Coaching Profesional 


En busca de la felicidad

Existen varias teorías acerca de la felicidad, sobre qué es, en qué consiste y cómo conseguirla. Y no considero tener la correcta, pero hace poco encontré un punto de vista alentador que quizás para ti también tenga sentido.felicidad

Todos estamos de acuerdo en que la felicidad plena y eterna, como tal, no existe, sin embargo nos pasamos la vida buscándola, esperando que aparezca en forma de flechazo al doblar una esquina, o quizás en forma de puesto laboral, sobre todo en estos tiempos que corren en los que, quien tiene un trabajo, tiene un tesoro. Sobre todo la esperamos como agua de mayo cuando nos encontramos en una de esas rachas malas, esas en las que parece que se nos cae el mundo encima y sospechas que el universo se confabula para que todo te salga mal. En esos momentos solemos tomar la determinación de sentarnos en el sofá a esperar que la felicidad finalmente llame a la puerta y se instale en nuestra vida, desahuciando a la tristeza y los problemas.

Pues bien, creo haber descubierto que el error quizás esté precisamente en el verbo “esperar”. Si tanto necesitamos un poco de aire fresco, ¿por qué no salimos a buscarlo?

Y qué sencillo suena ¿no?, pero a la hora de ponerlo en práctica, probablemente te surja la duda dededos cómo se busca. Y la respuesta es tan fácil como abrir los ojos. Solamente tienes que pararte a mirar a tu alrededor en medio de la tormenta y saber apreciar lo que de verdad importa. A lo mejor una familia que te adora, tal vez un par de amigos de esos que si hace falta, se presentan en tu casa de madrugada con unas latas de cerveza solo porque necesitas charlar, o la manera en la que tu gatito te ronronea para decirte que te quiere.

Creo que la felicidad no es un estado como tal, ni son momentos que se miden por las veces que te quedas sin aliento, como reza esa famosa frase que alguna amiga te escribió en tu cuaderno de apuntes del instituto. Creo que la felicidad es algo parecido al ambiente, al oxígeno, y aunque casi nunca nos damos cuenta, está por todas partes.

Y pirineosa esta conclusión llegué hace unos días, en un viaje a los Pirineos con una de mis mejores amigas a la que los 400km que nos separan no nos permiten vernos a menudo. En ese momento atravesaba una de esas temporadas de malestar, pero al abrir los ojos y encontrarme en medio del valle más hermoso que había visto en mi vida, me dí cuenta de que me sentía la persona más feliz del mundo. Allí estaba, encontré a la felicidad en forma de oasis pirenaico.

Hazme un favor, tú, que estás en una crisis existencial: mira a tu alrededor, no es que estés en sombras, es que has cerrado los ojos ante el chaparrón. Seguro que en cuanto te fijes un poquito la puedes ver, la felicidad puede aparecer en forma de arcoiris cuando menos te lo esperes.

 

Imagen|Bonitas imágenes de amorSupérate a ti mismo

RELACIONADOS