Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal 


Empezar en un nuevo trabajo

Empezar un nuevo trabajo conlleva esa mezcla de excitación y preocupación que hace que el reto sea tan interesante. Inicialmente hay curiosidad por lo nuevo y deseos de aprender, a la vez que la inexperiencia respecto las nuevas tareas crea cierta inseguridad, pero lo crucial es no dejarse llevar por ella y focalizarse más en la parte emocionante y el disfrute.

En cualquier caso, al empezar en un nuevo trabajo, es fundamental transmitir profesionalidad, porque se trata de ofrecer una imagen que nos identifique como aptos para el puesto. Para ello, es vital vigilar el manejo que hacemos de la puntualidad, la forma de vestir, el uso del móvil en el trabajo, cómo usamos nuestro espacio en el lugar de trabajo, etc. Ciertos detalles cuentan, y en algunas empresas más que en otras pueden ayudarnos a proyectar una imagen profesional que favorezca nuestro futuro en el lugar de trabajo.

Como estamos hablando de los inicios en una nueva empresa, no cabe olvidar que empezar en un nuevo trabajo puede ser una experiencia estresante en cierto sentido, cuando la presión que se sustenta impide prácticamente el disfrute. Obviamente, no se va a trabajar para pasarlo bien todo el tiempo, pero una buena dosis diaria de disfrute es revitalizante para dar lo mejor de uno mismo en el trabajo.

Cuando el estrés impide que se pueda estar cómodo y disfrutar en algún momento de la jornada, entonces el diagnóstico es que no se ha preparado apropiadamente a la persona para el nuevo puesto de trabajo, aunque también puede ser debido a que la persona no esté capacitada para el puesto de trabajo en cuestión. Diferenciar cuál de ellos es el caso es de vital importancia, porque un error en el diagnóstico puede resultar fatal, aunque no hacer un diagnóstico también puede serlo. Considerando la situación en la cual la selección y el reclutamiento han sido exitosos y la persona está capacitada para dicho puesto de trabajo, no queda entonces otra opción que observar si el desempeño del nuevo trabajador no pudiera estar afectado por el enorme estrés por falta de mentoring o training. Detectar estas necesidades es tarea de los Recursos Humanos de las empresas, pero no existe este departamento en todas las organizaciones, en cuyo caso debe ser una función más del departamento de “Management”.

empezar en un nuevo trabajoA nivel personal, cuando empezamos en un nuevo trabajo, nos conviene ser positivos y afrontar las situaciones con humor, y sobre todo, no ser demasiado duros con nosotros mismos. Necesitamos nuestro propio apoyo, sabiendo que no nos vamos a recriminar que las cosas no nos salgan bien a la primera. Las primeras semanas son difíciles y hace falta un periodo de adaptación que puede llevar en ocasiones algunos meses para estar totalmente integrado en la organización, a nivel de las funciones y responsabilidades del puesto, y asimismo a nivel de relaciones personales que se crean con los demás colegas de trabajo, y que configuran esa red que facilita echar adelante las tareas con rapidez y eficacia.

Sin duda, deberemos ser flexibles para adaptarnos a la cultura de la empresa, y no siempre es fácil, si no tiene mucho que ver con la anterior empresa en la cual trabajamos, o si difiere bastante de nuestra propia manera de entender cómo se debe actuar en cada situación que se presente en el trabajo. Probablemente esta circunstancia debiera ser minorada gracias al trabajo del proceso de selección que haya considerado las diferentes posibilidades de mayor o menor adaptación de los diferentes candidatos para el puesto de trabajo.

¿Qué consideras más importante al empezar en un nuevo trabajo?

 

Vía|Monster.es, Careerbuilder.es

Más información|Ayuda-T Pymes, Rpp.com.pe

Imagen Google

RELACIONADOS