Actualidad Jurídica, Jurídico 


¿En qué consiste el Plan Juncker?

El nuevo sucesor de Durao Barroso en la presidencia de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, presentó la semana pasada en la Eurocámara un nuevo proyecto, un plan de inversiones conocido como el “Plan Juncker”, con el que se pretende comenzar un periodo de políticas monetarias expansivas en la Unión Europea.

Sin título

Se trata de un plan de inversiones comunitario, creado con el propósito de reactivar el crecimiento económico de la Unión Europea en un momento en el que no sólo la caída de las inversiones sigue una tendencias descendente, si no que además, la aversión al riesgo por parte de los inversores en Europa está a la orden del día.

El plan, que para muchos es una versión renovada del Plan Marshall, partirá de una aportación de 21.000 millones de euros, provenientes de fondos públicos. El objetivo del mismo es convertir esos 21.000 millones de euros en 315.000 millones de euros, en un plazo de 3 años.

Veamos como funcionaría este nuevo fondo; los 21.000 millones de euros iniciales provendrán en su mayoría – 16.000 millones– del presupuesto comunitario, y la parte restante – 5.000 millones– serán aportados por el Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Estos 21.000 millones se integrarán en el BEI en un fondo, creado ad hoc, denominado Fondo Europeo para la Inversión Estratégica. El primer objetivo será la obtención de 63.000 millones de euros, con los que posteriormente se pretende atraer 252.000 millones de fondos privados para finalmente alcanzar los 315.000 millones objetivados.

Los sectores a financiar con este fondo de inversión son, cuanto menos, diversos. Más del 75 por ciento del capital que se genere a través de este fondo se destinará, principalmente, a la inversión en infraestructuras energéticas –incluidas las energías renovables– y de transporte. El resto del capital generado será invertido en la financiación de PYMES, proyectos de investigación y desarrollo o economía digital.

Pero, ¿cómo será posible alcanzar tal cifra partiendo de una cantidad 15 veces inferior? La idea es utilizar, no sólo un buen “empujón” por parte de las inversiones del sector privado, si no también numerosos instrumentos financieros amén de alentar a los países miembros a participar mediante la aportación de capital propio. De esta forma se pretende que, al haber un mayor número de instrumentos financieros –mayor diversificación– se reduzca notablemente el riesgo de las inversiones de forma que estas resulten más atractivas a los inversores.

Vía| Jean-Claude Juncker | Experience. Solidarity. Future.

Imagen| Cadena SER | Noticias y radio online

RELACIONADOS