hechos delictivos, se manifiesta la intención del querellante de personarse como acusación en el litigio.

La denuncia configurada como un deber de todo ciudadano, puede formalizarse ante cualquier autoridad judicial, funcionario del Ministerio Fiscal o de la Policía, mientras que la querella debe interponerse necesariamente ante el órgano jurisdiccional competente, siendo esta última considerada un derecho, puesto que cualquier persona es libre de personarse como parte acusadora en el proceso.

En los supuestos de los delitos semipúblicos, la denuncia se articula como una facultad, no como un deber. Así sucede por ejemplo, en los delitos societarios del artículo 296 del Código Penal. En estos casos, el Ministerio Fiscal también podrá denunciar cuando la víctima fuera menor de edad, incapaz o persona desvalida.

Por otro lado, los delitos privados (injurias y calumnias reguladas en el Título XI del Código Penal), requieren la interposición de querella por parte del ofendido para iniciar el proceso, sin la intervención del Ministerio Fiscal.

La denuncia puede interponerse verbalmente, por escrito o por medio de mandatario con poder especial. Por el contrario, la querella tiene que formalizarse siempre de forma escrita y con el contenido especificado en el artículo 277 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

La denuncia no requiere fianza para ser admitida puesto que se configura como un deber, sin embargo,la interposición de querella conlleva la prestación de fianza en la cuantía y la forma que el juez determine, con las excepciones relativas al ofendido, sus herederos o representantes legales y a la viuda o viudo, ascendientes, descendientes y demás parientes de la víctima de un delito de homicidio como la Ley establece.

En el caso de la querella, el proceso puede terminarse como consecuencia del abandono por parte del querellante, no sucediendo lo mismo con la denuncia, puesto que independientemente del desistimiento o renuncia del acusador popular, el Ministerio Fiscal continúa como acusador en el proceso.

Por tanto, con la denuncia se informa a la autoridad competente de la comisión de un delito y con la querella, además se manifiesta la intención de personarse como parte en el proceso.

 

Vía| Noticias Jurídicas Denuncia, Noticias Jurídicas Querella

Más información| Procesales blogs

Imagen| Justicia

En QAH| La acusación popular

 

RELACIONADOS