Patrimonio 


Els Quatre Gats, la bohemia catalana

Interior de "Els quatre gats"

Interior de “Els quatre gats”

Durante las últimas décadas del siglo XIX, se vivió una de las revoluciones artísticas más relevantes de la Historia, que consiguió cambiar por completo los planteamientos clásicos de las bellas artes, y puso las bases de las vanguardias posteriores. En España, las novedades artísticas no llegaron de forma uniforme ni veloz, aunque hubo zonas en que la innovación y la creatividad de los artistas fueron superiores, destacando en este sentido la ciudad de Barcelona. Dentro de la ciudad catalana, uno de los grandes epicentros artísticos durante el período del cambio de siglo fue la taberna de Els quatre gats, que consiguió congregar a los mejores artistas y pensadores del momento.

P. Picasso. Ilustración para la carta del menú. 1899

P. Picasso. Ilustración para la carta del menú. 1899

El 12 de junio de 1897 abrió por primera vez sus puertas Els quatre gats, a manos de su dueño, Pere Romeu i Borràs, en los bajos de la Casa Martí, dentro de un ambiente arquitectónico neogótico. La idea del local era crear en Barcelona un centro cultural y de ocio similar al famoso cabaret Le Chat Noir de París, en el que se reunían los artistas y pensadores más influyentes del momento. Dentro de Els quatre gats se organizaban reuniones, tertulias, cenas, exposiciones de arte, veladas literarias, musicales, espectáculos de títeres y de sombras chinescas, convirtiéndose así en un lugar de encuentro para los intelectuales de la época. La taberna barcelonesa contó entre sus clientes habituales con algunos de los mejores pintores del momento, entre los que estaban Santiago Rusiñol, Ramón Casas, Joaquín Mir Trinxet y Miquel Utrillo. En poco tiempo, el local consiguió convertirse en el epicentro de la vida artística y bohemia catalana.

Durante su corta vida, por allí pasaron algunas de las personalidades más sonadas, como Pablo Picasso, que realizó sus dos primeras exposiciones en esta taberna durante su segundo viaje a Barcelona (1899-1900). En su primera exposición expuso veinticinco retratos a carboncillo y dibujos coloreados, clavados con chinchetas en la pared. Entre estas obras podemos reconocer a esos artistas modernistas catalanes que fueron influyentes para sus primeros pasos como artista, como Ramón  Casas, Santiago Rusiñol o Pere Romeu. Picasso llegó incluso a ilustrar la carta de menús que se facilitaba a los clientes de la taberna. Sería también durante 1899 cuando se publicaron quince números de la revista Quatre Gats, de tono irónico, impulsada por este importante grupo de intelectuales.

Ramón Casas. Sombras-Quatre Gats, 1897

Ramón Casas. Sombras-Quatre Gats, 1897

Otro de los aspectos relevantes de este curioso local, es que consiguió aglutinar a artistas que habían pasado parte de sus trayectorias en París, y por lo tanto, también fue una importante puerta a través de la cual entraron en España muchas de las novedades artísticas de las que se realizaban en París. Gracias a este centro cultural, Barcelona fue una ciudad pionera en España, en la que se desarrollaron corrientes como el modernismo o el novecentismo, ejemplos perfectos de la renovación de la plástica catalana.

A pesar de la fama que alcanzó Els quatre gats, los problemas económicos alcanzados por el hostelero Pere Romeu fueron cada vez mayores, con lo que terminó cerrando la taberna en 1903. Todo el público de la bohemia barcelonesa quedó impactado ante la clausura de uno de sus centros culturales predilectos, aunque posteriormente fue reutilizado como sede del Círculo Artístico de Sant Lluc, hasta 1936, cuando la Guerra Civil paralizó la actividad cultural de la ciudad. Desde 1989, ha sido reconvertido en un restaurante con un encanto especial, que guarda una estética muy similar a la de la primera taberna, y que se ha convertido en una de las visitas obligadas de los turistas en sus viajes a Barcelona.

Vía| Atlascultural

Más información| Els Quatre Gats: Art in Barcelona around 1900, Marylin McCully. Princeton University Press. 1978

Imagen| Interior, Picasso, Sombras

RELACIONADOS