Coaching Profesional 


En busca del don de la felicidad

¡Encuentra tu don!

¡Encuentra tu don!

En el mundo, no todos sabemos hacer las mismas cosas. Unos cantan, otros bailan, o escriben, algunos dirigen, otros curan, unos organizan, hay quienes enseñan y quienes hacen reír, quienes aconsejan, quienes contienen, quienes protegen, hay inventores, constructores, fabricantes, vendedores, algunos orientan, otros pintan, componen, interpretan…

Todos tenemos un don o talento, muchas veces más de uno. Y aunque puede que tengamos la misma habilidad que otros, eso nunca nos convierte en iguales. Si no el mundo sería muy aburrido ¿verdad?

Esos dones o habilidades nos hacen sentir útiles y nos ayudan a realizarnos. Es decir, nos dan felicidad.

Los dones se encuentran escondidos en nuestro interior desde el momento en que somos concebidos. Es nuestra tarea, así como crecemos como personas al pasar los años, descubrir y desarrollar nuestros talentos. Pero para ello es necesario compartirlos con los demás. Tenemos que utilizarlos para brindar alegría y un momento memorable, por muy breve que sea, a los demás.

Sólo se necesita amor para lograrlo.

Si ayudamos, divertimos, aconsejamos, protegemos, inventamos, construímos, organizamos, enseñamos, cantamos, escribimos…, o lo que sea que sepamos hacer, para los demás con y por amor, esos dones en nuestro interior se darán a conocer. Y si una vez que los encontramos, seguimos usándolos con un amor aún mayor cada vez, ese o esos dones se desarrollarán más y más haciéndonos sentir conformes con nosotros mismos, útiles para con los demás y cada día más realizados. Es decir, haciéndonos sentir felices.

Muchas veces, nuestros dones pueden darnos fama, poder o importancia y nos empeñamos en desarrollarlos como sea para llegar a la cima. Pero una vez allí, nos daremos cuenta de que ese lugar sólo nos da soledad y tristeza si lo alcanzamos egoístamente. En cambio, si le dimos prioridad al compartir y al ayudar con ese o esos dones, alcanzaremos la cima sin darnos cuenta y lo más importante es que tendremos con quién compartir la alegría de nuestro logro.

¿Encontraste tu don? Entonces te invito a compartirlo y a utilizarlo para ayudar a los demás y para dar felicidad a quienes te rodean y a vos mismo.

 

En QAH| ¡Piedra libre a la felicidad! En busca de la felicidad

RELACIONADOS