Casos empresariales, Economía y Empresa 


Emprender: ¿Por dónde empezar?

Detrás de esta pregunta hay 3 respuestas fundamentales que definen el éxito o fracaso de nuestro startup en el corto plazo y nos pueden ahorrar tiempo, dinero y largas horas de esfuerzo y dedicación. A continuación trataré este asunto enfocándolo desde 3 ángulos específicos:

1) ¿La idea soluciona un problema real?

The problemCuando tenemos una idea lo más común es que pensemos solo en las ventajas y todo el diferencial que podemos ofrecer sí desarrollamos ese emprendimiento.

El problema radica en que subestimamos la necesidad del cliente. Son muy pocos los emprendedores que se toman el tiempo necesario para juntarse con el cliente, mostrarle la idea, interactuar con ellos y finalmente evaluar sí lo usarían o no.

Cuando en realidad eso es lo primero que debemos hacer. Como emprendedores no debemos empezar nada sin antes sentarnos con nuestros clientes potenciales y estudiar efectivamente si usarían diaria y consistentemente nuestro servicio. El factor clave es desarrollar un proyecto que solucione un problema real al cliente.

Cabe citar la metodología emprendedora de Eric Ries, conocida como “The Lean Startup” donde muestra la idea de comenzar en pequeño e ir creciendo con el cliente y no de las suposiciones nuestras que puede llegar a tener el cliente final.

2) ¿Es viable a mediano y largo plazo?

Una vez que nos encontremos frente a un problema concreto y verifiquemos con los clientes que están dispuestos a usarlo; el proceso no termina allí. Como dice la pregunta inicial ¿debemos cobrar por el servicio?.

Para contar con un emprendimiento viable a mediano y largo plazo, el mismo debe generar ingresos y más importante aún cuando nuestra fuente de financiamiento es propia, conocida como “bootstrapping”, esto es, sin inversión externa.

Si tomamos la decisión de ser emprendedores no hay que dejarse llevar por excepciones de empresas no tiene un modelo de ingresos claro y validado. Está no es más que una excepción a la regla. Si queremos tener éxito debemos desde el primer día generar ingresos a través de un modelo definido y específico.

En este proceso, debemos entender junto al cliente, que tipo de problema a nivel de importancia soluciona nuestro emprendimiento y cual es el valor que pagarían por el mismo. Muchas veces se dice que el preguntar al cliente el precio que desea pagar no es lo indicado, pero sí estamos innovando con un nuevo servicio, tener la perspectiva del cliente, por más que acordemos con el o no, es importante.

Si el cliente está dispuesto a pagar por usar nuestro servicio ya es una excelente señal. Esto definitivamente nos muestra luz al final del camino.

3) Crecimiento.

Cualquier empresa que comience respondiendo a la pregunta correctamente, desarrollando un producto mínimo viable (prototipo) y probando el mismo con el cliente es un buen ejemplo de emprendimiento. Además, si desde el primer día se empieza a cobrar por el servicio y se mejora con la propia financiación de sus usuarios puede ser una muy buena opción.

Y ahí está la clave final de porque cobrar desde el inicio: vamos a poder generar un circulo virtuoso donde trabajando en nuestro emprendimiento y cobrando por el mismo vamos a poder financiar nuestro crecimiento a partir de nuestros propios clientes.

A modo de ejemplo: cuando Microsoft nos vendía Office exitía también la opción de Google Docs online para empresas con un coste mensual más barato. De la misma forma no es necesarío cobrar todo de entrada sino de forma continua en el tiempo. Puede que sea más accesible para el cliente y también genera mayor visibilidad para la compañía.

Un modelo de negocio a tener en cuenta es, por tanto, el que base sus ingresos en las suscripciónes mensual. De esta forma, los clientes pagan un abono fijo y conocido todos los meses. Aquí es donde se puede tener visibilidad a futuro y planificar el crecimiento y sustentabilidad.

Autor Invitado | Cristian Rennella – CoFundador elMejorTrato.com

Imagen| TheProblem

En QAH| ¿Cómo Predecir el Éxito del Emprendedor?, ¿Aprendes o emprendes?El empleado como eje de la experiencia de compra

RELACIONADOS