Ciencia, Neurociencia 


Embarazo y alcohol, una bomba

Los trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF) son un grupo de trastornos que ocurren en personas cuyas madres bebieron alcohol durante el embarazo. Estos efectos pueden incluir problemas físicos, de conducta y de aprendizaje. Con frecuencia, cuando una persona tiene un trastorno del espectro alcohólico fetal presenta varios de estos problemas a la vez.

Una persona con un trastorno del espectro alcohólico fetal puede tener:

  • Características faciales anormales, como por ejemplo, el pliegue entre la nariz y la parte superior del labio está liso (este pliegue se llama surco nasolabial)
  • Cabeza pequeña
  • Estatura más baja de la estatura promedio
  • Bajo peso corporal
  • Mala coordinación
  • Conducta hiperactiva
  • Dificultad para prestar atención
  • Mala memoria
  • Dificultades en la escuela (especialmente en matemáticas)
  • Discapacidades de aprendizaje
  • Retrasos en el habla y el lenguaje
  • Discapacidad intelectual o coeficiente intelectual bajo
  • Capacidad de razonamiento y juicio deficiente
  • Problemas de succión y de sueño en los bebés
  • Problemas de la audición y de la vista
  • Problemas del corazón, los riñones o los huesos

Hay muchos tipos de tratamientos, como los que incluyen medicamentos para aliviar algunos síntomas, terapias para la conducta y el aprendizaje, capacitación para los padres y métodos alternativos. No existe un tratamiento único que sea adecuado para todos los niños. Los buenos planes de tratamiento incluirán una vigilancia atenta, seguimiento y ajustes necesarios a lo largo del proceso.

No hay dos personas con trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF) que sean exactamente iguales. Los trastornos del espectro alcohólico fetal incluyen discapacidades físicas o intelectuales, como también problemas de conducta y aprendizaje. Estos síntomas pueden variar de leves a graves. Los servicios de tratamiento para personas con trastornos del espectro alcohólico fetal deben ser diferentes para cada persona dependiendo de los síntomas.

La terapia para la conducta y el aprendizaje puede ser una parte importante del tratamiento para niños con trastornos del espectro alcohólico fetal. Aunque hay muchos tipos distintos de terapia para los niños con anomalías del desarrollo, solo algunos han sido evaluados específicamente en niños con trastornos del espectro alcohólico fetal.

A continuación hay terapias para la conducta y el aprendizaje que han demostrado ser eficaces en algunos niños con trastornos del espectro alcohólico fetal:

  • Entrenamiento para entablar amistades
    A muchos niños con trastornos del espectro alcohólico fetal les cuesta trabajo hacerse amigos de otros niños, mantener amigos y socializar con los demás. Este tipo de educación enseña a los niños con trastornos del espectro alcohólico fetal a interactuar con sus amigos, a incorporarse a un grupo de niños que ya están jugando, a quedar en ir a jugar a la casa de otros niños o recibirlos en su casa y a evitar y resolver conflictos. Un estudio determinó que este tipo de educación podía mejorar las destrezas sociales de los niños de manera significativa y reducir sus problemas de conducta.
  • Clases particulares de matemáticas
    Un estudio indicó que los métodos de enseñanza y las herramientas especiales pueden ayudar a mejorar el conocimiento y las habilidades para las matemáticas de los niños con trastornos del espectro alcohólico fetal.
  • Capacitación para el funcionamiento ejecutivo
    Este tipo de capacitación enseña a los niños el autocontrol y a estar conscientes de sus conductas y mejora las destrezas para el funcionamiento ejecutivo, como la memoria, la relación causa y efecto, el razonamiento, la planificación y la resolución de problemas.
  • Terapia de interacción entre padre e hijo
    Este tipo de terapia tiene el objetivo de mejorar la relación de padre e hijo, crear un programa de disciplina positiva y reducir los problemas de conducta de los niños con trastornos del espectro alcohólico fetal. Los padres aprenden nuevas destrezas de un instructor. Un estudio determinó que había una reducción significativa en la angustia de los padres y los problemas de conducta de los niños con este tipo de terapia.
  • Entrenamiento para el manejo de la conducta y crianza de los niños
    Los problemas de conducta y aprendizaje que afectan a los niños con trastornos del espectro alcohólico fetal pueden provocar niveles altos de estrés en los padres de los niños. Esta capacitación puede mejorar el bienestar de la persona a cargo del cuidado del niño, satisfacer las necesidades de la familia y reducir los problemas de conducta de los niños.

Para terminar, se muestra un video exposición que resolverá algunas dudas.

Vía|Sindrome de alcoholismo fetal

Más información I Tratamientos de SAF
Imagen|Sindrome de alcoholismo fetal

RELACIONADOS