Economía y Empresa, Finanzas 


¿En qué consiste el coste de oportunidad?

Este concepto tiene su base en el hecho de que los recursos económicos son escasos. A la hora de utilizarlos e invertirlos en producir un bien, necesariamente debemos renunciar a dedicarlos a otra inversión.  Por tanto, una vez tomada la decisión de producción, si queremos saber cual es nuestro coste de oportunidad, deberemos compararla en el tiempo con la mejor opción alternativa y que no hemos realizado.

coste de oportunidadSi esto lo aplicamos a nuestras finanzas personales, lo primero que salta a la vista es que nuestros ahorros (recurso económico) son escasos. Además, parte de esos ahorros irán destinados a nuestro día a día y otra parte a formar un colchón para nuestro futuro.

Como ya vimos en otros artículos, las decisiones que tomemos a este respecto, deberán estar influidas por conceptos como el horizonte temporal, las necesidades de liquidez y el riesgo y rentabilidad que seamos capaces de tolerar y esperar.

Una vez tomemos la decisión de buscar un producto en el que depositar esos ahorros, nuestro asesor financiero nos presentará varias alternativas, sobre las cuales habremos de tomar la decisión final  de donde invertir (lo que nos producirá rentabilidad, que es el bien que queremos obtener).

Dentro del coste de oportunidad, no solo hay que valorar los distintos productos, sino la implicación personal que voy a tener con los mismos. Se puede optar por varios plazos de inversión, a más corto o a más largo plazo, pero si nos desentendemos del todo, es posible que nos llevemos una desagradable sorpresa; nuestro coste de oportunidad será entonces la rentabilidad que hubiéramos obtenido ante un seguimiento de dicha inversión y una gestión activa de la misma. ¿Porqué? Porque los ciclos económicos cambian. No hace falta que hablemos más de la crisis, ¿verdad?

Si decidimos tomar la decisión de invertir, hay que tener en cuenta qué puedo dejar de ganar al tomar una u otra decisión. Este ejercicio, nos permitirá valorar opciones mucho más flexibles en la distribución de nuestros activos, es decir, diversificar. Esto, ya sabemos, significa buscar la máxima rentabilidad, al mínimo coste y riesgo.

¿Tienes en cuenta este concepto en tu día a día? ¿Has comparado alguna vez el resultado de dos inversiones sobre las que dudaste y finalmente te decidiste por una?

Más información| Zona Económica

En QAH| Invertir (I): Sí, pero ¿eso qué es?

RELACIONADOS