Jurídico 


Embajadas autonómicas

http://elpais.com/elpais/2005/05/20/actualidad/1116577021_850215.html

Maragall y Carod

Últimamente, la crisis, medios de comunicación y el gobierno han sacado a la palestra a las “embajadas autonómicas”. Haciendo memoria el Partido Popular, cuando aun estaba en la oposición, cuantificaba en alrededor de 150 millones de euros, anuales, el coste de estas. Esta ultima semana, el Ministro Margallo, titulaba el problema con que deberíamos tener “una orquesta y no un conjunto de solistas desafinados” en referencia a la descoordinación que existe en la acción exterior nacional y regional, entere si.

Realmente, el termino “embajadas” no debe ser acuñado para estas oficinas internacionales de las comunidades autónomas, y estas, o al menos la mayoría, no las llaman así. Encontramos Delegaciones del Gobierno de las distintas autonomías por todo el mundo, también existen Agencias de Cooperación al Desarrollo, Centros de Promoción de Negocios, Oficinas de la Agencia de Turismo de las respectivas, Institutos de las Empresas y un sin fin de, al fin y al cabo, Oficinas Técnicas de Representación y Promoción de las CC.AA. en el exterior.

El dinero para financiarlas, sale de los Presupuestos Generales de cada una de las regiones que las instala, con lo que es obvio decir que las pagan los contribuyentes. El tema económico, es uno de los que mas ha suscitado el problema ja que como hemos expresado antes, no se sabe bien cuanto se gasta en las aproximadamente 149 “embajadas” autonómicas que existen en la actualidad.

En atención a nuestra Carta Magna, esta atribuye como competencia exclusiva del Estado, entre otras, en el artículo 149.1, apartado tercero, las relaciones internacionales. Además, en relación a este tema, la Constitución le encomienda a la función del Rey, acreditar a los embajadores y otros representantes diplomáticos, tal y como reza el articulo 56.1 de la misma, con lo que las autonomías no pueden nombrar diplomáticos y embajadores propios.

Siendo como hemos dicho de competencia exclusiva la proyección exterior de la actividad del Estado como son la conclusión de tratados (ius ad tractatum), la representación del Estado (ius legationis), dirección de la política exterior y responsabilidad internacional en las relaciones internacionales, los distintos Estatutos de autonomía, han asumido expresamente  competencia de desarrollo normativo y ejecución de los tratados internacionales en materias de su competencia, siempre en cuanto a proyección interior, como es el caso de la aplicación interna de los tratados.

En conclusión, el Estado debe evitar duplicidades y esas es una de las finalidades de la nueva legislación que preparan desde el ejecutivo nacional para la integración de estas oficinas en las embajadas nacionales dispuestas por todo el mundo.

España, debería aunar fuerzas y en virtud a los establecido en el articulo segundo de nuestra constitución, indisoluble unidad y patria común de todos los españoles, y en esta materia ceder un espacio para las autonomías en las distintas embajadas con el fin de dar representación exterior y a la vez reducir el gasto, evitando estas duplicidades.

Vía| Instituciones de Derecho Internacional Público (Manuel Diez de Velasco)

Imagen|El País

RELACIONADOS