Cultura y Sociedad 


Elecciones al Parlamento alemán

 

Elecciones al Parlamento alemánEl pasado domingo se celebraron las elecciones al Parlamento en Alemania, el ansiado Bundestag. La victoria de Angela Merkel (CDU), con un 41,5% de lo votos, ha sido reconocida globalmente como una victoria aplastante y ha dejado un mapa en el que el color negro de la CDU está omnipresente. A bastante distancia han quedado los socialdemócratas del SPD, con un apoyo electoral del 25,7%, que ha obligado a su líder, Peer Steinbrück, a abandonar las filas del partido.

Si por algo se recordarán estas elecciones serán por los perdedores. Y hablar de derrota estos días en Alemania es sinónimo del partido liberal FDP, que se ha quedado a las puertas de superar la barrera del 5% y no estará presente en el Parlamento por primera vez desde 1949. Grüne (Los Verdes) y Linke (la izquierda), ambos en torno al 8,5% de los votos, han sufrido un leve descenso. No obstante, Linke ha celebrado su resultado como una gran victoria: “¿Quién iba a decir que Linke sería la tercera fuerza política en Alemania?”, se preguntaba su líder ante el jolgorio de sus seguidores.

Más allá de las cifras, cabe hacer una lectura más amplia de las elecciones. No cabe duda que Merkel ha ganado las elecciones. En cambio, hablar de victoria aplastante sin haber obtenido la CDU la mayoría absoluta, ni entrar en el Parlamento el FDP, es exagerado. Como hemos explicado en BRILLE MAGAZINE, en Alemania se vota dos veces simultáneamente; por un lado al candidato y por otro lado al partido. Es habitual que con el primer voto se elija a un partido mayoritario, SPD o CDU, mientras que con el segundo voto se apoya a algún posible socio de los grandes partidos. Así, FDP había sido el socio de gobierno hasta el momento de CDU, mientras el SPD soñaba con formar gobierno con Grünen, algo que se pronosticaba muy improbable.

Merkel, poco antes de los comicios, fue preguntada sobre si sus votantes debían darle el apoyo al FDP y su respuesta fue clara y concisa: ‘No.’ La estrategia de la CDU pasaba entonces por intentar alcanzar la atípica mayoría absoluta, algo que finalmente no ha conseguido. En consecuencia, tendrá que formar gobierno de coalición. Hasta la fecha la opción más probable sigue siendo la Gran Coalición: SPD y CDU, algo inimaginable en España. Esta coalición tendrá muchas consecuencias. Entre otras, no habrá oposición política en Alemania y Merkel tendrá que flexibilizar su programa electoral.

Vía | Brille Magazine

Más información | Tagesschau, Süddeutsche Zeitung, Bundeswahlleiter

Imagen | Daniel López Rus

RELACIONADOS