Cultura y Sociedad, Historia 


En los confines del Imperio Romano: el muro de Adriano

Situado en el norte de Inglaterra, el muro de Adriano constituye una de las grandes obras arquitectónicas de carácter defensivo de la Antigüedad. Construido en el primer tercio del S. II (122-132), sus 119 Km. de longitud permitieron delimitar las posesiones del Imperio Romano en la isla de Britania durante aproximadamente tres centurias. Patrimonio de la Humanidad, todavía hoy muchos fragmentos del mismo, conservados prácticamente intactos, nos dan una idea de su grandeza. Con 4 metros de altura y 3 de espesor, esta gigantesca muralla de piedra representó la materialización de un sistema de defensa anteriormente articulado en torno a una cadena de fuertes.

Emperador Adriano

Busto del emperador Adriano

El emperador Publius Aelius Adrianus (76-138) llegó al poder en el año 117, en una época marcada por la expansión de Roma hacia nuevos horizontes. No obstante, frente a sus predecesores, Adriano llevó a cabo una política tendente a la consolidación de las zonas ya ocupadas. A comienzos del S. II, el Imperio Romano desplegó numerosos contingentes de tropas en territorio britano, iniciando un rápido avance hacia el norte que se detuvo en la región de Newcastle y Carlisle. Ante esta situación, el emperador decidió no invertir más esfuerzos de los necesarios en la conquista de la franja septentrional de la isla, dominada por los pictos, y establecer una línea fronteriza que delimitase las posesiones romanas. Con este objetivo, ordenó la construcción de una muralla que uniera las costas del Mar del Norte con las del Mar de Irlanda, una iniciativa sumamente costosa para la época por la cantidad de materiales y mano de obra que exigía su ejecución. Se calcula que llegaron a utilizarse unos 18 millones de bloques y se emplearon en torno a 10.000 hombres. Antes de ser colocada, cada piedra era especialmente preparada por los soldados de las diferentes centurias que participaron en este magno proyecto arquitectónico, entrenados todos ellos de forma específica para esta misión.

Muro de Adriano II

Tramo del muro de Adriano, en el norte de Inglaterra

El muro, al mismo tiempo barrera física y simbólica, terminó convirtiéndose en la frontera más significativa del Imperio Romano. Adjuntos al mismo, se erigieron cada 10 kilómetros un conjunto de fuertes y fortines dotados de magníficas infraestructuras y preparados para albergar a varias decenas de personas. Uno de los más importantes fue el de Vindolanda. Asimismo y aprovechando que el mismo se situaba en las inmediaciones de algunos grandes ríos, como el Tyne, se levantaron otro tipo de edificios de carácter público, por ejemplo, casas de baños en las que los soldados podían relajarse y descansar. También se han encontrado en las inmediaciones del muro de Adriano restos de altares y templos dedicados, no sólo a dioses romanos, sino también a dioses locales, circunstancia que implicaría la asimilación, en mayor o menor medida, de estas deidades por parte de los soldados destacados en Britania.

Las excavaciones arqueológicas de esta estructura defensiva comenzaron en el S. XIX y, a día de hoy, sólo se ha estudiado un 1% del total. No obstante, los trabajos llevados a cabo han permitido la recuperación de importantes restos materiales como las famosas «tablillas de Vindolanda», fundamentales para conocer el día a día y la vida cotidiana de las tropas desplegadas en esta región limítrofe del Imperio.

A principios del S. V, el muro de Adriano perdió su importancia estratégica cuando la práctica totalidad de las fuerzas romanas de Britania fueron movilizadas para luchar en otros frentes. Como consecuencia, los materiales utilizados para la construcción del mismo fueron reutilizados y la fortificación quedó totalmente desmantelada en muchos tramos. Símbolo de fuerza y gloria, el muro cayó en el olvido al tiempo que el poder romano comenzó a difuminarse en otros puntos de Europa hasta su total desintegración allá por el año 476.

 

En colaboración con QAH| Historia Rei Militaris

Vía| DIETRICH, William: El muro de Adriano, Barcelona, 2005.

Más Información| TÁCITO: Historias, Madrid, 1989.

Imagen| Busto del emperador Adriano, Tramo del muro de Adriano, en el norte de Inglaterra.

RELACIONADOS