Historia 


Embajada japonesa a España en el siglo XVI

Los inicios de las relaciones entre el reino de España y Japón comienzan en el siglo XVI, utilizando las islas Filipinas y el Virreinato de Nueva España, como base para alcanzar las costas niponas.

Retrato de Hasekura Tsunenaga

Retrato de Hasekura Tsunenaga

La primera llegada japonesa fue la Misión Tensho enviada en 1582 a Felipe II. Sin embargo, será la Embajada Keicho la primera misión diplomática japonesa que llega a España y el primer contacto oficial entre un monarca español, Felipe III, y un representante japonés, el samurai Tsunenaga Hasekura.

El monje franciscano Luis Sotelo, que realizaba conversiones al cristianismo en el área de Tokio, convenció al Shōgun,  Tokugawa Ieyasu, para que fuera enviado como embajador a Nueva España. Sotelo viajó con los marinos españoles del San Francisco y 22 japoneses a bordo del galeón San BuenaVentura, hasta Nueva España. Luis Sotelo convenció  al virrey Luis de Velasco, de enviar un embajador a Japón. Fue enviado Sebastián Vizcaíno, con la misión añadida de reconocer las Islas del Oro y de la Plata que, según se creía, estaban al este de las islas japonesas.

Vizcaíno llegó a Japón en 1611, y tuvo varios encuentros con el Shōgun y con los señores feudales. Finalmente partió en busca de la Isla de la Plata, pero una tormenta le obligó a regresar a Japón con severos daños.

Emb_Keicho

Mapa de la expedición

El Shōgun decidió construir un galeón en Japón para permitir el regreso de Vizcaíno a Nueva España, junto con una misión japonesa. El daimyō de Sendai, Date Masamune, se encargó del proyecto. Llamó a uno de sus servidores, Hasekura Tsunenaga, a liderar la misión. El galeón, llamado Date Maru por los japoneses y, posteriormente, San Juan Bautista por los españoles, fue construido en 45 días, participando en su construcción, 800 maestros navales, 700 herreros y 3.000 carpinteros. El galeón partió el 28 de octubre de 1613, hacia Acapulco, Nueva España con diez samuráis del Shōgun, doce samuráis de Sendai, 120 comerciantes, marinos y sirvientes japoneses y alrededor de cuarenta españoles y portugueses.

La misión llegó a España al bordo de un galéon español, en octubre de 1614 después de atravesar el océano Pacífico y el océano Atlántico. Posteriormente Hasekura se trasladó a Madrid y fue recibido en audiencia por el monarca Felipe III en enero de 1615.

Itinerarios europeos

Itinerarios europeos

Hasekura entregó al Rey una carta de Date Masamune ofreciendo un tratado comercial. El Rey respondió que haría lo posible para cumplir sus peticiones. Hasekura recibió el bautismo en Madrid, recibiendo el nombre de Felipe Francisco Hasekura. Después partió para visitar al Pontífice Pablo V en Roma, pasando primero por Saint- Tropez en Francia. Al Papa le solicitó el envío de misioneros al Japón , a lo cual accedió. El Papa escribió una carta a Date Masamune,  copia que es actualmente exhibida en el Vaticano. El Senado Romano nombró a Hasekura Ciudadano Romano, en un documento que llevó a Japón y que se conserva actualmente en Sendai.

A su regreso a España, las cosas en Japón habían cambiado, ya que el Shogun había iniciado una persecución de los cristianos, y el rey Felipe III le comunicó que no iba a firmar ningún tratado.

Estatua de Hasekura Tsunenaga en Coria del Río

Estatua de Hasekura Tsunenaga en Coria del Río

Después de quedarse cierto tiempo en Coria del Río (Sevilla) regresa al Japón en 1620. Varios miembros de la misión de Hasekura se establecieron en Coria del Río, donde sus descendientes conservan hoy en día el apellido Japón.

Su inmenso viaje duró siete años. La Embajada Keicho fue la primera delegación diplomática de carácter oficial enviada por Japón a España y ha pasado a la historia por ser un importante acontecimiento en las relaciones bilaterales hispano-japonesas, de la que este año se conmemora el 400 aniversario. Hasekura Tsunenaga murió en 1622 y su tumba se encuentra en el templo budista de Enfukuji,  en Miyagi.

Vía| Marcouin, Francis y Keiko Omoto (1990). Quand le Japon s’ouvrit au monde. París: Découvertes Gallimard.

Más Información| Sotelo, Luis (1634). De Ecclesiæ Iaponicæ Statu Relatio

Imagen| Hasekura, Mapa de la expedición, Ruta europea, Estatua de Hasekura

En QAH| ¿Existen descendientes de japoneses en Sevilla? La expedición Hasekura

RELACIONADOS