Coaching Profesional, Reflexiones 


Empezar con buen pie

¿Septiembre es mal mes para transmitir positividad? Esta pregunta lleva rondando en mi cabeza toda la semana. Se acaba lo bueno, el verano, las vacaciones, los lunes al sol y las noches de fiesta sin despertador por las mañanas. Despides tu zona de confort para darle la bienvenida al nuevo curso.

Hasta los colores cálidos, y los estampados tropicales dan paso a tonos otoñales, los jerséis asoman ya por algún que otro friolero fondo de armario y eso que todavía hay valientes que se empeñan en que hace buen día para usar sandalias (entre los cuales me incluyo). Eso sí, al día siguiente somos los primeros que echan mano del Frenadol® y un buen chocolate calentito.

Y es que parece que no nos gusta admitir los finales. Si la película ha sido buena, salimos del cine con ganas de que estrenen ya la segunda parte, antes de tan siquiera analizar lo que acabamos de ver. O cuando nos releemos el epílogo de un libro porque no nos creemos que el autor se haya quedado con nosotros de esa manera. Admitámoslo, ninguno de nosotros es experto diciendo adiós a lo que le es bueno y mucho menos, cómodo.

Pues bien: me gustaría considerarme, modestamente, como fiel defensora de las segundas oportunidades. Así que, si por alguna razón, te terminas identificando con esto que escribo me dirijo personalmente a ti y te digo:

Primero de todo; pie derecho al frente, que merece la pena replantearse lo que significa volver a septiembre, que no tengas miedo de los cambios, ni a empezar de cero. Y, si ya has empezado, que eches a patadas a la rutina de tu casa, que te dejes de cuentos y hagas que los días cuenten su propia historia, la tuya. Que tomes aliento y sonrías porque sí, que merece la pena tomar decisiones arriesgadas si la recompensa nos llena. Y, ¿qué nos puede llenar más que nuestro propio éxito?

Empezar con buen pie

Siempre nos han dicho, “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”. Y yo, que siempre he sido más de mañana, y si es por la tarde mejor, empiezo a darme cuenta de que quizás tengan razón. Este es mi gran propósito del “año nuevo” que empezamos, y te paso la pelota, te reto a ti también.

Y que mejor forma de despedirme que en palabras de Tolkien:

El trabajo que nunca se empieza es el que tarda más en finalizarse.”

Imagen | Ventana

Imagen | Happy fall!

RELACIONADOS