Jurídico 


¿En qué consisten las capitulaciones matrimoniales?

Las capitulaciones matrimoniales son el contrato por el que se fija el régimen económico matrimonial (régimen de bienes gananciales o de separación de bienes), pudiendo realizarse antes o después de contraer el matrimonio (si bien hay que tener en cuenta que si este no se celebra, las capitulaciones carecen de sentido):

– Si las capitulaciones se realizan antes de contraer matrimonio, no entran en vigor hasta el momento de su celebración, siendo necesario que dicha celebración tenga lugar dentro del año siguiente al otorgamiento de las capitulaciones.

– Si las capitulaciones se efectúan después del matrimonio, entran en vigor inmediatamente salvo que estén sometidas a término o condición.

¿Quiénes las otorgan? Todo aquel que es capaz para contraer matrimonio también lo es para otorgar las capitulaciones. Así, se trata de un derecho personalísimo de los cónyuges y por este motivo no cabe que sean otorgadas por representantes. Eventualmente pueden intervenir otros sujetos, por ejemplo si hacen atribuciones patrimoniales como donaciones de padres a los esposos, en cuyo caso serán parte en las capitulaciones con posición subordinada. Los menores pueden otorgar capitulaciones si son capaces para contraer matrimonio y no necesitarán el consentimiento de los padres o del tutor si se estipula el régimen de separación o participación. En cambio, si se fija el régimen de bienes gananciales o cualquier otro, sí que se requerirá dicho consentimiento. Los incapacitados podrán realizar las capitulaciones siempre que intervengan asistidos de sus padres, tutor o curador, y las deficiencias físicas o psíquicas no les impidan contraer matrimonio.

¿Sabes en qué consisten las capitulaciones matrimoniales?

¿Sabes en qué consisten las capitulaciones matrimoniales?

Con ello, las capitulaciones tienen un contenido esencial consistente en la estipulación, modificación o sustitución del régimen económico pero también es común que incluyan otras disposiciones ajenas a la economía familiar como las normas de convivencia. En cuanto a las limitaciones, no podemos incluir estipulaciones contrarias a las leyes o buenas costumbres ni aquellas que restringen la igualdad entre los cónyuges (aunque es posible una diversidad de potestades como la administración de los bienes por uno de los contrayentes). Si vulneramos las limitaciones de las capitulaciones matrimoniales, el resultado será la nulidad parcial y la anulación de las estipulaciones concretas.

Es fundamental que las capitulaciones para su validez consten en escritura pública otorgada ante notario, tratándose así de una forma ad solemnitatem. A diferencia de este requisito formal, la inscripción en el Registro Civil es voluntaria aunque es relevante como condición de oponibilidad frente a terceros.

Finalmente, las capitulaciones matrimoniales pueden ser modificadas el número de veces que sea necesario. Los requisitos exigidos para su modificación coinciden con los requisitos de celebración de las capitulaciones si bien existen ciertas especialidades en relación con los terceros que intervinieron para realizar atribuciones.

 

Vía| Real Decreto de 24 de julio de 1889, texto de la edición del Código Civil

Imagen| Capitulaciones matrimoniales

RELACIONADOS