Economía y Empresa, Emprendedores 


Emprender requiere de tres etapas previas

Si tienes claro que quieres montar tu propia empresa, trabajar en tu proyecto y perseguir tu sueño, este artículo es para ti. Seguro que no es un impulso, que ya hace tiempo que le das vueltas a tu idea, a cómo estructurarla y además, sabes a quién interesará lo que tú propones, has leído artículos, libros sobre emprendimiento y cada día estás más entusiasmado. Permanentemente encuentras como mejorar tu idea e incluso has preparado un plan de negocios, peroel tiempo pasa y no te atreves a dar el primer paso. Estás lleno de dudas como:

  • nunca has montado nada y no sabes por dónde empezar
  • crees que no es el mejor momento
  • conoces a muchos emprendedores que no les va bien
  • te asusta qué es lo que van a pensar los demás de ti

Estas dudas son normales, lo raro sería no tenerlas. Sin embargo, sabes que si dejas pasar el tiempo sin hacer nada, habrá acabado otro año y no habrá cambiado nada, tu sueño estará más lejos, seguirás trabajando en algo que no te gusta, o simplemente, se te acabarán las fuentes de ingresos actuales sin haber arrancado tu nuevo proyecto.

No debes precipitarte y haces bien en pensar y planificar, porque es importante, pero si te quedas en el mundo de las ideas, te quedarás donde se quedan casi todos y serás uno de tantos.

Sí, las ideas son importantes, sin las ideas no podríamos crear nada nuevo, pero eso no te hace único, el mundo rebosa de buenas ideas. Lo que realmente marca la diferencia a la hora de emprender es la ejecución, el salto del sueño a la realidad. Se ha podido comprobar que hay muchas personas que tienen ideas emprendedoras, pero solo un 10% de ellas se atreven a poner en marcha su propio proyecto. Situación preocupante; no solo por nuestra sociedad -que necesita mucho los proyectos emprendedores- sino también por la persona, ya que su falta de determinación o sus dudas harán que se pierdan para siempre magníficas ideas y muchos sueños. Es triste que alguien que hubiera podido triunfar como emprendedor, pase el resto de su vida imaginando hasta donde habría sido capaz de llegar si hubiera empujado su sueño.

Muchos se quedan paralizados por la propia planificación. Planificar es necesario, sí, pero la planificación más efectiva no es la que pretende alcanzar la perfección, sino aquella que te permite establecer objetivos, escoger tus herramientas y ponerte en marcha.

Piensa y planifica, pero… pon fecha a la acción, lánzate, no mires atrás. Simplemente da un paso, deja el papel de soñador y pásate al de emprendedor. Vas a entrar en un mundo fascinante, vertiginoso y gratificante como pocos: vas a crear tu empresa.

¿Cuándo es el momento de crear tu empresa?

Es probable que te hagas esta pregunta si llevas un tiempo dando vueltas a una idea de negocio que quieres poner en marcha.

La Vanguardia -entrevistaY es que, irremediablemente, llega un momento en que es necesario pasar a la acción. En  “Crea tu propia empresa” se pueden encontrar consejos útiles.

Arrancar tu propio proyecto no es sencillo. No todo el mundo sirve para emprender una empresa, ni está bien empujar a la gente a emprender por el simple hecho de querer reducir el número de personas desempleadas. Emprender requiere tenerlo claro, estar preparado y  tener una cierta capacidad de sacrificio. Tu empresa va a requerir mucho esfuerzo, dedicación y flexibilidad para adaptarla a lo que realmente funciona.  Por ello, antes de dar el primer paso, es importante tener claro cuándo es el momento de crear tu propia empresa.

Cada uno debe decidir cuál es el momento idóneo para montar su empresa, pero se recomienda que la crees cuando hayas superado estas tres etapas:

 

  1. Tienes una idea clara de negocio.

La idea de negocio es el punto de partida. Todo empieza con una idea, que se va desarrollando hasta que se convierte en un concepto muy claro, sin ambigüedades.

Para ello, debes saber a quién va dirigida tu idea, a través de qué producto o servicio se desarrolla y qué beneficio aporta a los usuarios o compradores.

Debes poder completar el siguiente texto de forma clara y contundente:

Mi idea ayuda a _________ (personas a quién va dirigida)

a hacer / conseguir _____ (actividad en la que interviene)

para que ______ (beneficio que genera a esas personas)

Si tienes clara tu idea de negocio, serás capaz de sintetizarla en un párrafo como este.

  1. Has diseñado tu modelo de negocio.

Tener una idea de negocio es importante, pero más importante aún es diseñar el modelo de negocio para explotar esa idea de la mejor forma posible,

Una misma idea puede tener varios modelos de negocio. Cada emprendedor decide qué modelo aplica a su empresa.

El modelo de negocio es la descripción del modo en que tu idea genera valor y,  por tanto, es un proyecto que puede aportar unos determinados beneficios.

Cada organización tiene un modelo de negocio. Sabemos que expresarlo formalmente aporta ventaja competitiva.

Una herramienta sencilla de utilizar y muy práctica para definir el modelo de negocio es el modelo Canvas. Simplifica en una sola hoja el modelo de negocio. En una página, se describen 9 componentes del modelo de negocio y la relación entre ellos: alrededor del cliente y de la propuesta de valor del proyecto, se detallan los canales, el tipo de relación con los clientes, los recursos clave necesarios, las actividades clave, las asociaciones clave, los ingresos y los costes.

Sea con esta herramienta o con otra, es necesario conocer cómo se articula el modelo de negocio y cuál es la propuesta de valor que presenta.

  1. Has preparado un business plan para tu proyecto.

Es importante tener muy claro cómo se va desarrollar el nuevo negocio. El objetivo de un plan de negocio (“business plan”) es ordenar las ideas de tu modelo de negocio, estructurarlas, analizar todas las áreas funcionales que van a intervenir y acabar desarrollando una planificación detallada del mismo –con mayor o menor sofisticación-.

El hecho de preparar un business plan implica y demuestra una actitud profesional ante el desafío de emprender, compromiso y dominio de la idea de negocio.

Si no te has detenido a planificar y desarrollar este trabajo previo de tu proyecto, te recomiendo hacerlo. Existe abundante bibliografía y muchos cursos gratuitos para trabajar estas etapas de un proyecto emprendedor y considero que son necesarias para que un proyecto tenga mayores probabilidades de éxito en el momento de ponerlo en marcha.

Si tienes estas fases superadas, efectivamente ha llegado el momento de crear tu empresa.

” Emprender no es una ciencia ni un arte…es una práctica”, Peter Drucker

Imágenes y Más información| Crea tu propia empresa

RELACIONADOS