Salud y Deporte 


Embarazo y ejercicio

Partiendo de la premisa de la salud y contando siempre con el asesoramiento de los profesionales sanitarios que te atienden, durante tu embarazo podrás seguir disfrutando del ejercicio o comenzar a experimentar los beneficios del mismo para ti y tu futuro hijo o hija.

Cuidarse y que te cuiden. Asesórate siempre por profesionales de la salud.

Cuidarse y que te cuiden. Asesórate siempre por profesionales de la salud.

Aún así debemos tener en cuenta una serie de aspectos que van a asegurar que se maximicen esos beneficios y no aparezcan efectos adversos. Alguno de los más importantes vienen recogidos en Guías de práctica clínica de Obstetricia y Ginecología.

1.- Asegúrate de contar con la opinión de los expertos en salud.

2.- Tus objetivos son mantener tu buen estado y capacidades físicas, pero no alcanzar nuevas metas a este respecto. Elige el ejercicio adecuado y no te sobre esfuerces.

3.- Realiza controles de tensión arterial, tu glucemia, tu temperatura corporal y tu frecuencia cardíaca.

Controla tu tensión, tanto al alza como a la baja. En el caso de hipotensión has de consultar a tu médico. Para evitar bajadas de tensión aunque no sea un problema frecuente en ti, evita los ejercicios boca arriba, especialmente después de la 16 semana de embarazo. En caso de hipertensión debes acudir a tu facultativo y seguir su consejo de forma estricta.

Controla tus niveles de azúcar. Incluso si tus niveles son normales adapta tu nutrición con un experto si realizas ejercicio.

Evita la hipertermia, es decir los aumentos de tu temperatura corporal. Los expertos hablan de no llegar nunca a los 39,2º C, especialmente en las primeras 12 semanas. Para ello huye de las horas calurosas y los lugares demasiado cálidos y mantente hidratada , así como evita el exceso de tiempo de realización del ejercicio.

El ritmo al que trabaja tu corazón debe ser monitorizado durante la práctica del ejercicio y según tu edad.

EDAD:                              FRECUENCIA CARDÍACA

MENOS DE 20               140-155

20-29                                135-150

30-39                                 130-145

MÁS DE 40                       125-140

SI ANTES DEL EMBARAZO HAS LLEVADO UNA VIDA SEDENTARIA, DEBERÁS CONSULTAR ESTOS DATOS CON TU MATRONA U OBSTETRA.

4.- Atenta a los cambios de clima del entorno: temperatura ambiente y presión, especialmente si viajas o cambias de lugar de residencia necesitarás varios días para aclimatarte al nuevo lugar, ( se aconseja evitar el ejercicio por encima de los 2,500m de altitud si no estás adaptada).

5.- Cuenta con un profesional como el fisioterapeuta para consensuar, dentro de los ejercicios indicados, los que más te motiven. Éste te aconsejará evitar los deportes de contacto y de impacto, ( sobre abdomen y sobre el suelo), y ajustará el programa con un calentamiento y una vuelta a la calma adecuados a tu nueva situación, y una fase principal en la que se eviten cambios bruscos de dirección y se ajusten a un organismo más laxo ( flexible).

Disfruta de un embarazo saludable con la ayuda de los profesionales y con el ejercicio.

¿Y después? Bueno, eso da para otra entrada. ¡Hasta entonces!

 

 

Vía| Royal College of Obstetricians and Gynaecologists. Exercise in pregnancy. Statement No. 4. London: RCOG; 2006.

Imagen| Embarazo saludable, de la autora.

Más información| MundoEntrenamiento

En QAH| El Método Pilates II

RELACIONADOS